Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL

Angel Sanz Goena

España



Crecimiento Espiritual: ser humano con el contacto de su alma y de su cuerpo en una permanente evolución. El amor, el instinto, la intuición, la percepción, estados que viven en él y que con ellos, unido a la razón, tiene la fortuna de poder desarrollar eficazmente las pruebas de su sendero terrenal-espiritual. Mucha complejidad, pero, a la vez, sencillez en su maduración. Lo importante es que cada uno de nosotros procure saber cual es su camino, ser consciente del significado de la vida. Todo lo que vive en su exterior es una referencia para su interior.  Y toda su fuente de conocimiento interior es la base para unas vivencias y experiencias externas.

La vida es una puerta abierta para acceder a todo lo que es posible realizar, sentir, aprender, conocer, vislumbrar, ......en definitiva,  vivir toda su trascendental existencia. La Creación quedaría nula si no hubiera vida para poder comprobar y admirar Su magnificencia. Todo está hecho para que el ser humano tenga la posibilidad y el privilegio de disfrutar con lo creado. Y en ese ciclo, está su propia evolución. La Creación es perfecta, Grande, en una continua metamorfosis de manifestación. Y el ser humano imperfecto, pero con la gracia de disfrutar en su proceso. El Hombre tiene que estar en constante aprendizaje, pero con el derecho a sentir la vida, demostrarse a sí mismo la grandeza y potencial que posee en su propio universo, el que abre su mente al Conocimiento Superior de la Naturaleza.

La importancia está en valorar cada planteamiento. No es preciso tener mucho sino aceptar lo que se tiene. Lo ideal sería que hubiera más igualdad entre los seres humanos, pero la vida no se ha hecho así, se ha hecho para que la Humanidad sea la responsable de sus propias decisiones, determinaciones, compromisos, implicaciones, en definitiva, de su propio crecimiento. Así, cada persona, nacida en cualquier lugar del mundo, tenga sus propias vivencias individuales: sepa ser rico, ser pobre, superar una enfermedad...

Parece una incongruencia, pero el experimento hombre va más allá de razonar que todo está dirigido por la Voluntad de un Ser Superior, cuando parte de su proceso está en su inherente voluntad, en su proceder.

Como pensar, asimismo, en la injusticia de personas que el destino los separa de sus familias rápidamente y otros que, en cambio, viven mucho tiempo. Quizás haya que reflexionar sobre la existencia: solamente una vida, más vidas, el destino, el libre albedrío, un cuerpo físico exclusivamente, cuerpo, mente y alma ...... ¿Qué es la vida y de dónde proviene su fuerza? ¿Qué hace el ser humano en ella? ¿Por qué ha venido? ¿Qué misión tiene la Naturaleza?

Con la información científica que tiene el ser humano, cuyos descubrimientos han acercado más el conocimiento de la andadura por esta Tierra, ¿no sería conveniente hacer más introspecciones personales e intentar averiguar el sentido que le mueve; las circunstancias que le hacen caminar de una u otra forma; los procesos que vive, según sus propias reacciones; sus complejos, tabúes, prejuicios .....?

La  aventura de la vida y de la muerte. Quizá el ser humano debería acercarse más espiritualmente a su búsqueda personal, a encontrar el verdadero significado de su peregrinaje universal. Y para eso, debe superar los miedos que le inmovilizan, comprobar la dignidad de la muerte, soportar las pruebas que le toca efectuar, aprender continuamente de su entorno, ser siempre él, vivir en una vida sencilla, sin complejos ni tabúes, sin justificaciones ni mentiras, con valor, riesgo e integridad; indagar la belleza que existe en su ser interno, y despertar espiritualmente a la llamada del amor y de la sabiduría; tener fe en la vida y en sí mismo, esperanza en su proceso, y la confianza en que haga lo que haga, siendo con dignidad y buena intención, será premiado; y todo aquello que haya podido ejecutar, y haga caso omiso de ello, será contrario a su evolución.

Debe aprender de los mensajes de la vida, de sus enseñanzas, y estar pendiente y despierto a cualquier situación que pueda ser una mirada de ella; ser libre y saber escoger aquello que entienda le corresponde, sin miedo ni temor a situaciones adversas u opiniones ajenas. Tiene todo a su favor, pero siempre y cuando se involucre y responsabilice de sus actos, acciones y actitudes, junto con sus pensamientos. Y, sobre todo, encontrar su equilibrio y armonía, y así caminar con la satisfacción de sus resultados. Es tan bella la vida, que merece la pena ser su alumno.


Loadas todas esas personas que ejercen su destino tal cual les corresponde, y adquieren su compromiso como hombres.

    Y allá donde el corazón sufre
    y la mente se encuentra dormida,
    es el lugar oscuro, inexplorado,
    del alma perdida.
    
    
    
    ANGEL SANZ GOENA
    
www.colordelalma.com

Este artículo tiene © del autor.

14788

Comentar este artículo

   © 2003- 2014 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 2564477 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 1004 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0