Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > Violencia en Argentina (XXXII): Una condena no parece suficiente
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Violencia en Argentina (XXXII): Una condena no parece suficiente

Carlos O. Antognazzi

Argentina



Las declaraciones del Gobierno de Irán ejemplifican el gusto brutal por la barbarie y la animosidad totalitaria. El deseo de «borrar del mapa a Israel», proferido ante 4000 estudiantes, suponen una intencionalidad que va más allá de las palabras. Sabemos que amparándose en ciertos preceptos del Corán muchos musulmanes alimentan un fanatismo suicida, y que la gran mayoría son personas jóvenes, con actitudes más teocráticas que racionales. Las palabras de Mahmud Ahmadinejad revisten entonces un riesgo enorme, porque se trata, además, de quien preside el país.

Violencia en Argentina (XXXII):

Una condena no parece suficiente

Las declaraciones del Gobierno de Irán ejemplifican el gusto brutal por la barbarie y la animosidad totalitaria. El deseo de «borrar del mapa a Israel», proferido ante 4000 estudiantes, suponen una intencionalidad que va más allá de las palabras. Sabemos que amparándose en ciertos preceptos del Corán muchos musulmanes alimentan un fanatismo suicida, y que la gran mayoría son personas jóvenes, con actitudes más teocráticas que racionales. Las palabras de Mahmud Ahmadinejad revisten entonces un riesgo enorme, porque se trata, además, de quien preside el país.

Palabras y actos

El Ayatollah Khomeini, “reemplazante” del Shá de Irán, fue quien primero habló de «borrar del mapa» a los judíos y quien sentenció a muerte al escritor Salman Rushdie por haber “blasfemado” contra Mahoma en su novela Los versos satánicos. La fatwa fue amplia: serían castigados quienes leían el libro y también quienes lo publicaban. Fue tan atemorizante que para publicar la novela en España se reunieron 17 editoriales, de manera de diluir la posibilidad de un atentado; los 17 nombres, incluso, no están ubicados verticalmente, lo que podría hacer sospechar una cierta jerarquía, sino en forma circular, como un abanico. Este dibujo garantizó la equiparación de las casas editoras y dificultó, para los musulmanes fanáticos, encontrar una editorial responsable.

Durante años Rushdie tuvo que ser protegido por Scotland Yard. Actualmente reside en Estados Unidos. Y aunque la fatwa fue desestimada hace poco, pesa la posibilidad de que algún exaltado lo desconozca y atente contra el escritor. Seguramente no sería recriminado por la cúpula iraní ni por muchos musulmanes intransigentes.

La investigación sobre los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA en Argentina apuntaron a Irán, con la anuencia y/o logística necesaria de su embajada en Buenos Aires. Aunque esto no se ha demostrado fehacientemente, la poca colaboración del gobierno de Irán en el caso despiertan la suspicacia.

Días después del exabrupto, Irán procuró disminuir el tono manifestando que no usará la fuerza contra ningún país ni amenazará con hacerlo, adecuándose al compromiso que asumió al ingresar a la ONU. Sin embargo, ¿no fue una amenaza lo que profirió Ahmadinejad? Es llamativo que el cambio de discurso ocurra luego de las críticas mundiales, y después, además, de que el gobierno iraní avaló los dichos de Ahmadinejad casi como una cuestión de principios. No obstante, tampoco hubo un cambio de discurso stricto sensu: Ahmadinejad advirtió a los países árabes que deberán enfrentar «a la comunidad del Islam» si reconocen al Estado de Israel, y que «en el mundo islámico nadie tiene derecho a reconocer a ese falso régimen» (cfr. La Nación, 31/10/05, p. 03). Por su parte el líder espiritual iraní, Alí Khamenei, sostuvo que «es la resistencia en Palestina la que, sin duda alguna, hará caer el régimen sionista» de Israel. La tensión que comienza con las palabras suele terminar en los actos.

Dime como vistes

El tema del fanatismo impregna muchas facetas. En el deporte, por ejemplo, la indumentaria que utilizan los deportistas musulmanes debe ser aprobada por estrictas reglas. En La Nación Deportiva del 26/10/05 (p. 06 y 07) hay algunos datos interesantes: en el Mundial de París de 2003 la velocista afgana Lima Azizi tuvo que correr las series de los cien metros llanos con pantalón de gimnasia y remera, en clara desventaja con los demás competidores. La india Sania Mirza decidió jugar al tenis con minifaldas, como las demás tenistas, enseñando sus piernas al público (musulmán y cristiano), y fue criticada. El jugador de fútbol Ali Karami, de Bayern Munich, no puede jugar en la selección de Irán por no cortarse el cabello (curioso, pero cuando Daniel Passarella fue DT de la selección argentina estableció una directiva similar).

Si bien es cierto que la creencia religiosa puede modificar una conducta, como quedó demostrado en las Olimpíadas de 1924 en París, según consignó esa maravilla que es Carrozas de fuego, no es menos cierto que los deportistas deben llegar en igualdad de condiciones para poder tener una chance. Cada día la indumentaria es más fundamental, máxime cuando milésimas de segundo constituyen la diferencia entre ganar o perder. Más allá de la apariencia y los criterios religiosos, la discusión entre presencia y talento es bizantina. Hay ejemplos insoslayables que demuestran que la vestimenta, elegida con libertad, es una manifestación de la personalidad que no tiene relación, necesariamente, con el talento. En Google, por ejemplo, como en general ocurre con los científicos de Microsoft o los del MIT, los trabajadores concurren en vaqueros, zapatillas y remeras. Lo que importa es el trabajo que realizan en el laboratorio, y para poder rendir más es fundamental sentirse cómodos. La comodidad no atenta contra la creencia religiosa de cada científico.

Francia también ha entrado en la polémica por el uso del chador en las escuelas públicas. ¿Es viable su prohibición? ¿Hasta dónde una cultura sigue siendo autónoma cuando se inserta en otro ámbito? ¿Dónde comienza y termina el multiculturalismo?

Silencios venales

En ciertos contextos el silencio musulmán suele retumbar como un aullido (cfr. Controversias de la era posmoderna. Castellanos, 12/08/05). Ante el exabrupto del gobierno iraní no hubo manifestaciones críticas del mundo musulmán, sino de un occidente cada vez más preocupado y desconcertado. ¿Ha manifestado algo, por ejemplo, el Imán Mahmud Husain, residente en Buenos Aires, quien el 01º/08/05 criticó en una carta de lectores publicada en La Nación las notas “xenófobas” de Oriana Fallaci? La cúpula del Islam no se ha manifestado contraria a las palabras de Ahmadinejad, y eso supone un aval.

Quizá Israel se equivoque al solicitar que Irán sea expulsado de la ONU, pero al mismo tiempo no deja de ser una petición lógica: si Irán no acata el estatuto de la ONU referido a la pertenencia a la institución, no puede seguir perteneciendo. Una reprimenda no parece suficiente, pues se tiene la sensación de que no sirve. ¿Cómo hacer comprender al fanático que existe otra posibilidad, como la concordia, y que eso no desmerece la creencia religiosa sino que, por el contrario, puede reafirmarla? La preocupación de occidente se vislumbra en la cautela con que se tomó la petición de Israel: intentar expulsar a Irán de la ONU puede volver en contra a los demás países musulmanes, y complicar las cosas.

No es la primera vez que la ONU demuestra su incompetencia para resolver problemas. No puede hacerlo no por falta de voluntad, si bien la corrupción también ha entrado en ella, sino por falta de poder. La competencia de la ONU es sólo virtual, para mantener las formas, pero no puede oponerse a los poderosos con probabilidades ciertas de conseguir algo. Cuando Estados Unidos solicitó su apoyo para iniciar la Guerra del Golfo, en 1991, la ONU lo otorgó y Estados Unidos consiguió, así, el visto bueno del resto del mundo. Cuando volvió a solicitarlo contra Saddan Hussein no tuvo apoyo, y entonces dio lugar a la fuerza: invadió Irak sin el aval de la ONU, demostrando que la institución sólo reviste un papel nominal, y que en el mundo, como siempre, manda el poder y no la razón. Dicho en otras palabras: en general acatan las directivas de la ONU los países más pobres, no los más ricos. Salvo cuando los países ricos se pueden ver afectados.

Las palabras oficiales de Irán, refiriéndose a la Carta de la ONU, pueden tomarse con reserva. Podrían interpretarse con ironía, incluso, a la luz del proceder de Estados Unidos. Pero, independientemente de esto, es indudable que el silencio del mundo árabe supone, al menos, una duda riesgosa: la de que quizá Irán tenga razón en querer “borrar del mapa” a Israel. ¿No terminarían de esa manera los “problemas” árabes? Jerusalén podría ser recuperada por los musulmanes y el mundo apelaría a un tácito pacto de silencio para “olvidar” el desatino. ¿Acaso no fue lo que el mundo hizo con el pueblo armenio? ¿No acostumbra el mundo a mirar hacia otro lado cuando ciertas visiones no convienen o perturban el estado de bienestar? ¿Qué ha ocurrido con tantos países de África? ¿La Francia de la libertad, igualdad y fraternidad no fue colonialista en Argelia?

En medio de verdades parciales e informaciones sesgadas, la posibilidad de que Irán alcance en sólo seis meses, como asegura Israel, la tecnología necesaria para construir una bomba atómica, hace temer una impredecible escalada de violencia. ¿En qué manos estaría ese poder de destrucción? Si es cierto que Irán desea la energía atómica con finalidad pacífica, ¿por qué insertar la violencia de la amenaza en un contexto ya de por sí tenso? Es cierto que en Irak no había armas de destrucción masiva, pero eso no puede tomarse como generalidad. Sabemos que Irak contó con el apoyo indiscutido de Estados Unidos cuando estuvo en guerra contra Irán. Quizá ha llegado el momento del desquite por parte de Irán. Pero occidente es algo más que Estados Unidos, y llegado el caso de un conflicto mayor, the world is not enough.

© Carlos O. Antognazzi.

Escritor.

Santo Tomé, octubre de 2005.

Publicado en el diario “Castellanos” (Rafaela, Santa Fe, República Argentina) el 04/11/2005. Copyright: Carlos O. Antognazzi, 2005.

Este artículo tiene © del autor.

432

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 30

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3315576 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 761 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0