Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > PUENTE A LA LUNA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PUENTE A LA LUNA

Rubén Patrizi



Puente de la luna

La bisabuela me lo contó, un día cuando vio uno igual, así como el que estamos presenciando hoy, esta luna grande, llena, muy blanca, con esa luz de marfil, que inunda todo con plata.

Hay un puente, un pequeño puente angosto, o gran puente angosto, siempre es bueno que sea pequeño, decía ella, para así pasarlo rápidamente, porque había que ser muy rápido, para poder lograrlo.

Cuando todo este inundado con la luz, cuando las hojas de los árboles irradien el platino, cuando los caminos del monte se llenen de sombras, las de los árboles con sus ramas al viento meciéndose, y ese camino este alumbrando, muy fuerte, muy angosto, ese es el momento y hay que aprovecharlo, hay que correr y correr, para poder atravesarlo.

Así me lo contaba la viejecita, yo era muy niño cuando eso y todavía lo recuerdo muy bien. Siempre cuando veo esta luna que nos llena de magia.

Ella cuenta que cuando era muy joven, hace muchos, pero muchos años, era casi una niña , acompañó a su otra bisabuela la que sabía, la que veía las cosas, la de la magia.

Cruzaron el puente en el momento indicado, corrieron y corrieron llegando al mundo de la fantasía.

Allí, se saben muchas cosas, o todas las cosas . Me contaba, que allí se puede saber donde se encuentran las pequeñas cosas que se nos pierden; un botón, un dedal, una canica. El compañero del calcetín que se extravió, no se sabe ni cuando ni donde, y se averigua; para donde van a parar las monedas de cambio, las mas chiquitas, esas que desaparecen de las gavetas.

También se aclaran muchos misterios.
Sobre el resortijo de cables. Sobre los enredos de los alambres, de las pitas, de los guarales, de como se enredan después de tenerlos un tiempo guardados en los cajones, averiguamos, el porque de las sonrisas de los niños, que miran al techo desde sus cunas. Todos esos misterios, de los porqués de las preguntas de los niños, las que no sabemos responder, porqué los cangrejos caminan al revés, porqué llueve para abajo, el porqué de las plumas de las aves y las escamas de los peces.

Todo eso se sabrá, pero hay que caminar muy rápido casi correr porque si uno se para o el rayo se ensancha existe el peligro de caer y de morir ahogado, si no sabes nadar. Es solo un instante que el puente funciona, por eso casi no lo atraviesan, solo por miedo...

Y al cruzarlo, llegas al sitio en donde están los espejos, y todos lo puedes mirar de revés, allí puedes escoger lo que quieras ver como de una gran ventana con solo imaginártelo allí estarás en cualquier parte del mundo.

Podrás ver a tus padres fallecidos, a tus familiares a tus amigos, los hijos que no han nacido, a tus amores perdidos y los que vendrán. A las personas que han partido y podrás estar un momento con ellas. pero solo verlas.

También veras si el mundo morirá por las ruindades envidias y maldad.

O en cambio llegará la esperanza, y se salvará, porque el hombre puede ser bueno.

Allí no te puedes quedar mucho tiempo, porque corres el riesgo de quedar vagando en el éter, en el tiempo, en la imaginación de las personas y nunca podrás salir, así que deberás correr, salir como entraste, o saltar de cualquier espejo que te lo pueda permitir. Uno cuyo reflejo, paisaje conozcas, a una habitación que te sea familiar.

R. Patrizi. M.

Este artículo tiene © del autor.

329

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3369208 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 561 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0