Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > Sin nombre Fragmento
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Sin nombre Fragmento

Rubén Patrizi

Venezuela



Sin nombre ( Fragmento)

El niño lloraba con angustia y sus gritos se dejaban oír a lo lejos, la gente curiosa empezaba a mirar estupefacta.

__Dejen al niño__, decían algunas damas que mostraban su angustia y desespero contagiándose con los gritos del niño

__¡Déjenme!.¡ No me peguen!__. Decía llorando __Lo que pasa es que tengo hambre.

Tres hombres lo sostenían por los brazos y por las piernas. El se agitaba, se retorcía queriéndose salir de esas tenazas que lo sujetaban y entre más se movía, más era apretado por las fuertes manos que como garras lo asían, aprisionándolo más y más Empezó a gritar y a repartir mordiscos a todos para todos los lados, pero era en vano no daba en el blanco. Los hombres que lo sujetaban lograron vencerlo evitando ser mordidos.

Lo sacaron del recinto y a empujones y golpes, lo arrojaron al medio de la vía, conminándolo a que no volviera más ni él ni sus amigos, ya que les podría ir peor.

Minutos antes una algarabía de muchachos entraron al establecimiento eran como ocho, diez, o doce, entraron gritando, haciendo un coleo, quitándole a las personas, la comidas del plato, carteras a las damas y cuanta cosa podían tomar entre sus manos.
__ Son una pandilla de delincuentes juveniles, una sarta de los sin padre y sin nadie que los reprima, unos sinvergüenzas__. Decían los clientes, atónitos al rebullicio que formaron los muchachos.

Los mesoneros y guardas del local se atravesaban a ellos, tratándolos de atrapar y ellos los esquivaban, era como un juego de rugby, que, quien tuviese la pelota era perseguido y los otros lo ayudaban a esquivar. Pero cayó uno, fue golpeado y maltratado inmisericordemente.

Cabizbajo se retiró del lugar, iba golpeado, hecho jirones su ropa, con moretones en los ojos , pero contento porque además de lograr escabullirse; si eso podría llamarse así; salir de ese trance medio muerto. Supo que sus amigos se habían retirado victoriosos de esta escaramuza, con las prendas, carteras y comida que habían sustraído de éste restauran.

Se reunieron todos a la orilla del río, que pasaba raudo y sucio, hediondo y caliginoso, llevando en sus aguas marrones, el sucio de la ciudad. La inmundicia es arrojada día tras día y noche tras noche, los excrementos y desechos que contaminan las aguas de un río, que bajaba puro y limpio en remotos tiempos.

Acá en el río se repartían la zafra, uno sacaba de sus bolsillos un lustroso reloj, otro de dentro de su faltriquera un par de objetos de oro, y otro enseñaba con risa sardónica, el usufructo de sus labores del día.

Eran unos bribonzuelos

__No hay comida, pero tenemos muchos objetos de valor, mañana iremos donde Don pedro a vender nuestro tesoro__. Comenta uno de ellos gozoso con ojos hambrientos..

__No con ese señor no deberíamos ir, es un tramposo y usurero nos va a dar cualquier pendejada por nuestras cosas __. Comenta nuestro golpeado niño __ y dale lo que nos costo conseguirlas__. Les replica, mostrándole los amoratados ojos.

__Tiene razón__. Agregan los demás __Deberíamos ir nosotros mismos a buscar otro comprador.

__Sí, pero mientras tanto, ¿qué comemos, de qué vivimos?. Tenemos que pagar a los policías , para que nos dejen tranquilos y comprar algo para comer, también para ir donde doña Lola y las muchachas__. Comenta de nuevo el primer interlocutor, que parece ser el jefe de tan escuálida pandilla y el de más edad.

Esa noche se acostaron sin comer, tuvieron que apretarse bien lo que tenían por cinturones y juntarse muy cerca uno del otro para darse calor, porque esa noche era fría, bajaba de la montaña una niebla. El rocío de las noches de octubre que baja como el sudor, bañando las calles con un frío vapor.

Los más grandes sacaban sus pipas, y le metían piedras para olvidar sus penas, otros, destapaban sus pomos para absorber la pega, líquido viscoso y amarillo que va llenando sus pulmones de veneno, insuflándoles mentiras, notas de un piano viejo que gime lloroso en una noche negra .

El despertar es más triste que la noche anterior. El hambre hace estragos. Un niño no se levanta, está muy mal, se ve muy golpeado, sus moretones se notan desde lejos, sus ayes fueron mitigadas con inhalaciones que le mentían. Su estado es muy lamentable.

__Hay que llevarlo a algún hospital __, comentan todos los muchachos.

Entre todos lo levantan y lo llevan al hospital, donde lo dejan en la puerta y se van corriendo, para que no les indaguen y les hagan explicar el porqué del estado lamentable de su compañero.

Luego empiezan a vagar por las calles, entran a un mercado y uno por uno se hacen de viandas y alimentos que roban. Uno una fruta, otro un pedazo de queso, otro un pan y así van juntando cosas para poder comer.

Se van a una plazoleta, donde todo esta a medio construir y allí reparten la comida . Son como una gran familia. Son como lobos que viven en el bosque en estado salvaje, cazando y viviendo a campo traviesa, a lo que van atrapando. Van con los peligros que pasan subsistiendo en ese estado de indigencia y salvajismo sin control de nadie, ni de la sociedad, que parece ser su enemiga.

Acordaron ir a visitar a su amigo, al que dejaron en las afueras del hospital, encomendaron al más pequeño de todos a indagar el paradero de su compañero de aventuras. Lo acicalaron y le enseñaron como hacer y con quien hablar para poder conseguir la razón de su amigo, que tardaba más de lo necesario en regresar donde ellos. En otras ocasiones esperaban un par de días, e inmediatamente lo veían regresar lleno de sonrisas, porque solamente las sonrisas están en sus ojos, cuando ellos permanecían juntos y lograban estar libremente como un solo hombre por la ciudad, que los divisa como aparte, con otros ojos, como en una película, que se ve y luego se olvida, que se observa desde lejos y no se logra tocar, ni logra hacer mella en los corazones.,Como a través de un cristal que sirve como escudo y que no puede ser salpicado

Esta vez caminaban cabizbajos por la ciudad, había una fina lluvia y ellos andaban entre ella, que les lavaba el rostro y ocultaba sus penas, enjuagándoles las lágrimas que les salía a torrentes, pero que se confundía con ella. Su amigo había fallecido.
Al entrar al hospital, fue inmediatamente auscultado y llevado a cirugía , no aguantó la operación , su mala alimentación y los golpes recibidos, parece que tenía algo dentro reventado, como todos ellos, los que viven en las calles que tienen reventada muy dentro el alma .

Un grito, los saco de su estupor. __Viene la policía corramos__. Inmediatamente, como uno solo todos corrieron desperdigándose, huyendo del sitio, para encontrarse en su lugar de costumbre, e ir luego a ocultarse de nuevo a su recóndito escondite, allá en la oscura e húmeda cueva cerca del río.

Faltaron dos del grupo, esperaron y esperaron , por tres largos y grises días, y nada que aparecían.
Querían por lo menos, salir de su angustia, querían conocer el paradero de los dos compañeros. Claro que sabían o se imaginaban que estaban detenidos, y esto los asustaba aún más. Sabían de antemano que muchos de los que desaparecían, eran a veces encontrados muertos en algún callejón. Sabían que estaban en peligro así que decidieron ir donde doña Inés, a que fuera a la policía a averiguar el paradero de sus dos amigos.

Doña Inés, era una médico psicólogo, que trabajaba a tiempo completo en ayudar a la niñez abandonada. Era fundadora de una ONG que hacia vida comunitaria en barrios de algunas ciudades del país. Recogían a los muchachos, haciéndolos regresar a sus hogares o salvándolos de los vicios y malas costumbres, llegando a regenerarlos. Dándole a los muchachos, albergue, alimentos, vestidos, cursos de superación y charlas.
Doña Inés era muy querida por los muchachos de la calle y gozaba de una buena reputación entre ellos.

También otras organizaciones , como la iglesia, tanto la católica, como la evangélica, Que trabajan con las uñas y las manos vacías, sin presupuesto ni ayuda externa, siendo los sacerdotes y ministros los que socorren a los muchachos tratando de sacarlos del atolladero donde se encuentran. No logran salvar a todos, pero sí a alguno de ellos. Muchas veces la droga ha entrado muy dentro de su alma y de su cuerpo, con tal fuerza, que es muy difícil recuperar al joven.

Los muchachos se dirigieron a donde Doña Inés, a que indagara sobre el paradero de sus amigos........

.........__Te andábamos buscando a ti y tu grupo, porque en el hospital se murió uno de ustedes todo reventado. Y como ustedes fueron los que lo llevaron a la puerta del mismo y salieron en veloz carrera. Por que así lo supimos, y, que sabemos, que alguno de ustedes, o tu mismo, fueron lo que lo golpearon. Así que habla y nos comentas los hechos__. De esta manera les hablaban los policías a los dos amigos que estaban detenidos en el reten por averiguaciones.

Les hacían preguntas, y los acosaban, tres días tenían detenidos. Los agarraron en un callejón donde el más pequeño se metió asustado y el amigo decidió seguirlo para ayudarlo.
Él era uno de los líderes del grupo y quería a sus amigos, Cosa extraña en este caso, los mayores cuidaban a los menores casi fraternalmente. Eran como una jauría de lobos donde el lobo mayor cuidaba de los cachorros .Fue lo último que hizo, lo apresaron .

__Ya que tu eres unos de los líderes del grupo, debes saber que cosa pasó __, Lo seguían acosando __ y este es otro de tu mariquitas __, le decían sonriendo con picardía.
__El no es ningún mariquita, entre mis amigos y yo, no existe ningún marica.
__Pues a mí me parece que si, eso de andar por todas partes con menores y ese celo al cuidarlos me parece sospechoso __. Era parte de la tortura psicológica, para tratar de ablandarlos y que cantaran.
__Ya estas cerca de los diez y ocho , estas listo para la recluta.

__Dejen en paz a esos muchachos, ya tiene tres días aquí y deben salir, así que suéltenlos, ven que no saben nada __. Quien hablaba era el comisario Bastardo.
Julio Bastardo, Julián para lo amigos. Era un efectivo policial, que en su tiempo libre ayudaba a los muchachos a tratar de regenerarlos, los llevaba a un estudio donde les enseñaba defensa personal les hacía practicar Karate y deportes, les daba charlas y cultura en general, trataba por todos los medios de alejarlos de las drogas y trataba de sacar adelante a algunos, sabiendo que era un gesto algo imposible., porque habían muchos que ya no eran regenerables, eran una cuenta regresiva para la sociedad, no tenían remedio. Eran irreversibles.

Al cuarto día muy temprano los soltaron, al más pequeño lo enviaron a un retén de menores.. Allí interactuará con otro grupo de menores que como él, viven o han vivido en extrema condiciones. Van a un retén donde muchas veces la concupiscencia de los directores hacen que lo que nació para favorecer a los muchachos , sea todo lo contrario, porque el trabajo es destruido por la desidia y el desinterés. Dejando que los muchachos vivan entre ellos sin control ni cuido existiendo un peligro para los más menores por la precocidad y las malas mañas de los más grandes. Algunos muchachos a veces salen más rebelde de lo que entraron y con mucho más conocimientos.

A veces la medicina es peor que la enfermedad.

Pero siempre hay excepciones, ya que todos los organismos oficiales que se encargan de menores, no son iguales

Se juntaron cerca del puente, la alegría que manifestaron, el abrazo, las palabras, todo fue en ese día felicidad para ellos, se les veía en sus rostro , cosa difícil, la alegría. Para ellos ese día iba a ser de fiesta y libertad.

Ir al parque, a la fuente y bañarse en ella, lanzarse al agua desde los brazos de hércules, hacia el centro, donde los chorros se alzan lavándoles los rostros de piedra. Bañarse entre las estatuas de las diosas que posan desnudas con sus senos al aire mostrando belleza y candor.

Otros se dedicaron a otra clase de juegos, juegos de niños, porque en ellos también existe el candor infantil, otros a vagar entre la gente, y otros a ver vitrinas que muestran artículos que nunca podrán comprar

Los más pícaros, piden limosna para comprar dulces y confites.
Otros hurgan en los pipotes a ver que sorpresa encontrar. Desecho de basura donde la gente bota a veces alimentos y éstos lo recogen para llevarse un pan a la boca.

Otra noche más, esta vez estrellada , con un titilar azul, de noche clara

Siempre apretujados unos con los otros dándose calor, oyendo el murmullo de las aguas, el sonido de la brisa que hace hablar a las ramas de los árboles, a los grillos y sapos que no descansan de cantar una partitura infinita

El sol de las diez calienta los periódicos que cobijan a los menores, los que se estiran y contornean desemperezándose. Los mayores hace rato que salieron, un día más de calle, de sabor a hiel, de tratar de sacar el pan donde no lo hay para una cruda subsistencia.

Alguno de ellos no llegará a los diez y ocho, se quedará en el camino, tirado en la vía, acuchillado, asesinado cruelmente, muerto por alguien que se defiende de ser agredido, alguien que lo arremete por miedo, por un ajuste de cuentas, por una riña insignificante, para robarle un pan o quitarle una droga, un objeto de valor que haya conseguido y guarde como un tesoro, o por una sobredosis, que le engaña la mente y el estómago haciéndolo sentir mejor. Por enfrentamiento a las autoridades, cuando estos ya sin remedio, tornan a delinquir.

Rubén Patrizi

Este artículo tiene © del autor.

446

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 27

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3816314 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 477 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0