Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Narrativa > CIUDADES ENCANTADAS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

CIUDADES ENCANTADAS

Guillermo Badía Hernández

CUBA



Salve Narbo, potens salubritate, urbe et rure simul
Bonus videri, muris, civibus, ambitu, tabernis, portis,
Porticibus, foro theatro, delubris, capitoliis, monetis,
Termis, arcubus, horreris, macellis(...), ponto; unus
Qui venerere jure divos Lenaem, Cererem, Palem,
Minervam(...), trapetis.

Sidonio Apolinar, Carmina 23

El galo Sidonio Apolinar levantó la cabeza, contempló en sordo silencio los vetustos edificios de Narbona: vagaba sin rumbo fijo por aquella inmensa orbe, o al menos eso le parecía a él. Las casas, el capitolio, los acueductos, el circo, las palestras, comenzaban a ser iluminados por los primeros débiles rayos solares.

Meditaba.

Aquella si que era una sublime ciudad, muy apropiada para que en ella tuvieran lugar tan hermosos episodios intelectuales como cuando los retores Gabundus y Terentius pasaron dos semanas sin hacer otra cosa que discutir sobre el vocativo de ego.

¡Ah!... Tiempos gloriosos estos, afortunados por abrigar en su seno a tan grandes hombres, dispuestos por su ciencia incluso de llegar a las manos.

También tiempos gloriosos los de los pensadores africanos: Apuleyo, Frontón...

Sidonio estaba sumido en estas cavilaciones cuando percibió el gélido aroma de la mañana lluviosa. Su mirada se clavó en una de las muchas ventanas de la calle. Una mujer y una vieja lo observaban.

Cierran, se apresuran, la joven se sonroja, la anciana crispa el rostro.

Les agrada. ¿Les agrada?

Apolinar desvió su ruta, trataba de evitar el callejón donde los soldados ayer habían encontrado un cadáver. Miedos urbanos. Prefiero el campo. Es desolado. Tranquilidad.

Aunque a veces la tranquilidad, la quietud, es peligrosa.

Su pulso se aceleró. ¿Nervioso?

- Sí - dijo sin razón aparente -. Sí. Nervioso.

La calma madriguera. Es algo siniestra.

He perdido el hilo. ¿Y ahora que viene?

- Dímelo tú - profirió Sidonio con voz pausada. Luego se detuvo. Había algo raro.

Aparta tu pútrido hálito de bestia telúrea. Sabes que te controlo, ¿lo sabes?

- Eso creo.

Se estaba volviendo loco, ¿a quién le hablaba?

Aguarden un momento, esto es ridículo, ¿por qué tantas preguntas?

- Porque así debe ser - se quedó helado, estaba seguro de no haber querido decir nada.

Narbona, extraña Narbona.

Paró en seco. De pronto: el callejón. Pero si lo había deseado evitar o ¿habían deseado que él lo deseara evitar?

Cosa inevitable. Se convertía en una criatura literaria: El asesino. Me vio ante él. Me odiaba por jugar con su persona. Me estranguló.

Salí del callejón, dejando a mi víctima, a mi demiurgo yaciendo inerte en el suelo. Las ciudades son maravillosas.

- Esto es ridículo, ¿por qué razón tantas interrogantes?

Deja de preguntar, estúpido. Estas cosa funcionan de esta manera.

Las ciudades son así: extrañas. Narbona es así: extraña.

Este artículo tiene © del autor.

1318

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 19

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3334074 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 615 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0