Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > Cultura en Argentina (XXIII): Las aguas siguen bajando turbias
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Cultura en Argentina (XXIII): Las aguas siguen bajando turbias

Carlos O. Antognazzi

Argentina



En diciembre de 2004 se podía escuchar una versión del tema Matador, de Los Fabulosos Cadillacs, en la edición on line de la revista santafesina Tercer Mundo: la letra había sido adaptada (en el estribillo la M del título era modificada por una C, y la T por una G), y reproducía las voces de Reutemann y el arquitecto Marcelo Álvarez, uno diciendo que no le habían avisado, el otro enumerando concienzudamente los barrios que no se inundarían.

La broma era en serio: había transcurrido un año y medio del desastre, y la justicia no había encontrado responsables. La ciudadanía, en cambio, ya los había distinguido: Obeid, Reutemann, Gualtieri, Rosatti, Pennisi, Lamberto, Gutiérrez, Mercier y Morín. En ese orden aparecen en la foto bautizada «Los inundadores», de agosto de 1997, cuando inauguraron la “defensa oeste” de la ciudad.

Cultura en Argentina (XXIII):

Las aguas siguen bajando turbias

En diciembre de 2004 se podía escuchar una versión del tema Matador, de Los Fabulosos Cadillacs, en la edición on line de la revista santafesina Tercer Mundo: la letra había sido adaptada (en el estribillo la M del título era modificada por una C, y la T por una G), y reproducía las voces de Reutemann y el arquitecto Marcelo Álvarez, uno diciendo que no le habían avisado, el otro enumerando concienzudamente los barrios que no se inundarían.

La broma era en serio: había transcurrido un año y medio del desastre, y la justicia no había encontrado responsables. La ciudadanía, en cambio, ya los había distinguido: Obeid, Reutemann, Gualtieri, Rosatti, Pennisi, Lamberto, Gutiérrez, Mercier y Morín. En ese orden aparecen en la foto bautizada «Los inundadores», de agosto de 1997, cuando inauguraron la “defensa oeste” de la ciudad.

El tiempo pasa

Ahora se cumplen dos años de la inundación, que dejó 114 muertos, miles de trasladados y un costo de 3000 millones de dólares. Y hay una contradicción en la ciudadanía: así como Carlos Menem fue apoyado por el 52 % de los votantes, obteniendo en las primeras elecciones «colegio electoral propio», y ahora que cayó en desgracia nadie reconoce haberlo votado, así luego de la inundación la ciudadanía volvió a votar por los responsables del desastre. Más allá de que la justicia se tome sus tiempos para dilucidar quién no terminó las defensas cuando correspondía, ahora hay gente que expone en lugar visible la famosa foto. Se critica pero se avala con el voto. No es suficiente culpar a la Ley de Lemas. Cuando ésta ha sido lo suficientemente criticada y denostada, un ciudadano responsable no debería volver a caer en la misma trampa.

Que la justicia aún no se haya expedido no es un dato menor, teniendo en cuenta que buena parte de los jueces santafesinos fue nombrada por Reutemann. Además, como senador Reutemann tiene fueros, por lo que aún en el caso de que un juez quisiera procesarlo por incumplir los deberes del funcionario público, no podría hacerlo. Y si bien es cierto que hay una condena social para con los inundadores, no deja de ser sugestivo que esos inundadores hayan sido beneficiados con nuevos cargos en las últimas elecciones, como si los damnificados prefirieran a los malos conocidos antes que a los buenos por conocer.

En una nota editada en la web de Tercer Mundo (28/03/05) Pablo Bosch menciona el decreto 963 del 29/04/03 por el cual Reutemann declaraba «el estado de emergencia» para el departamento La Capital y otros distritos afectados por la inundación, en donde además se recomendaba «mantener la serenidad facilitando el accionar de las fuerzas de seguridad y de defensa civil y permaneciendo en el ámbito familiar una vez finalizadas las tareas diarias». Reutemann coincidía con el intendente Álvarez: había que quedarse en las casas porque nada ocurriría. Es un ejemplo de la estrategia del avestruz: esconde la cabeza en el hueco para que nadie lo vea. Sólo que aquí el hueco eran las casas, y que nadie se escondió por decisión propia, sino porque lo decretaron los referentes políticos más importantes, como el intendente y el gobernador.

Este decreto contrasta con uno anterior, firmado por Reutemann pocos días antes: el 946 del 21/04/03. En él el gobernador declaraba la situación de emergencia y desastre agropecuario en varias localidades y departamentos inundados por el río Salado. Esto demuestra que ocho días antes del desastre Reutemann conocía que el agua bajaba hacia Santa Fe. Lo sabía, pero eligió imitar al avestruz. Hasta procuró argumentar que «nadie le había avisado», y que su demora en dinamitar la avenida circunvalación, que había convertido a la ciudad en una gigantesca pileta, se debía a que alguien lo había amenazado desde las sombras.

Las defensas

El Gobierno de la provincia ha implementado un plan para cerrar el famoso tercer tramo, al norte de la ciudad, y para conectarlo, por detrás del mercado de frutas y verduras, con la localidad de Recreo y la ruta 70. Quedaría así garantizada la defensa por el lado norte. No se comprende entonces porqué aún no ha sido debidamente resuelta la defensa de Santo Tomé.

El llamado a licitación iba a ser en abril, pero se pospuso. Es decir que mientras los jerarcas de la política definen cuándo será el mejor momento para pedir presupuesto, las defensas se derrumban como ocurrió, a mediados de marzo de 2005, con el espigón del balneario y parte del terreno del Instituto de Limnología (INALI). ¿Habrá que esperar alguna víctima para que los funcionarios actúen como corresponde? ¿Hay un cortocircuito entre el gobierno provincial y el municipio de Santo Tomé?

La primera y única defensa de Santo Tomé fue realizada en 1978 por el entonces intendente César Rey Leyes. Fue criticada porque era de postes y tablas de quebracho, pero desde que se construyó protegió a los barrios del norte de la ciudad, pues antes de la defensa el río inundaba todos los años unas cincuenta manzanas. Además, esa defensa ha resistido hasta hoy. Ninguno de los intendentes que vinieron después de Rey Leyes hizo el mantenimiento mínimo indispensable de la defensa: Mauri, Juan Carlos Nava, Ángel Piaggio, Roberto Schmidhalter. Sería interesante escuchar la explicación de las autoridades al respecto.

A fines de 2004 en Paraná se inauguraron 750 metros de una defensa que es a su vez ampliación de la costanera. El proyecto se llevó a cabo dentro del marco del Programa de Protección contra las Inundaciones (PPI 4117-AR), y contó con financiamiento del Banco Mundial, con supervisión de la Unidad Central del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación (cfr. Costanera. Entre Ríos exalta su vista al Paraná. La Nación, Arquitectura: Diseño & Urbanismo. 06/04/05). Es un ejemplo a imitar, máxime cuando el río Paraná es muchísimo más caudaloso que el Salado. ¿Leen los diarios nuestros políticos?

El Estado inculto

Estos problemas son producto de la falta de organización, de la ausencia de preparación técnica en los rubros específicos, del amiguismo y la dedocracia, del arribismo político. En suma, de una incultura general que se profundiza con cada generación. La ciudadanía sufre de falta de perspectiva, y los emergentes políticos que terminan siendo elegidos sólo remedan esa carencia.

Para ciertos señores, como el anodino Raúl Bertone, Secretario de Cultura de la Provincia de Santa Fe, es normal, correcto y hasta lógico que el Gobierno destine una partida de $ 17.500 (diecisiete mil quinientos pesos) del Fondo Provincial de Ayuda Escolar y Asistencia Cultural para un show de dos horas que Miguel Torres del Sel (ex Midachi) dio el 16/12/04 en el Club de Campo “El Paso” (el country de mayor jerarquía de la zona) como cierre de la «II Reunión Institucional de la Región Centro».

Bertone, cuyo “perfil bajo” en realidad encubre su insolvencia para el cargo, autorizó la erogación por disposición 0462 (expediente Nº 00401-0141522-6, según registro del Ministerio de Educación), especificando que la misma «es el costo de mercado por un espectáculo de estas características», y que «se hizo con todas las normativas legales correspondientes». Explicó que se le pidió al área de cultura que organice eventos culturales «de magnitud», y que «puede ser discutible qué artista quiere cada uno, nosotros elegimos ése. En este tema no hay mucho que discutir, yo no lo compararía con otros temas que no sean de la gestión de Cultura. Muchos dirán que en los hospitales no hay gasas y que la cultura es un gasto superfluo, son los sectores más reaccionarios. Para mí tiene que gastarse en las dos cosas ya que Santa Fe no es una provincia pobre» (cfr. Héctor Galiano. La secretaría de cultura pagó por un show 17.500 pesos. Edición on line de Tercer Mundo, marzo 2005).

El argumento de Bertone contrasta con una realidad que él no desconoce, pero elige ignorar: desde hace años la Secretaría de Cultura ha dejado de convocar a los premios trienales de literatura José Pedroni (poesía), Alcides Greca (narrativa) y Juan Álvarez (ensayo). Bertone, que ahora es Secretario de Cultura con el gobierno de Obeid, fue el segundo de Enrique Llopis cuando éste ocupaba el cargo y dejó el tendal de deudas, por lo que fue procesado e Interpol debió rastrearlo en España, donde reside actualmente. De esa época se adeuda la edición bilingüe del Premio de Novela del Mercosur que organizó la entonces Subsecretaría de Cultura, que fuera ganado por Irma Verolín. Ni Bertone ni su antecesora Florencia Lo Celso han resuelto esa edición, que estaba contemplada en las bases del concurso. Mucho menos Llopis, que fue su gestor. Hay un delito oficial y nadie se hace responsable. Con Llopis, además, se dejaron de convocar las becas de perfeccionamiento artístico, que fueran instauradas por Julio De Zan en 1991. Nadie explicó el porqué de esta drástica decisión.

La política es parte de la cultura, no su progenitora. La política es una resultante práctica de un modo de ver y de actuar en el mundo. Por ello no son situaciones necesariamente diferentes las que permiten la inundación de la ciudad o el desvarío de (mal) gastar el dinero de los contribuyentes en un show para un público exclusivo. Ambos hechos se unifican en la irresponsabilidad de funcionarios obtusos. De allí que señores como Obeid, Reutemann, Álvarez, Llopis, Lo Celso o Bertone, entre otros tantos, sean profundamente incultos. Sus carencias son evidentes y lamentables, pero dado el poder que la ciudadanía y la estructura partidaria les han conferido, imaginan ser otra cosa. No deja de ser una triste realidad, como la de la ciudadanía que, lejos de protestar y exigir cambios, avala y garantiza con su voto la continuidad de este accionar inescrupuloso, profundamente obsceno.

© Carlos O. Antognazzi.
Escritor.

Publicado en el diario “Castellanos” (Rafaela, Santa Fe, República Argentina) el 15/04/2005, y en el periódico “El Santotomesino” (abril de 2005). Copyright: Carlos O. Antognazzi, 2005.

Este artículo tiene © del autor.

690

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 13

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3314136 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 756 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0