Portada del sitio > BLOGS Y DIARIOS > Matraka
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Matraka

Nepomuk



Estoy muy cansado. Dos noches completas sin dormir y sospecho que esta noche sobrevendrá la tercera. La primera vigilia no fue por nada malo. Nuestra Tequila, que se anticipó a la primavera y decidió que era un buen momento para ponerse en celo. Siempre que Tequila entra en celo me digo a mí mismo que voy a darle pastillas de hormonas, y siempre que se le pasa, me contesto que no debo. Y así, chino-chano, vamos enlazando celos y noches en vela de ñiiiiii... ñiiiii...ñiiiii...

La segunda noche en vela fue la de ayer y tuvo un motivo menos simpático. Simón tuvo uno de sus ataques de epilepsia, debido a la presión de su angioma cerebral en el lóbulo parietal. No es nada grave, ya nos habían prevenido, habíamos visto vídeos y habíamos ensayado mil veces los pasos a seguir. Sólo que claro... no es lo mismo saber cómo se despelleja un ciervo, que tener que coger el cuchillo y hacerlo. Lo más emotivo de todo es que nos avisó el perro, Matraka. Desde que entró en esta casa hemos estado luchando contra los elementos para evitar que se metiera en la cama de Simón por las noches. Una misión cuasi imposible. Sacabas al perro y se levantaba el niño. Acostabas al niño y te encontrabas al perro. Se abrazaban como dos hermanos siameses y separarlos era la cruz de cada día. Hace dos noches, abandonamos. Si querían dormir juntos, pues que durmieran, y a la mierda, que decía Fernán-Gómez. Ya le quitaríamos las babas del pijama a Simón al día siguiente. Nos dijimos "cuando crezca del todo y se convierta en el elefanperro que va a ser, ya entenderán que están más cómodos separados".

Nunca hemos tenido una ocasión más limpia para cerrar la boca. Porque fue Matraka el que apareció en el salón por la noche, cuando estábamos viendo la tele, ladrando como un loco. Nos dió un susto de muerte, porque, a pesar de ser cachorro, Matraka ladra poco o nada. Es uno de esos perros que se limitan a aniquilar el mundo en absoluto silencio. Al verle armar ese guirigay, pensamos que se habría hecho daño, o que habría olido a algún animal cercano, pero después de revisarle y de reñirle para que se callara, él seguía ladrando y saltando, así que, en una décima de segundo, nos miramos y lo entendimos: Simón. Y al correr hasta su cuarto, allí lo encontramos. En su cama, completamente desmanejado, con los ojos entrecerrados y en blanco.

Cómo demonios pudo distinguir Matraka, un cachorro de cinco meses que aún no ha aprendido ni dónde está la puerta, que el niño no estaba dormido y que pasaba algo peligroso, es algo que nunca podremos entender. Pero desde hoy tenemos una cosa bien clara. Se ha ganado por mérito propio su derecho a dormir con Simón durante el resto de los años que le queden de vida.

Y nosotros el nuestro a responder "y tú un gilipollas", a cada una de las personas que nos vuelvan a decir eso de "uf...es que un perro es una carga..."

Ver en línea : http://nepomundos.blogspot.com/2013...

Este artículo tiene © del autor.

14

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 3

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3387022 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 488 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0