Portada del sitio > LITERATURA > Crítica Literaria > Tras los pasos de Juan Goytisolo por los "Campos de Níjar"-II
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Tras los pasos de Juan Goytisolo por los "Campos de Níjar"-II

Un ensayo sobre el libro neorrealista "Campos de Níjar".

Ramón Fernández Palmeral

España



Tras los pasos de Juan Goytisolo por los "Campos de Níjar"-II

      2.- BREVE BIOGRAFÍA DE JUAN GOYTISOLO.

     Juan Goytisolo Gay nació en Barcelona, barrio residencial de la Bonanova, el 5 de enero 1931, hijo de una familia burguesa catalana: don José María Goytisolo y de doña Julia Gay Vives, dama oriunda de l'Empordà (Girona) pero de ascendencia francesa. Los antecedentes más cercanos de la familia Goytisolo la vemos en una biografía de su hermano José Agustín, donde nos dice que se remontan al bisabuelo nacido en Lequeitio (Vizcaya) en 1812 y que, muy joven aún, se fue a hacer las américas, a Cuba, donde amasó una gran fortuna con antecedentes de esclavista, según cuenta también el propio Juan Goytisolo en Coto vedado, era dueño del ingenio San Agustín en Cruces, cerca de Cienfuegos. De regreso a Cataluña adquirió varios inmuebles en una zona señorial y hasta se hizo construir una mansión en la entonces solitaria plaza de Cataluña.

    Buena parte de su patrimonio lo heredó su hijo Antonio, abuelo de los escritores, el cual compró un palacete morisco en la Ciudad Condal, donde vivía holgadamente tanto de sus rentas como de las de su esposa Catalina Taltavull, heredera a su vez de una enorme fortuna derivada de negocios familiares en la isla de Menorca. De este matrimonio nacieron cinco varones y cinco mujeres. El hijo mayor, don José María Goytisolo se casó en 1918 con doña Julia Gay Vives, una bella joven de la burguesía liberal ilustrada y bien pensante, mujer culta que hablada varios idiomas, tocaba el piano e incluso llegó a escribir poesía. Ella transmitiría esa vena literaria y artística a sus hijos: José Agustín, Luis y Juan, escritores en el futuro. En el palacete nacería Antonio, que moriría adolescente y Marta. Luego la familia se trasladaría a un caserón de la Vía Augusta, en el que nacieron José Agustín y Juan. En 1935 nace el más pequeño, Luis, en una casa de estilo francés que la familia acababa de adquirir en la parte alta de la ciudad.

    Durante todos estos años, los Goytisolo disfrutaron de una confortable vida burguesa, cuya placidez quedó bruscamente truncada por el estallido de la guerra vivil en julio de 1936. Se tuvieron que refugiar primero en una finca que la familia tenía en el Maresme y después en una masía de Viladrau, pueblo montañés cercano al Montseny donde los hermanos vivirían un forzoso y largo período vacacional impuesto por la guerra. Una guerra que trajo la desgracia a la familia, ya que doña Julia Gay en una de sus idas a Barcelona fue alcanzada por una bomba de la aviación franquista en marzo de 1938 en el Paseo de Gracia-Gran Vía, murió en el acto, brutal crimen que marcaría, evidentemente, un antes y un después en las vidas de la familia.

    En 1948 Juan entró en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona. En 1952 abandonó sus estudios de leyes y realizó su primer viaje a París. En 1956 fue arrestado por razones políticas. Se había hecho comunista. En septiembre de 1956, después de terminar el servicio militar, estableció su residencia en París, donde trabajó como asesor literario en Gallimard, se casa con Monique Langer. Monique era una gran amiga de Jean Genet, personaje de notable influencia en Juan Goytisolo. En 1957 viaja el matrimonio a Almería. Eran muy amigos de la filósofa Simone de Beauvoir. Entre 1969 y 1975 fue profesor de literatura en universidades de California, Boston y Nueva York, actividad que no ha abandonado a lo largo de su vida. Es uno de los más importantes escritores contemporáneos en lengua castellana, y más controvertidos por estar al lado de los más débiles.

    Obtuvo en 1985 el Premio Europalia de la Comunidad Europea por el conjunto de sus obras. En 1993 le fue otorgado el Premio Nelly-Sachs de la ciudad de Dortmund por su dedicación al diálogo entre culturas. En 1994 gana la 10ª edición del premio francés Méditerranée por Cuaderno de Sarajevo. En 1997 obtiene el Gran Premio Proartes de Narrativa Iberoamericana por Reconocimiento. En 2002 obtiene el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo (México). Coto vedado (1985) y En los reinos de Taifa (1986) son sus libros de memorias. En el 2004 gana el Premio Juan Rulfo.

    Sus beligerancias de ideas le han declarado persona non grata en varias ocasiones. Ha declarado que: «Lo que ocurre en El Ejido es la esclavitud de los subsaharianos y magrebíes que están allí en unas condiciones exactamente como vivían los esclavos en las plantaciones de azúcar en el siglo XIX. No hay mejor definición. Y por haberlo dicho me declararon persona non grata. Ya me ha ocurrido dos veces en mi vida: cuando escribí Campos de Níjar me declararon persona non grata, luego el gobierno socialista -con muy poca ilusión por mi parte- me declaró Hijo Adoptivo de Níjar y, al cabo de unos años me volvieron a declarar persona non grata. Debo decir que cuando me dan una medalla o un honor dudo de mi mismo y cuando me declaran persona non grata sé que tengo razón». (Actualidad, marzo 2004, nº 7).

    En el 2005 la Almería de Campos de Níjar ya no es aquel territorio de emigración, de miserias y de pobrezas con el monocultivo de los nopales o chumbera de tunas, y el trigo y la cebada, de tochas de esparto y la barrilla para hacer jabón, de la amarga tuera del desierto de Tabernas o de la zajareña para curar dolores de barriga y entuertos. De los aljibes romanos al borde de las vías pecuarias o del ganado trashumante que venía desde sierra Alhamilla y Gádor en invierno. Ahora es una comarca rica en horticultura y turismo, rica en recursos naturales y paisajísticos, un turismo florenciente en todoa su costa y primordialmente de Roquetas de Mar y Aguadulce, que ha sabido mantener sus costas vírgenes hasta ahora, y no sabemos por cuanto tiempo más, a pesar de los grupos empresariales del sector de la construcción que ejercen presión para urbanizarlo todo, por ello, los amigos del Parque Natural del Cabo de Gata ejercen férrea vigilancia para denunciar todas y cada una de las ingerencias de esta zona, que es terriblemente sensible a las alteraciones foráneas, un paisaje profanado por apartamento como vemos ya en la Isleta del Moro o San José.

 Continuará con: 3.- DE ALMERÍA A RODALQUILAR

Este artículo tiene © del autor.

4005

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 19

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3654753 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 427 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0