Portada del sitio > LITERATURA > Relatos > LA FRIVOLIDAD SICALIPTICA
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA FRIVOLIDAD SICALIPTICA

FRAGMENTO

Valentín Justel Tejedor

España



 

La zarracina se presentó de improviso, grisa, lienta e impetuosa. Sus frescas rachas iban acompañadas de álgidas salpicaduras de lluvia. La gente presurosa, huía arredrada del repentino e inclemente aguacero primaveral. La tormenta formaba inesperadas torvillas y remolinos, que giraban en espiral, arrastrando hacia su eje la fruslería, que por allí se hallaba. El centrípeto y helicoidal desplazamiento, elevaba las deterioradas zarandajas en ascendente barrena, a las obnoxias alturas. Allá arriba, el racheado viento las alejaba, bamboleando sus anversos y reversos, mientras persistía la molesta galúa.

Walter llegó a la puerta de su casa completamente empapado. Abrió el tachonado portón con celeridad. Seguidamente, cruzó un diáfano patio, cuyo encharcado embaldosado, estaba formado por cuadros de dos colores, dispuestos como las casillas de un tablero de ajedrez. El abundante testeraje que exornaba el atrio, exhibía unas hojas acharoladas y brillantes, impregnadas por una lienta capa aguanosa.

El agua de lluvia continuaba resbalando por las imbricadas tejas, que integraban las techumbres a dos aguas del centenario casón. El ácueo flujo, era recogido por los descubiertos y levemente declinados canalones, protegidos por enladrilladas atarjeas. La dinámica corriente, confluía en las verticales tuberías, que vertían el abundante aguaje, desembarazadamente sobre la superficie del peristilo. El emparrillado sumidero central,  drenaba  dificultosamente las acuosas arriadas.

Eran ya cerca de las once de la noche, cuando cesó la lluvia. En la quietud del noctívago conticinio, se escuchaba la vocinglería altisonante y la barahúnda de un cercano burdel. En aquella casa de lenocinio, -un antiguo cabaret sicalíptico-, los goliardos y gurruminos ebrios, solían piropear a las bacantes, perendejas y suripantas que caminaban de cernidillo. Aunque más grave y deleznable resultaba escuchar, a algún inicuo desalmado, de pensamiento delusivo, zaherir a cualquiera de aquellas jóvenes pizpicuelas, y de moral distraída (…)

Este artículo tiene © del autor.

306

Comentar este artículo

   © 2003- 2014 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 5

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 2593813 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 1003 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0