Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Narrativa > UN COCODRILO EN APUROS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

UN COCODRILO EN APUROS

A mis nietos Daniel, Celia y Daniel

Rafael Masedo Martinez

España



         Si os habéis imaginado alguna vez haber podido conocer un ser de lo mas desgraciado, seguro que no lo sería tanto como Desdentado, que así se llamaba el cocodrilo de nuestro cuento. Este era ya el colmo de la desgracia, pues había nacido sin dientes.

         Fijaros bien: Desdentado no tenía un solo diente en toda su grandísima boca, lo que le hacía parecer el cocodrilo mas ridículo del mundo. Además, esta fealdad no era lo mas grave de este defecto que le aquejaba, pues, como podéis imaginaros, al verse privado de su dentadura, el poder alimentarse adecuadamente era un grandísimo problema.

         La primera etapa de su juventud la pasó mas o menos apuradamente comiendo cositas menudas que se tragaba de un golpe, pues no podía masticar nada con su desdentada boca, pero, a medida que fue haciéndose adulto y, como es natural, las presas que precisaba para su alimentación tenían que ser mas grandes, se veía con muchísimos apuros para tragárselas sin masticar.

         Además, su estómago se quejaba en muchas ocasiones de no poder asimilar aquellos trozos tan grandes y se veía frecuentemente aquejado por grandes dolores de barriga.

         Comprenderéis que esta forma de comer no es la mas adecuada a un gran cocodrilo, que precisa de grandes cantidades de alimento y cuyas presas suelen ser grandes herbívoros que precisan ser convenientemente troceados para poderse ingerir. Pasa como si vosotros tuvieseis que comer un pollo o un cordero entero y no tuvieseis dientes ni los cubiertos para trocearlo.

         Para remediar en lo posible este problema, Desdentado se acostumbró a arrebatar trocitos de comida de lo que estaban masticando los cocodrilos vecinos, quienes, como eran sus parientes, no se molestaban demasiado con esta forma de proceder, aunque algunas veces había tenido problemas con alguno que no tenía los modales tan agradables.

         Sobre todo tenía problemas con un primo suyo, un cocodrilo llamado Fanfarrón, que no era nada amable y siempre se enfadaba con él. Menos mal que también había otro primo grandullón llamado Mandíbulas grandes, que era muy bueno y le protegía cuando estaba en apuros. También le cedía parte de su comida a medio masticar y nuestro cocodrilo desdentado le estaba muy agradecido.

         En cierta ocasión pudo devolver el favor a su primo el grandullón, pues nuestro cocodrilo Desdentado tenía muy buena vista y veía de lejos estupendamente.

      Pudo darse cuenta de que unos cazadores, que llevaban las lanzas ya preparadas, estaban a punto de llegar hasta donde estaba su primo Mandíbulas grandes, quien estaba dormitando la siesta después de una buena comida.

         Sin pensar en el peligro que él mismo podría correr, se abalanzó en seguida hacia el sitio por donde venían los cazadores y los hizo salir huyendo, asustándoles con su enorme cola, con la que daba golpes a uno y otro lado hasta hacerlos huir de allí.

         Por supuesto que todos los demás cocodrilos también se quedaron admirados por la valentía del cocodrilo Desdentado, quien, a pesar de no tener dientes, se había atrevido a enfrentarse con los cazadores y a partir de entonces todos querían ser sus amigos y darle comida a medio masticar. Entre ellos, también se hizo amigo suyo el otro cocodrilo Fanfarrón, que a partir de entonces, también le ayudó en todo lo que pudo.

         Además de proporcionarle comida ya triturada, como premio por su magnífica vista y a su valentía demostrada, le nombraron vigilante del río y fué a partir de entonces un cocodrilo muy feliz y bien considerado por todos.

 

Rafael Masedo Martínez
DEL LIBRO "CUENTOS DEL ABUELO"
España
ramamar1939@yahoo.es

 

ILUSTRACION: SARAH GRAZIELLA RESPALL
EDAD: 5, PREESCOLAR
Cuba

Este artículo tiene © del autor.

1447

1 Mensaje

  • > UN COCODRILO EN APUROS 18 de enero de 2007 19:20, por Susana

    No se porque pero me da.. que conozco a ese desgraciado cocodrilo.. desgraciado por no tener dientes, por nada más... claro que además de contar con los compañeros de mesa, otra buena idea sería ponerse dientes nuevos.. que ahora los hacen muy bonitos, que parecen casi de verdad que con un pegamento de calidad dicen que no se nota la diferencias.... quizás no sirven para marticar carnes duras pero con paciencia en el mascar.. todo es empezar.. en fin que enhorabuena para el autor... el cuento tiene un bonito mensaje si se sabe leer entrelineas

    repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 10

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3386506 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 492 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0