Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > EL DÍA QUE MURIÓ LA MAGIA
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL DÍA QUE MURIÓ LA MAGIA

Marie Rojas Tamayo

Cuba



La segadora de musgo marchó callada,

Cabizbaja, mustia, deshojando olvidos.

 

Las nubes ennegrecieron a su paso,

El bosque quedó solo sin sus ritos.

 

Anduvo tras la huella de su escarcha,

Sin pensar, sin sueños, sin motivos.

 

Pobre criatura, tan sola, tan lejana,

Tan llena de ensalmos, de prodigios.

 

Desanduvo los caminos de la suerte,

Renegó de todos sus hechizos.

 

Se hizo una con el arce huraño,

Enterró en sus raíces el abismo.

 

Dejó junto al tronco su descanso,

Sus lágrimas, su hoz, su tiempo detenido.

 

Dejó pasar las horas, reanudó su marcha,

No volvió la vista atrás, más bien no quiso.

 

Por no mirar, no vio el árbol seco,

Que a su paso, tornóse florecido.

Este artículo tiene © del autor.

453

Comentar este artículo

   © 2003- 2017 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 17

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3433758 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 538 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0