Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > "Los poetas solamente se deshacen, pero no mueren."
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

"Los poetas solamente se deshacen, pero no mueren."

La muerte de la Poesía

Jaro Godoy

Argentina.



Como decía Marechal camino al entierro del amigo: "la primavera reía sobre las tumbas, cantaba en el buche de los pájaros, ardía en los retoños vegetales, proclamaba entre cruces y epitafios su jubilosa incredulidad acerca de la muerte. Y no había lagrimas en nuestros ojos ni pesadumbre alguna en nuestros corazones; porque dentro de aquel ataúd... (cuatro tablitas frágiles) cuya levedad era tal, que nos parecía llevar en su interior, no la vencida carne de un hombre muerto, sino la materia sutil de un poema concluido"

Las palabras de Margarita Yourcenar resonaran por varios meses en los oídos, de jóvenes no tan jóvenes que hoy cerraran sus ojos por melancolía, se fue el maestro de la locura y del buen trato, el de los ojos mojados de poesía. Como decía Marechal camino al entierro del amigo: "la primavera reía sobre las tumbas, cantaba en el buche de los pájaros, ardía en los retoños vegetales, proclamaba entre cruces y epitafios su jubilosa incredulidad acerca de la muerte. Y no había lagrimas en nuestros ojos ni pesadumbre alguna en nuestros corazones; porque dentro de aquel ataúd... (cuatro tablitas frágiles) cuya levedad era tal, que nos parecía llevar en su interior, no la vencida carne de un hombre muerto, sino la materia sutil de un poema concluido" Nadie muere del todo, ni nadie apagara el candil arisco de tu poesía, sabias con maestría eso de contar el cuento, con tu lenguaje de diamante sin pulir, con tus miradas que hablan de la profunda realidad con ese toque de humor, que te montaba en los ojos la picardía de aquel que ya sabe el camino que esta recorriendo.
Cerrado por Melancolía.
La poesía cerro sus ventanas esta mañana, será que no quiere verte, Isidoro, será que no quiere verte irte de la mano, con tu amante de siempre, aquella que tantas veces se acerco a tu ventana a beber de tu poesía, aquella ingrata que tan mal paga. Será aquel espíritu aventurero que te llevo con tu pequeña cámara a sacar nuevas fotos, a ganarse otra vez el café de todos los días, tal vez simplemente te enamoraste de tantas voces en la noche o de tanto libro sin lector. Como sea tu historia, ya la contaran los padres a los hijos, de un poeta que una vez vendía libros en San Juan y Boedo. "A lo mejor escribir no sea más que una de las formas de organizar la locura", y seguro tenias razón, alguien debía organizarla para que no hiciera tanto derroche, pero el precio fue demasiado caro Dejarte partir será el caro precio que pagaremos por varios años, hasta que volvamos a Dublín por el sur, o a mirar como sucede bajo la lluvia el nacimiento del mago, aquel que podía de una palabra cambiarte para siempre el humor y la vida, aquel que podía de un flechazo romperte el corazón con una lagrima de poesía. Se fue el traficante de ilusiones, el que te vendía fantasías o el que podía decir de pronto: "Hay que tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Pero "un" libro, no muchos libros. Y escribir, no publicar".
Las ultimas monedas de la vida.
Te reías de tus propias palabras y renegabas contra aquellos que escribían sin esa necesidad vísceral de sentir dentro de las entrañas cuando un poema quiere despertar, de la falta de fe en los dioses de la poesía. Solíamos sentarnos bajo tu sombra y cuanto aprendíamos, aprendimos a leer y a callar, aprendimos que la poesía, era una dama caprichosa y que no se iba con cualquiera, ya te vas, casi sin tiempo para la despedida, un beso, o el ultimo consejo, casi no puedo verte, perdón, maestro, pero no puedo dejar de llorarte, aunque sepa que: "Gasté todo lo que tenía para toda la vida". Ahora solo nos queda la noche y sus voces y la desesperación de volver a escuchar en una noche de silencio tu voz de tabaco y batallas sin medallas. ahora andará la belleza perdida buscándote, Isidoro, y quizás ella te encuentre en el destino de un tango perdido, en una lagrima desconocida.
El ultimo Adiós.
Isidoro Blaisten falleció el sábado a los 71 años, como consecuencia de una afección pulmonar. Autor de "Cerrado por melancolía" y "Dublín al sur", fundador de la revista "El escarabajo de oro". Nacido en Concordia, Entre Ríos, en1933, joven se instaló en Buenos Aires, fue librero, fotógrafo, periodista, publicista, crítico, poeta, y cuentista. sus libros de cuentos fueron traducidos al inglés, francés y alemán. Su primer libro, el poemario "Sucedió en la lluvia" publicado en 1965 y premiado por el Fondo Nacional de las Artes. en 1969 "La felicidad" y, en 1972, "La salvación". y "El Mago" en 1974 recién en los ’’80 se editaron "Dublín al Sur" y "Cerrado por la Melancolía". "Cuentos anteriores", una recopilación de sus mejores textos y "Anticonferencias", en el cual desde el humor proponía crear un nuevo género entre el ensayo y la narrativa. "Carroza y reina" en 1986 y "Al acecho", (1995). Este año había publicado su primera novela "Voces de la noche". Los restos del escritor Isidoro Blaisten son velados desde ayer y hasta las 11 de hoy en Malabia 1662. La inhumación del poeta se realizará el jueves próximo, a las 11, en el cementerio de la Chacarita.

Ver en línea : La Espada Del Silencio.

Este artículo tiene © del autor.

1111

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 9

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3370226 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 548 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0