Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > Cultura en Argentina (XXXII): Estampa de España y Venezuela
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Cultura en Argentina (XXXII): Estampa de España y Venezuela

Carlos O. Antognazzi

Argentina



Pocas veces se viven experiencias contrastantes prácticamente sin solución de continuidad. El 15/06 recibí el premio Tiflos de novela en Madrid. Luego, entre el 20 y el 24/06 asistí como expositor invitado a la «V Jornada Internacional de Investigación Literaria y Lingüística “Ana Arenas Saavedra”» en Maracaibo, Venezuela, organizada por la Universidad del Zulia. La conferencia que presenté, Literatura e interdisciplinariedad: Caminos de la palabra, fue publicada en el diario Castellanos, de Rafaela, en cuatro entregas, los sábados 18 y 25/06, y 02 y 09/07.

Cultura en Argentina (XXXII):

Estampa de España y Venezuela

Pocas veces se viven experiencias contrastantes prácticamente sin solución de continuidad. El 15/06 recibí el premio Tiflos de novela en Madrid. Luego, entre el 20 y el 24/06 asistí como expositor invitado a la «V Jornada Internacional de Investigación Literaria y Lingüística “Ana Arenas Saavedra”» en Maracaibo, Venezuela, organizada por la Universidad del Zulia. La conferencia que presenté, Literatura e interdisciplinariedad: Caminos de la palabra, fue publicada en el diario Castellanos, de Rafaela, en cuatro entregas, los sábados 18 y 25/06, y 02 y 09/07.

Europa

Madrid se destaca por la atmósfera cultural. No se trata sólo de los museos o los habituales recorridos del turismo (el magnífico paseo de la Castellana, por ejemplo, que permite unir desde el Madrid clásico de la Cibeles al neoyorquino de Nuevos Ministerios; el Parque del Buen Retiro; el ex coto privado de Casa de Campo), sino de eso otro que aflora en los resquicios de lo cotidiano, como las fuentes, que abundan y funcionan.

En la zona de Puerta del Sol lavan las calles a la madrugada. La gente respeta los cestos de basura, los autos respetan a los peatones, quien molesta con la bocina puede llegar a pagar una multa de doce mil euros (lo que cuesta un cero kilómetro), como ocurrió por esos días con un conductor reincidente. Tener carné de conductor, además, supone pagar mil euros y estudiar varios meses para rendir un examen riguroso.

Al regresar de un viaje anterior a España me convencí de que todo argentino debería tener la misma oportunidad: sólo así puede comprenderse la aversión que provoca un empleado de Ezeiza escupiendo frente a los recién arribados al aeropuerto (lo vimos el 18/06/05), o la basura que se acumula en las calles o las estatuas rotas o las fuentes inútiles y sin agua (la ciudad de Santa Fe sólo conserva en funcionamiento dos de las que hubo en su momento; Santo Tomé, ninguna de las dos que hubo).

La mediocridad argentina es un valor puerta adentro y poco más que tristeza e incomprensión en el mundo civilizado. La vulgaridad de despreciar a los turistas porque en este momento tienen mayor poder adquisitivo es nuestro rasgo mayestático por antonomasia. Cuando el peso está mejor, inundamos Brasil con el denigrante «deme dos»; ahora sufrimos y hacemos lo posible por demostrarle al extranjero que seguimos siendo “superiores” (en grosería, indudablemente). Ese empleado de Ezeiza no comprende que afrentar al turismo es una forma más de aislarnos. Pero el resentimiento, amasado durante años por delirios de grandeza, puede más que las divisas.

Estas cosas, que pueden parecer banales, son un ejemplo de cultura cívica. En las máquinas barredoras hay un cartel que reza «Madrid limpia es capital», jugando con un doble sentido. El “milagro” que se vislumbra en España es que la población ha comprendido que lo que es de todos es de todos, y actúa en consecuencia: se mantiene el orden y la limpieza, se respetan las leyes, se conserva el patrimonio.

En Segovia se conserva el acueducto que los romanos construyeron durante su imperio, hace más de dos mil años. En Ávila, la muralla que defendía la ciudad en el medioevo. En Toledo, el alcázar (ahora cerrado hasta 2007, cuando terminen las obras, pues se trasladará allí el museo del ejército que está en Madrid) desde donde Torquemada dirigía el Santo Oficio. En Madrid, la Residencia de Estudiantes donde se conocieron y vivieron Buñuel, Dalí y García Lorca, entre otros artistas e intelectuales que contribuyeron a forjar la historia grande del país.

Tuve el honor de recibir allí el premio Tiflos, otorgado por la ONCE. No es un detalle menor para un argentino de provincias.

Latinoamérica

Hugo Chávez se asemeja cada día más a Perón, y es una lástima por los venezolanos, que supieron engendrar a un Simón Bolívar. Ya nos bastó con Perón a nosotros y, sin embargo, lo seguimos soportando en la figura de sus acólitos. Pero tampoco nosotros aprendemos. Aquí engendramos a San Martín y Sarmiento y es como si sólo hubieran sido una brisa: lo que quedó está en pocos y no, como ellos hubieran deseado, incorporado y diseminado entre todos.

El realismo mágico encuentra su ámbito en Maracaibo, la segunda ciudad de Venezuela: 47 grados de calor en las calles, y frío que hiela en taxis e interiores de edificios. Como sugería Horacio Quiroga sobre el clima de Misiones, nadie puede permanecer inmune a cambios tan drásticos.

La urbanización me resultó incomprensible. Puedo prescindir de brújula pero no de mapa, y no encontré uno que me ubicara en el espacio. Quizá el metro que están construyendo ayude el día de mañana. Maracaibo es una ciudad tan abierta que termina por parecer disgregada. Las pocas veces que me aventuré no pude encontrar el centro. Como en una página de Kafka, los edificios se erigían siempre equidistantes de mí y siempre en el horizonte. El aeropuerto está por un lado, el hotel Kristoff por otro, el campus universitario por un tercero. El puente de ocho kilómetros que une la ciudad con la costa oriental del lago fue sólo un espejismo atisbado el último día desde la autopista que me llevó al aeropuerto. La puja entre el gobernador del estado, antichavista, y el intendente, chavista, se vislumbra en dos plazas frente al principal teatro de la ciudad: la primera, verde y cuidada. La otra, un potrero.

Como en general las universidades nacionales discrepan con Chávez, éste no tuvo mejor idea que reducirles aún más su ya exiguo presupuesto e inventar las “universidades bolivarianas”, a las que destina todo el apoyo. La manipulación de la educación está a la orden del día. Argentina no ha llegado al desmadre de incrementar la Corte Suprema con veinte personas adictas al régimen, pero la diferencia, antes que cuantitativa, es relativa. Similares problemas tenemos con un Presidente que reniega de las conferencias de prensa porque asegura «comunicarse directamente con la gente», o con quien utiliza electoralmente a los muertos de República Cromagnon, coacciona a los medios con la publicidad o desprecia la división de poderes. Kirchner no es Chávez no por su cultura, sino porque carece de los recursos que Chávez posee en exceso: los petrodólares, que en Venezuela parecen llover del cielo, aunque siempre sean las mismas pocas manos las que pueden alcanzarlos. Ironías de tercer mundo; o cuarto, como afirmó un venezolano amigo.

Recordemos que Menem contó con recursos equivalentes gracias al remate del país, y que en los diez años de califato vivimos la quimera de la “pizza con champán”. Ahora pagamos las consecuencias, pero en las últimas elecciones la disyuntiva era entre dos personas del mismo partido justicialista. Acá ganó una vez más el peronismo; en Venezuela, Chávez. Dos facetas de una misma mezquindad, de la que buena parte de responsabilidad tiene la oposición de cada país.

Repaso

En Latinoamérica exploramos los incipientes caminos de la democracia, en España se vive el incierto futuro de la monarquía (que puede incluir a gente de izquierda, como me aseguró un editor). En España la ONCE es un imperio que ayuda no sólo a los españoles, sino también a discapacitados de otros países, Argentina incluida. En todas partes hay rampas, baños adaptados, semáforos audibles, ascensores. Los españoles suelen quejarse de que el euro los empobreció, de que se sienten marginados por el resto de Europa, de que comprar una vivienda es imposible. Pero leen a sus escritores y los respetan, y su cultura es fuerte porque el Gobierno la considera importante. Ojalá venezolanos y argentinos nos quejemos algún día de las mismas cosas que ellos.

La Universidad del Zulia organizó a pulmón la V Jornada, y salió bien pese a las trabas económicas. Asistimos intelectuales de España, Estados Unidos, México, Puerto Rico, Argentina. A diferencia de otros eventos orquestados desde Caracas nadie solicitó firmas de compromiso o fotos de apoyo al líder. El encuentro fue exclusivamente por y para la literatura y la discusión sobre la palabra y sus usos (y abusos). También, como suele ocurrir en estos encuentros, lo más sabroso estuvo en las sobremesas y las charlas bajo alguna sombra reparadora.

Las arepas son exquisitas, así como el queso amarillo, la carne mechada o esos porotos negros, caraotas, que sirven guisados en el desayuno y no desentonan con la dulce lechosa o el café “marrón”. No tienen nada que envidiarle a la cocina ibérica con sus jamones de jabugo, chorizo, tortillas, pescaíto y tapas. Tampoco al asado argentino, al locro, a las empanadas, al vino tinto. En la diversidad de la cultura gastronómica los países se equiparan. También en la gentileza y camaradería de sus gentes. Quizá es la ley no escrita de las compensaciones. Añoro volver.

© Carlos O. Antognazzi.

Escritor.

Publicado en el diario “Castellanos” (Rafaela, Santa Fe, República Argentina) el 15/07/2005, y en el periódico “El Santotomesino” (Santo Tomé, Santa Fe) de julio de 2005. Copyright: Carlos O. Antognazzi, 2005.

Este artículo tiene © del autor.

682

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 5

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3336862 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 602 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0