Portada del sitio > LITERATURA > Relatos > Un toque de locura
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Un toque de locura

Rubén Patrizi

Venezuela



Un toque de locura

Va caminando, lleva un buen paso, muestra las pantorrillas
esmirriadas largas y flacas, falta de carne.
Cubriendo el cuerpo lleva una bata gris, está curtida y arrugada,manchada de grasa y sucia de tierra. Porta amarrada sobre el brazo,una mochila, dentro de una bolsa que parece llevar una muda de ropa,que se deja ver curtida igual a la que lleva.
Su andar en con un vaivén hacia los lados, como de borracho, como de barca que se bambolea con la marea. Mueve muchos los brazos, los hombros y va caminando feliz de la vida, cantando y riendo. Ora pone cara seria, ora sonríe, mira hacia los lados, se fija en todas las cosas que le llaman la atención y que parecen atravesársele en su
paso. Algunas las señala alzando la mano y mostrándola con los dedos huesudos y largos. De nuevo ríe, muestra unos dientes amarillos y roídos, continua riendo y caminando mostrando una sonrisa sin brillo, fría, inexpresiva, como de niño autista ido dentro de si, o como la de un animalito enjaulado.
Miro sus ojos y no se ve ninguna chispa en ellos, parece tener una gran univocidad con los animales. Le habla a las piedras, a los obstáculos, a las cercas, a los postes, los regaña, los interpela, pelea con ellos, es un niño que señala a un lado con gran atención y con gran algarabía y luego a otro sitio, y en un instante pierde el interés. Gesticula de nuevo para ella misma, otra vez sus dientes y
hace una mueca, parece la de un bostezo de gato.

Le cubre la cabeza una gorra azul y por debajo de ella cae una mata de pelo, es como un moño rojizo y pegado que le cubre hasta la nuca.
Su piel está toda curtida.
Se atraviesa en la vía y hace frenar a los automovilistas que pasan raudos por la vía, camina por ella como un autómata, andando sin ton ni son.
Le calculo cerca de cuarenta años y un gran trastorno mental.
Ve una botella verde de refresco ubicada cerca de una alcantarilla y corre hacia ella y de un envión, bebe su contenido.
Parece que lleva sed, se ríe, es todo un toque de locura; acaba el contenido de la botella.
Pienso en su trastorno, y me pregunto.
¿Será una madre que ha perdido a sus hijos pequeños y el desespero por la desgracia le ha dejado en ese estado?
¿Será que un hombre, compañero de su vida la ha dejado por otra, después de golpearla y vejarla?
¿Será que fue abandonada a su suerte, por sus hijos, por su familia. Quizás nació así, lucubrar sobre su perturbación y sobre tantas atribulaciones por la que una persona pueda pasar y desde esta manera cambiar hacia el otro lado; hacia el desespero y la locura.
Donde la mente pierde su sustancia y el vagar en blanco la
consustancia con un animal.
El no poder soportar el cambio de un mundo que evoluciona y va dejando atrás a las personas que no puedan montarse en su tren.
La pobreza, el hambre, las drogas, el alcohol, la vida miserable, la falta de oportunidades.
¿Cómo será su vida interior, sus pensamientos e ideas, tendrá algunas?
¿Será como un animalito, como un perro adulador y cariñoso, o como
una fiera que descansa en la sombra esperando el momento de atacar de herir de matar.
Logro pasarla y ponerme frente de ella debajo de su bata gris, lleva otras ropas, un gran short que le llega hasta las rodillas, una blusa naranja, que contrasta con su amplia bata gris, que usa como un sobretodo y que la cubre en las noches en la intemperie. Lleva unos zapatos de tenis muy grande para sus pies, a veces en vez de caminar parece chapotear como un pato, o como los payasos de circo; por eso
el bamboleo hacia los lados.
Ahora logro estar muy cerca y ver su rostro.
No es ella, es él.

Este artículo tiene © del autor.

364

Comentar este artículo

   © 2003- 2020 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3852018 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 266 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0