Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > Selección de poemas de Alba Yobe de Abalo
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Selección de poemas de Alba Yobe de Abalo

Alba Yobe de Abalo

Argentina



CEÑIMOS EL ABRAZO


Nuestras almas estallaron
como una bandada de pájaros
resucitados y enloquecidos;
Alborotados como gaviotas
 ávidas detrás de un barco,
esperando cariñosas migajas .
Ellos estaban allí, expectantes
Los vi extender sus brazos,
extendí los míos.
Cerramos el abrazo
tras una larga ausencia.
Eramos tres
entre risas y lágrimas.
A cada segundo
nos mirábamos
ciñendo  mas el abrazo,
bebiendo las lágrimas del otro
Dentro del cerco
de los brazos fuertes
de mi niño hombre,
tan niña y tan mujer,
mi pequeña y yo, inundados
de desarraigo mediterráneo.
                                   


MECIENDO RECUERDOS

Meciendo recuerdos
me sorprende la alborada.
El sol tímido intenta
atravesar la bruma
esparcida en el aire.
Absorta en esta contemplación
rescato el brillo de su mirada,
su voz memoriosa redescubriendo a Homs
en su último viaje.
Crece en mis oídos la voz grave,
"...Recuerdo el camino
por el que veía pasar de niño
ejércitos y caravanas.
Hoy, oleoductos modernos,
camiones cisternas en incesante ir y venir,
lo han desdibujado..."
Sonríe, vuela su mente
y regresa a mi con otras imágenes,
"...Te asombrarías al ver las mezquitas
rodeadas de arcadas, almocárabes y geometría,
te imaginaba asomada a esos balcones
de encajes marmolados, dejando escapar
tu mirada asombrada hacia los minaretes
de piedras blancas, en sublime vertical..."
Desprende del recuerdo su sonrisa.
Lo observo a través de la bruma
de mis ojos tristes, que lo aprisionaron
eternamente dormido.                             
                                                           


ESCÚCHAME

¡Espera...!
no estés tan apurado,
dedícame tu tiempo
y siéntate a mi lado.
No te impacientes;
Debo encontrarme contigo
Para entablar el diálogo,
Contarte cuánto te necesito...
No, ni dulces ni zapatos,
Éstos puedo tomarlos cuando quiera.
Es tu presencia lo que ansío,
Tus ojos grandes en mis ojos nuevos
Tu risa cansada  en mi sonrisa tierna,
Tu mano áspera y firme
En mis palmas húmedas e inseguras;
No junto a mi
Sino dentro de mi,
Con tus pensamientos en los míos,
Tu enorme cariño
Volcado sobre mi corazón.
Que mi cabecita despeinada
Provoque tu sonrisa,
Para que esta alegría tuya
Sea el mejor juguete
Al que pueda abrazarme
Cuando el trabajo
Te aleje de mi lado.
¡Espera...! No te angusties,
comprendo que no puedas dejarlo;
sólo quiero que cuando regreses,
pienses en este: “¡Espera...
no estés tan apurado,
dedícame tu tiempo
y siéntate a mi lado”.
Ya sé que es tanto lo que me has dado;
Pero también preciso todo esto
Para crecer feliz, libre y amado.

Este artículo tiene © del autor.

552

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 17

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3699795 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 526 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0