Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > Femenicidio
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Femenicidio

¿Cuándo acabará el terrorismo de mujeres?

Ramón Fernández Palmeral

España



   Al asesinato de mujeres le llaman ahora femenicidio, como infanticidio, parricidio o genocidio. Una palabra nueva para un delito, lamentablemente, viejo. La idea no deja de ser un recurso del Derecho Penal ante la falta de voluntad social, educacional y política para acabar con este terrorismo de mujeres. En España ya llevamos 44 víctimas, la última en Vícar (Almería). Este caso me huele al chulo de putas que obliga a la mujer a que trabaje para él, y ante esta negativa, la somete a palo limpio.

   Lamentablemente este chulo saldrá en un par de años de la cárcel, cuando para este caso se debería habilitar la pena de muerte en el cadalso de las plazas públicas como escarmiento y extirpación de testículos. El asesinato de mujeres empieza en la edad de piedra cuando las secuestraban para aparearse con ellas, y si se negaban, la pobres hembras, eran asesinadas impunemente. Posteriormente, y no hace muchos años, era una atenuante el asesinar al cónyuge por salvar el honor, es decir, que el honor del varón estaba por encima de la vida de la mujer, como un mal menor, como una avería del matrimonio, del adulterio, pero claro la adultera estaba mal visto, pero el adúltero parecía cosa de macho, un machismo mal entendido.

    Estos males tienen su origen en una educación trasnochada, en una cultura que no ha progresado en la igualdad y tiene sus déficits en la historia de la humanidad. La situación de castigar a la mujer como una forma de doblegar su voluntad y educarla, dicen algunas culturas como los musulmanes, enderezarlas, se sigue practicando, como si la mujer fuera un burro que no piensa, un mal que no viene desde el pecado original, cuando la serpiente engañó a Eva y hasta al pobre de Adán. La religión cristiana nos enseñó a desconfiar de la mujer, nos advirtió sobre el pecado de la carne, la mujer aliada del demonio, en la Edad Media la brujería era cosa de mujeres y no de hombres. Asociaciones que persistente en el subconsciente de algunos hombres que fueron educados en el convencimiento de que la mujer era la causa de sus males.

    En algunas sociedades pueblerinas y atrasadas, aún se cree que el hombre es el que ha de alimentar a la mujer, que es su responsabilidad, y está mal visto el trabajo ajeno remunerado, ello ocasiona que el varón se crea no ya mantenedor de ella sino amo de ella, de su propiedad. Lo que convierte a la mujer, por matrimonio, en esclava de su marido, “para lo bueno y para lo malo” dice el sacerdote. Y el cura debería decir: “cuida de esta mujer como si fuera tu madre y si no te conviene déjala pero no la mates a disgustos”. Ahora se lleva el matrimonio civil más que por la iglesia. La sociedad cambia, el matrimonio no es garantía ni de felicidad, seguridad ni perdurabilidad. Muchas mujeres son asesinadas por sus maridos, exmaridos o “compañeros”. Algunos separados no soportan que la mujer separada pueda rehacer su nueva vida sin tiranías o que encuentren un camino sin su amo-esposo-tirano.

    Quien pega a una mujer por lo general no es capaz de pegarle a un hombre. Son personas con complejos de inferioridad que no reconocerán nunca la superioridad de su cónyuge, son cobardes desde el momento en que son capaces de abusar de ellas una y otra vez. Por lo general luego lloran, piden perdón, se arrastran como una forma de sometimiento y echarles las culpas a ellas. Los celos son una forma de complejo de inferioridad. Temen ser menos que un rival, menos que el barro que sus zapatos pisan.  Ellos nunca tienen culpa de nada. Cuando no está la sangre de Diana por medio están los malos tratos psíquicos, que es otra forma de amargarles la vida con insultos que no pueden ser demostrados por una legislación obsoletas, burocrática y anquilosada que no se quiere poner al día. Los Juzgados de familia son insuficientes y acaban por se unas verdaderos basureros.

      Esta nueva definición: femenicidio, no servirá para nada, si la Justicia no actúa con dureza ejemplar, la Sociedad deja de ser hipócrita, y la igualdad surge de una vez por todas. Y esto que sucede en España es un grano de arena con lo que sucede en los países hispanoamericanos donde vemos, por las telenovelas, una sociedad aún más machista, desconsiderada con las mujeres, atrasada en el cristianismo, que cree que Dios dará, y que considera a la mujer como un objeto de decoración en la sociedad donde la belleza femenina está considera como el mayor de los poderes. Y qué pasa con la mujer no agraciada.

Este artículo tiene © del autor.

3004

Comentar este artículo

   © 2003- 2014 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 17

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 2651981 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 777 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0