Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > Miguel de Nostradamus - Catalina de Médicis
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Miguel de Nostradamus - Catalina de Médicis

Carmen María Camacho Adarve

España



CATALINA DE MÉDICIS (Nostradamus)

La reina, Catalina de Médicis. Fue una mujer peculiar, ya que mando matar al ejecutor, salvando al mensajero.

- ¿De que os hablo?

Pensareis que son desvaríos de un loco.

No. Y me explico: Catalina había leído mis centurias. Era muy aficionada a los arúspices y adivinos. Conocedora de mi fama, me invito a la corte.

Aquel, fue un viaje muy largo, trabajoso, y lo pase mal puesto que yo tenía 53 años, vamos que era un viejo para mi tiempo. Aunque a pesar de todo valió la pena hacer el viaje por el favor y la gran consideración que recibí en Paris.

La reina estaba muy preocupada, ya que el astrólogo Luca Guárico les había pronosticado que el rey, Enrique II, esposo de Catalina, podía recibir una grave herida en un ojo a la edad de 41 años. Incluso se atrevió a decir que el peligro se produciría en singular combate, y en campo cerrado.

En una de mis centurias, yo había escrito: “El león joven al viejo superara. Su campo bélico por singular duelo, en casco de oro los ojos perforara, dos heridas, y una será para morir muerte cruel”. En esa época Francia estaba en paz y no había peligro alguno de combate para el rey. Con un monarca enemigo y se olvidaron de la profecía.

Cuatro años después, el rey Enrique II, Caso a su hija Isabel. Cuando se preparaban las celebraciones de boda. Organizaron un trofeo de caballeros. El rey, por supuesto, voluntariamente quiso participar. Se había olvidado completamente de todas las advertencias, o quizás las despreciase. Se obstino en romper una lanza con el jefe de su guardia escocesa, el joven y apuesto Gabriel de Montgomery. ¡Día aciago¡ Las lanzas se quebraron sobre los escudos, una astilla de madera se coló por la mirilla del yelmo dorado del rey. Se clavo en su ojo hasta llegar al cerebro. Durante doce días estuvo el rey, agonizando victima de atroces dolores. Y murió.

Me contaron que Gabriel Montgomery exclamo: “Maldito sea el adivino que predijo tan bien tanto mal”. No puedo deciros que habrá de verdad en este relato. Si es verdad que el rey otorgo su perdón a Montgomery poco antes de morir.

Catalina, la reina era una mujer de muchos rencores. También en mi libro profeticé que el escocés moriría de una muerte violenta.

Su majestad la reina, Catalina de Médicis, mando decapitar a Montgomery cuando ya habían transcurrido 18 años de la muerte de su regio esposo.

Ya veis, por que al principio de esta narración os dije, que la reina mato al ejecutor, y sin embargo perdono al mensajero. A mí.

Este artículo tiene © del autor.

3268

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3333127 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 609 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0