Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > Miguel de Nostradamus - Muerte de Adriana
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Miguel de Nostradamus - Muerte de Adriana

Carmen María Camacho Adarve



MUERTE
DE
ADRIANA

Lo que me decidió a viajar fue la muerte de mi esposa Adriana. Junto con la de mi segundo hijo, de muy corta edad.
Se que los éxitos que había cosechado me proporcionaron fama suficiente, como para quedarme en Montpellier ejerciendo la medicina, ventajoso y preoperó oficio de mis abuelos, aunque en esa ciudad, dos de cada tres personas son médicos, sanadores, o curanderos.

Tomé el camino y durante más de ocho años viajé; por Francia e Italia: Florencia, Turín, Venecia, Ferrara. Aprendiendo, leyendo, observándolo todo.

Una mañana en la que yo, transitaba, por un camino muy polvoriento cercano Génova, vi que se acercaban dos franciscanos, uno viejo y otro joven. El que era joven se llamaba Felice Paretti, había trabajado de porquero. Me arrodillé ante el, y dije: “Me postro a los pies de su Santidad”. El fraile se quedó muy sorprendido, extrañado, y se sonrojó. Muchos años después comprendería mi vaticinio cuando fue proclamado Papa con el nombre de Sixto V.

Luego cuando se propagó la peste del carbón, (llamada así), por que los cadáveres se ennegrecían de manera horripilante. Compuse una medicina que salvó de la muerte a los que pudieron tomarla. No me preocupa ni tengo inconveniente en daros la formula: Se mezcla resina de ciprés, iris de Florencia, ámbar gris, y 300 pétalos de rosa rosada. Poniendo a cocer todos los ingredientes, en esa hora oscura e incierta, que media entre la noche y el amanecer. Espacio de tiempo que mi bisabuelo judío llamaba el ala de cuervo.

La fuerza de la naturaleza cuando se desata nos envía todos los males, y a la vez, como una madre buena, ella nos da los remedios, sólo hay que saber escucharla, conocer los compuestos que nos ofrece y colaborar con ella. Mi remedio dio buen resultado y por donde corría el contagio, en Lyón y otras ciudades pedían mi medicina. Aprendí muchas cosas en mis viajes.

Y, solamente me queda que añadir. El conocimiento está repartido por el mundo. El que lo recorre puede cosecharlo, relacionando todas las cosas, desechando las falsas noticias y quedándose solo con las buenas.

Este artículo tiene © del autor.

715

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 14

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3645263 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 480 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0