Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > Entrevista a OLGA ZAFERSON, por Frank Otero Luque
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Entrevista a OLGA ZAFERSON, por Frank Otero Luque

Diseñadora de moda étnica peruana, "La guardiana del pasado"

Frank Otero Luque

Perú



Entrevista a la diseñadora de moda étnica peruana OLGA ZAFERSON,
la "guardiana del pasado".

Por Frank Otero Luque

Conozco socialmente a Olga Zaferson desde hace varios años; sin embargo, este lazo de amistad se ha estrechado en los últimos tiempos, debido a que MANOS, la organización que presido, está apoyándola en la preparación de su libro titulado "Tradición y moda étnica peruana", un legado de interés nacional que, además, me sirve de pretexto para reunirme con ella algunas horas de cada semana y así poder disfrutar de su grata compañía, de sus sabios conocimientos y de su arte.

Hoy es uno de esos días de arduo trabajo, pero he logrado persuadirla para hacer un paréntesis y robarle una entrevista. Gracias por acceder, querida Olga.

-¿Cuál es la memoria más temprana que marcó tu desarrollo profesional?

-Danzar anónimamente, siguiendo a las comparsas de Puno. A la edad de 12 o 13 años, solía "colarme" en alguno de los grupos y bailaba con ellos hasta que les "agarraba el pasito", para luego irme a otro grupo y continuar aprendiendo.

-¿Qué es lo que más te gusta de la Fiesta de la Candelaria?

-La energía de los danzarines.

-¿Perteneciste alguna vez a alguna escuela de baile en Puno?

-No tuve tiempo, porque mi familia emigró a la Selva, específicamente a Pantoja, una guarnición militar. En ese entonces, mi padre era mayor de infantería del ejército.

-¿Te chocó el cambio?

-Sí. Fue casi mortal para mí. Lloré mucho, porque salí de Puno cuando recién empezaba a tomarle el gusto. Fue terrible.

-¿Dejaste algún corazón roto?

-Ninguno de importancia.

-¿Te sientes orgullosa de Juliaca, tu ciudad natal?

-Sí y mucho. La ciudad en sí es fea, porque hay demasiado concreto y techos de zinc, que no corresponden a la realidad andina. Lo digo con la misma sinceridad que se lo diría a mi madre sí, antes de salir a la calle, me preguntara cómo se le ve y yo pensara que no luce bien. Porque la quiero, le digo la verdad. Pero la belleza de Juliaca no radica en sus construcciones ni en sus calles sino en el espíritu fuerte y la vocación de trabajo de sus habitantes, en el cuidado de sus tradiciones.

-Has viajado mucho y has vivido en numerosos lugares del Perú. ¿Te queda alguno por conocer o que desearías visitar?

-Huancavelica. Me gusta la vestimenta de sus hombres, quienes, a pesar de su pobreza, lucen siempre vistosos y coquetos, adornados con pompones y cintas, y con sus famosos "maquitos"; (mangas) sobre los antebrazos.

-¿A qué edad te casaste?

-A los 18 años con un huaracino. Nos casamos en Arequipa y nos fuimos a vivir a Tacna, donde nacieron mis tres hijos mayores: Ana, Sergio y Fernando. Patricia nació después, en Lima.

-¿Cuál es la mayor compensación que te ha dado la vida?

-Mis nietos: Abril, que nació el mismo día de mi cumpleaños, el 12 de noviembre, Thaís y Gabriel.

-¿Y profesionalmente?

-Haber hecho escuela de lo que creo y me apasiona. Hay gente que me busca y me sigue y que ha logrado realizarse con lo que aprendió junto a mí. Por ejemplo, dos de mis alumnas -Claudia Lanatta y María Isabel Basurto- son actualmente mis colegas y socias en ETNIAS, y María Inés Seijas es ahora mi colega en algunos talleres que impartimos juntas.

-¿Cuál es tu sueño?

-Terminar mi libro de "Tradición y moda étnica peruana"; mi quinto hijo.

-Cuéntanos qué vas a volcar en tu libro.

-Lo que descubrí, aprendí, he defendido y enseñado toda mi vida.

-¿Qué defiendes?

-La autenticidad de las cosas en general; así como el respeto, la pasión y la admiración que siento hacia todas las manifestaciones tradicionales del Perú y, en especial, hacia la vestimenta típica peruana. Yo sumo; no resto ni divido.

-¿Cómo te defines, profesionalmente hablando?

-Como artesana, folklorista, investigadora, maestra y diseñadora de moda étnica peruana. El diseño es una consecuencia de las cosas en las cuales creo y tengo fe, de lo que veo, me maravilla y experimento. Es decir, el diseño cayó por su propio peso.

-¿Consideras tener alguna responsabilidad social a través de la labor que realizas?

-Por supuesto. He asumido la responsabilidad de guardiana del pasado, para evitar que la vestimenta tradicional continúe desvirtuándose. A través de la moda, intento siempre rescatar, revalorar y difundir nuestra cultura, tradición e identidad, a partir del antiguo legado prehispánico e hispánico y su sincretismo con el diseño contemporáneo.

-Aparte del aspecto filosófico del libro, ¿tendrá éste alguna aplicación práctica?

-Por supuesto. De eso se trata precisamente. Porque conociendo los elementos y referentes, el lector podrá distinguir y diferenciar las vestimentas de las diversas regiones, estilizar trajes nativos y coreográficos, recrear íconos prehispánicos y realzar las prendas con aplicaciones artesanales. Y todo esto con la finalidad de crear una moda étnica peruana a la altura de la exigente y siempre cambiante moda mundial. Nuestra fuente de inspiración es prácticamente inagotable.

-¿Cuáles serían esos elementos y referentes?

-Aquellos que caracterizan, personalizan y adornan las vistosas y variadas vestimentas de nuestros pueblos. Me refiero, por ejemplo, a la iconografía, a las técnicas de bordado, tejido y teñido; y también a la historia del traje prehispánico y de los obrajes.

-"Tradición y moda étnica peruana"... Suena bien.

-Hace algunos años, una buena amiga -Victoria Chicón- me aconsejó que no usara la palabra "étnico" ni "étnica" porque no era conocida, pero terca como soy, le respondí que sería la ocasión de que la gente empezara a comprender su significado.

-¿Por qué hablas de crear una "moda étnica peruana"? ¿No ha existido siempre, acaso, una moda tradicional?

-La moda es el uso, modo o costumbre que está en boga durante cierto tiempo en determinado lugar. Este concepto, aplicado a la vestimenta, significa el cambio permanente y periódico que experimentan las prendas de vestir en cuanto a su diseño, colores y materiales. En consecuencia, no es posible hablar de una "moda tradicional".

-¡Qué importante aclaración, Olga!

-Mucha gente suele confundir estos términos.

-¿Por qué es importante la iconografía?

-En la arquitectura, cerámica, orfebrería y, especialmente, en la vestimenta, los antiguos peruanos nos han legado gran cantidad de elementos iconográficos que servían de sistema de comunicación. Por ejemplo, en el caso de los textiles, el tejido mismo podría ser comparado con un libro y los íconos con el texto.

-¿Cómo se lee una iconografía?

-En la decoración de los tejidos andinos, el "pallay" o "labor" es el espacio en el cual se encuentra precisamente el diseño, rico en contenido iconográfico. Las volutas y el escalonado serían los dos símbolos primigenios más repetidos y representativos de las diversas culturas mundiales. Y en el Perú, las volutas representan las olas del mar y el escalonado los andenes.

-¿Podrías darme algunos otros ejemplos clásicos, además de las volutas y el escalonado?

-Para los queros de Paucartambo, en Cusco, las listas pueden representar surcos, lagos, papas, maíz, llamas, etc.

-¿Qué son las "listas"?

-Son las franjas o rayas que separan los "pallays" y también pueden ser interpretadas según su ancho y color; casi como un código de barras. Inclusive hasta la "pampa"; es decir, el tejido llano, equivalente al fondo de una pintura, también tiene un significado para ellos: es la tierra sin cultivar.

-¡Increíble!

-Así es. También los bordados pueden graficar entorno y cosmovisión, como sucede en el Cusco con las hojas de coca y los pequeños círculos que representan el granizo (chicchi). Los hermosos "chumpis", o fajas calendario, de Taquile, en Puno, son otro buen ejemplo de cómo los iconos encierran datos precisos, tales como el número de miembros de una familia, sus sembríos, el ganado, etc.

-Me pareció curioso que compararas las "listas" con códigos de barra, con algo tan contemporáneo.

-No creas que toda la iconografía se remite al período pre-incaico o incaico. Por ejemplo, las fajas de Viques, en Junín, curiosamente incluyen iconografía de orden tecnológico, con motivos de barcos y trenes, con los cuales los pobladores protestan contra el saqueo que realizaron las tropas chilenas durante la guerra de 1879, quienes se llevaban en tren el panllevar de la zona para después embarcarlo desde el Callao hacia Chile.

-¿Cómo funciona la iconografía en la selva?

-Las telas Shipibas suelen recrear el cielo, la flora y fauna, los ríos, las cochas; es decir, lo propio del ambiente selvático.

-Mencionaste los "obrajes". Eran una especie de talleres textiles, ¿verdad?

-Con la llegada de los españoles y de sus ovinos, se instalaron en el Perú los primeros obrajes o fábricas textiles, que abarcaban todos los procesos de esta industria: el hilado de las fibras, así como el teñido, el tejido y el acabado de las piezas.

-¿Con qué tipo de fibras trabajaban?

-En el caso de las fibras de origen animal, estaban la lana de ovino (ovejas y carneros) y el pelo de camélidos (vicuña, alpaca, llama, huanaco). Y en el caso de las fibras vegetales, el algodón.

-¿Qué clase de piezas eran confeccionadas en los obrajes?

-Telas, mantas, frazadas, cortinas, manteles; todas hechas en telar de pie, de tecnología hispana.

-¿Sueles vestir tus propios diseños?

-Siempre llevo puesto algo mío.

-¿Con qué materiales te sientes cómoda?
-Con la tela de algodón, cualquiera sea su gramaje. Y, por supuesto, con la bayeta. He hecho hasta vestidos de novia de ese material.

-¿Conoces a algún citadino que vista habitualmente con ropa étnica?

-Sí. A la señora Maricucha Valdeavellano, una pionera del diseño étnico. También a Cecilia Granadino, Irma Díaz, Déborah Correa;esta última del grupo de teatro Yuyachkani- y a las cantantes Margot Palomino y Yolanda Pinares. Ellas no sólo usan ropa étnica sino que, además, saben lucirla.

-¿Qué opinión te merece el atuendo de nuestra congresista puneña Paulina Arpazi?

-Ella no se disfraza. Está vestida tal cual y la felicito por no haber cambiado.

-¿Podrías comentarnos algo sobre los indios otavaleños del Ecuador?

-Me fascinan porque son genuinos tanto en su proceder como en su vestimenta. Orgullosos y andariegos, los otavaleños se ganan el respeto donde quiera que vayan. Su ropa es lindísima. Admiro, en los varones, sus largas y gruesas trenzas, sus inmaculadas camisas y pantalones a media pierna, y poncho bicolor. Sus coquetas mujeres usan blusas blancas bordadas, polleras sujetas con fajas, y fachalinas. Y se emperifollan con "huallcas" (collares dorados) y abundante y vistosa bisutería.

-¿Existe alguna comunidad peruana parecida a Otavalo?
Sí, en la Isla Taquile, en Puno. Allí los varones visten camisa de bayeta, de mangas anchas y puños amarrados, pantalón y chaleco negros; y una larga y ancha chalina que, a veces, se colocan a modo de faja. Sus chullos, primorosamente tejidos por los propios varones, carecen de orejeras y son totalmente rojos para los casados y mitad rojo, mitad blanco para los solteros. En el caso de las mujeres, visten polleras negras, chompa roja o granate, coloridas fajas a la cintura (chumpis) y largas mantas (chucus) sobre sus cabezas.

-Cecilia Granadino tuvo algo que ver con las fajas de Taquile, ¿verdad?

-Más que eso. Ella tiene mucho mérito, porque gracias a su intervención se ha rescatado la "faja calendario", que penosamente ya estaba olvidada. En estas fajas, los taquileños registran la historia agraria de sus familias.

-¿Quién es la persona más admirable que hayas conocido, la que más te haya impactado?

-Pedrito Contreras, fallecido hace unos diez años. Era el portero de la escuela de folklore José María Arguedas. Era un sabio y muchas personas ajenas a la escuela recurrían a él en busca de consejo y sanación. Hacía imposición de manos y terminó siendo el brazo derecho del doctor José Luis Pérez-Albela; inclusive fue invitado a Europa para dar conferencias sobre su don.

Y también me impactó una mujer: María Soncco, una tejedora quechua-hablante, de Parobamba, una comunidad del Cusco. Antes de ponerse a tejer, se llevaba hojas de coca a la boca y se concentraba unos segundos, poniéndose como en estado de trance. Cierta vez la vi llorando y me explicaron que creía que su marido los había abandonado a ella y a sus cinco hijos. Lloraba y maldecía mientras clavaba furiosa las estacas del telar, pero luego se puso a tejer y se serenó completamente. Me conmovió su capacidad de separar el tejido de todo lo demás, a pesar de la gran pena que la atormentaba en esos momentos. Después supe que el marido no la había abandonado, como ella creía, sino que se había alejado mucho de su pueblo en busca de trabajo. Siendo testigo de este episodio, me sentí, a la vez, la madre y la hija de María Soncco. Ella me transmitió algo que yo necesitaba en ese momento. En honor a ella, decidí aprender a tejer en telar de cintura y lo hice.

-¿A qué diseñadores mundialmente reconocidos admiras?
A Yohji Yamamoto, el "Samurai de la moda", porque triunfó recreando la ropa japonesa tradicional. Y a Jesús del Pozo, quien hizo lo propio con la ropa española.

-¿Qué opinas del trabajo de Norka Peralta?

-Entre otros estilos, su escuela fomenta lo peruano y eso es loable. Una vez me invitó a ser jurado en un concurso de diseño y pude comprobar el profesionalismo de sus alumnas. Supe que una de ellas ganó un premio internacional recreando ropa alusiva al caballo de paso peruano, para lo cual conjugó con maestría elementos como el cuero repujado, la lana de alpaca y platería.

-¿Te gustaría vestir a Eliane Karp?

-Sí. Me agrada cuando se pone colores vivos. Generalmente, se asocia la elegancia con prendas de vestir oscuras. No lo considero así y parece que la primera dama tampoco.

-¿Terno y corbatas para los varones?

-Son prendan incómodas que deberían pasar de moda. Por ejemplo, en 1982, cuando Gabriel García Márquez recibió el Premio Nobel de Literatura, rompió la costumbre casi ancestral de usar frac y, en vez de éste, se presentó con un liqui-liqui de lino blanco, un traje tradicional de los caribeños. Él dio un ejemplo que, en mi opinión, debería ser seguido, especialmente en verano.

-¿Cómo sugerirías que los varones vistiésemos para ir a trabajar en verano?

-Podrían usar guayaberas.

-¿Qué prenda femenina debería pasar de moda?

-Afortunadamente, ahora las mujeres no nos vemos obligadas a "sufrir" la moda. Actualmente una puede vestirse como desee. Es posible asistir a una recepción con zapatos chatos e incluso con botas. En estos tiempos, la moda es más libre y democrática. Sin embargo, en el plano informal, los pantalones de tiro corto me parecen espantosos, porque deforman el cuerpo. Ahora las chicas ya no tienen cintura, porque la ropa no se las marca. Por ejemplo, con el uso del brassiere largo, las mujeres conservaban una cintura de avispa, que luego se ensanchó cuando se impuso el brassiere corto. El cuerpo también cambia con la moda.

-¿Qué consideras "huachafo"?

-Por mencionar un caso, cuando en pleno invierno, las chicas van a una boda muy desabrigadas, con vestidos escotadísimos, a sabiendas de que se morirán de frío.

-¿Y el piercing?

-Es una extravagancia, a pesar de que data de tiempos inmemoriales. Debe obedecer a una poderosa necesidad de llamar la atención.

-¿Qué nos puedes decir del ya abolido "uniforme único"?

-Nunca me gustó. Si bien era práctico, ese color plomo, triste, me parecía terrible para los niños. Debería haber tenido aunque sea ribetes de colores vivos y alegres.

-¿Recuerdas tu primer diseño?

-Sí, lo hice para mí. Compré un mandil huanca y lo convertí en un jumper.

-¿Cuál es la particularidad de tus diseños?

-Que tienen algún elemento peruano, con detalles y acabados a mano; muy míos. No sé, la gente reconoce un "Zaferson".

Surco, 3 de marzo de 2005.

http://www.geocities.com/foterografia/olgazafersonentrevista.html

Ver en línea : Frank Otero Luque - Literatura & Fotografía

info portfolio

Fotografía por Frank Otero Luque

Este artículo tiene © del autor.

4758

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 6

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3645739 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 480 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0