Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > Los sueños de la Maga blanca
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Los sueños de la Maga blanca

Cristina Valle

Argentina



¿Si les digo  que hace un tiempo
me he vuelto fetichista y devota?
¿Si les cuento que compre una ruda
y la puse del lado derecho de la nube más baja?
¿Si les digo que  aprendí un mantra poderoso que saca de mi corazón  la energía de una flama verde?
¿Si les cuento que ahora adoro imágenes, soy fiel a ciertas señales, rezo los misterios del rosario, voy a misa, acepto las pruebas, aparto la espina de la duda, creo en los milagros, soy dócil a la gracia divina y vivo en la esperanza?
¿Si les cuento que colgué, arriba de mi cama, un enorme atrapador de sueños, de enmarañada red y plumas blancas, que se encarga de bajarlos hasta mi alma para hacerlos realidad?
¿Si les cuento que me recluiré en el azul para meditar sobre el espíritu?
¿Si les digo que hace tiempo... Me he vuelto devota?
¡Si, créanme, si les cuento
que esta fé en Dios me da la paz!
Imágenes del naufragio.
Destino final.
Miles de imágenes desfilaron como instantáneas diapositivas por los senderos oscuros de su pensamiento mientras un sabor amargo trepaba en su garganta.
Detrás de cada una de esas imágenes se agazaparon los enigmas que lo volvieron infinito entonces los vaivenes del viento transformaron al río en un mar violento de espumas, mientras feroces vórtices abrían sus enormes bocas para tragárselo.
Un pedazo de madera que había formado parte del mástil se derretía bajo el calor de sus manos y las  noctilucas empezaron a festejar el naufragio.
Supo del sabor dulce de lo que se termina,  por sus lagrimas, ya la muerte le zumbaba enloquecida, le quemaba los ojos, le desolaba la mirada. Bajó los párpados. Las filosas  cuchillas de la lluvia laceraban su piel.
En el punto álgido de la desesperanza revaloró su existencia y la existencia de los pájaros. No se dio por vencido.
Sin resignarse luchó, volvió a respirar el aire enrarecido de la noche, se inmortalizó el instante. Supo que no moriría.
En el asfixiante calor de su buhardilla, el artista arrastró su mano sucia hacia su cara.
Secó su sudor. Hacía más de un año había abandonado su bohemia, escondiéndola entre los pliegues de los trapos que limpiaban sus dedos.
Tomo asiento y contempló la majestuosidad de su obra.
Con liviana pincelada cubrió al personaje como un padre cubre a su niño sin percibir que algo se clavaba en el centro de su pecho.
La barrica pintada saltó de la tela como una daga de acero para incrustársele directo en el corazón. Así murió el artista, tendido sobre una tela. En otra dimensión, alguien que estuvo a punto de ahogarse, empezaba a ser libre.

Este artículo tiene © del autor.

500

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 18

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3311931 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 767 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0