Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > INFLUENCIA CULTURAL DE LA INMIGRACIÓN ITALIANA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

INFLUENCIA CULTURAL DE LA INMIGRACIÓN ITALIANA

(2do Premio en el concurso organizado por la Federación Argentino-Italiana de La Plata)

Emilse Zorzut

Argentina



La inmigración italiana no tuvo intencionalidad aventurera, no vinieron a buscar El Dorado ni la vida regalada, si no tentados por esa América que les ofrecía paz y seguridad.
Traían como bagaje incorporado una cultura amasada en siglos, principios y valores éticos que iban a seguir rigiendo sus vidas aquí, en esta tierra donde todo estaba por hacerse. Y se quedaron a construir, a desarrollar, y ¿por qué no? a enseñar sus oficios para los que muchos estaban altamente capacitados y de los cuales se sentían orgullosos. Aún el simple labrador que encontró aquí un espacio ilimitado para sembrar, lo hizo con los conocimientos que trajo de su tierra natal.
Y construyó su casa, la primera meta, porque la familia debía tener techo, y envió a sus hijos a la escuela, a las universidades porque ellos debían ser cultos, y trabajó duro para respaldar estos logros sin importarle ni el cansancio ni el tiempo.
Con ese ejemplo crió, educó a su prole, cumplir con el trabajo era una consigna ineludible, casi un ritual que se debía consagrar a diario aún a costa de sacrificios extremos.
Si se compara el accionar de los distintos grupos étnicos que llegaron desde fines del siglo XIX hasta principios del XX con los anteriores (los del descubrimiento) se perciben las diferencias de objetivos que cada contingente traía. A su modo todos progresaron porque la Argentina ofrecía posibilidades inmejorables, pero el modo cómo actuaron fue diferente.
Los primeros que llegaron a América no vinieron a trabajar sino a coloniza, a enriquecerse sometiendo a los habitantes autóctonos; no creo que pensaran quedarse, el regreso glorioso y opulento estaba más en sus mentes que el construir un nuevo mundo, pero la sangre se mezcló y la consecuencia fue una idiosincrasia pasiva, sin muchas ambiciones progresistas y fácil de ser dominada.
La verdadera inmigración fue la que vino para quedarse y allí no podemos eludir colocar a las familias italianas que se caracterizaban por situar en primer plano la cultura del trabajo, duro, persistente, y que pasó como legado a su descendencia, la cual se mantuvo por un tiempo más prolongado dentro de sus colectividades.
Ellos no pidieron, hicieron; ellos no reclamaron, construyeron. A poco de llegar cada familia tenía su casa, por lo general hecha con sus propias manos utilizando los momentos de ocio. Y en la tarea colaboraban todos porque era para todos. Todo lo que se iniciaba como compromiso debía realizarse con dedicación, no se podía infringir la regla. Un simple resfriado no era motivo para faltar a la escuela ni dejar de cumplir con el trabajo por el cual otros le pagaban.
Lamentablemente baja la influencia de la política de la dádiva que no exige esfuerzos y tiene como única contraparte mostrar total acatamiento al que la otorga y la pérdida de la dignidad de la persona que la recibe, lo enseñado por nuestros ancestros se ha ido disolviendo en la neblina de ocio. Aunque a pesar de todo, esta cultura del trabajo que otorga seguridad, progreso y decoro a cualquier país, aún queda vigente en los que heredamos esa sangre pujante y orgullosa que vino a esta tierra en busca de paz y seguridad.

EMILSE ZORZUT

Este artículo tiene © del autor.

6070

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 12

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3333127 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 609 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0