Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > RESPUESTA A "LA POESÍA ALICANTINA"
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

RESPUESTA A "LA POESÍA ALICANTINA"

César Rubio Aracil

España



La Edad de Plata de la poesía alicantina está por llegar; pero algunas dignas personas, dando ejemplo al PP. de lo que significa batallar por y para la Poesía, se afanan por sacar brillo a la galena con el esmeril de su valiosa ilusión.

Quien no conozca a Ramón Fernández no sabe lo que se pierde. Yo, por suerte para mi propio estímulo, sé de su abnegada labor en favor de la Poesía. Ni dinero, ni tiempo ni inconvenientes han bastado para hacerle claudicar ante los imperativos socio-políticos de nuestro triste momento cultural alicantino. Dirigió y financió una revista, “Palmeral”, que tuvo su difusión durante un año si mal no recuerdo. Desde que conocí a este hombre -hace aproximadamente cinco años- he seguido sus pasos y, debo confesarlo en honor a la verdad, en ningún momento le presté mi apoyo. No por desconfianza respecto a sus fines, sino por razones de experiencia. Sin embargo, deseo ahora dar testimonio de su abnegación.

Ramón nos dice que Alicante está viviendo unos momentos de esplendor poético. Creo que exagera un tanto. El esplendor lo viven él y un respetable número de amantes de la cultura, en todo momento dispuestos a dejarse la piel sentimental en la tarima prestada, en los ruidosos bares e incluso al aire libre. Lo demás, ayudas institucionales y privadas, supone una alegre ensoñación. Únicamente la Universidad de Alicante, los locales del diario “Información” y poco más, abren sus puertas generosamente a la cantera poética alicantina. Porque las entidades bancarias y cajas de ahorros, por lo regular, propician la cultura desde la posición selectiva. También cierta firma comercial tiene destinado un respetable espacio para poetas, pintores y artistas en general. Y se acabó; porque referirme al PP. -partido en el poder de nuestra Comunidad- supondría sacar a flor de piel mis demonios. No obstante, algo tendré que decir al respecto.

Bien quisiéramos todos los amantes de las letras que Alicante viviese algún día su época dorada, o plateada, como puede que antaño haya sucedido; pero hoy, no. Hoy sólo un puñado de personas comprometidas en este tema luchan, dando una engañosa impresión de electrizante actividad cultural alicantina al desplazarse de aquí para a llá sin descanso. Únicamente personas como Ramón Fernández, Manuel Parra Pozuelos, Raimundo Escribano, Leonor Rico, María Dolores Carretero, Antonio Suárez, Harmoníe (de El Campello), Consuelo Franco y otras cuya identidad no recuerdo, batallan de manera incansable e incondicional por la poesía alicantina, aunque esta disciplina del saber humano no debería etiquetarse con ningún topónimo. (Estoy haciendo una referencia al movimiento poético de base, no a la más o menos consagrada profesionalidad de ciertos autores que, sí, hacen lo que pueden, aunque no todos, por los menos favorecidos.)

Me agradaría que Ramón nos dijese cuántos centros existen en Alicante destinados a la enseñanza básica que necesitan los poetas y escritores en ciernes. Escuelas donde pueda aprenderse de un modo gratuito, o asequible a las economías modestas, lo imprescindible de la preceptiva literaria como tratado normativo de retórica y poética. Si así fuese, más de un aspirante a vate - de entre los que me cuento como un aficionado más- no denostaría el aprendizaje que necesita para dedicar su precioso tiempo a crear poemas "libres", como si tal libertad consistiera en expresar los más sublimes sentimientos de cualquier manera. Sin embargo el PP., amigo de Julio Iglesias, del sacerdocio católico y de la ostentación, dedica un estupendo espacio (antigua Fábrica de Tabacos) a museo eclesiástico. La imaginería tiene preferencia sobre poetas, escritores, pintores, escultores y demás artistas. Y que nadie me tilde de iconoclasta, porque en mi estudio tengo la imagen de Torquemada para, como hacen los japoneses con los muñecos representativos de sus patronos, calmar mi ira.

Sí, amigo Ramón. Un gran espacio para los santos, otro para los ninots, una escuela taurina -con su correspondiente museo- y un edificio entero para los foguerers. En cuanto a los poetas, ¡ja!, que se entretengan con la Musa. Si esto significa la Edad de Plata de la poesía alicantina, los señores Díaz Alperi, y Ripoll merecerían una honrosa distinción por su abnegada labor en pro de la literatura.

Lo que sucede, Ramón, es que tú y un centenar de inquietas personas de nuestra tierra estáis sacando brillo al plomo con el esmeril de vuestra sana ilusión.

Un abrazo, inquieto poeta.

César Rubio Aracil (Augustus).

Este artículo tiene © del autor.

585

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 15

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3369208 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 561 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0