Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > Violencia en Argentina (XXXV): Bajo el signo del Avestruz
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Violencia en Argentina (XXXV): Bajo el signo del Avestruz

Carlos O. Antognazzi

Argentina



El Mercosur hace agua y los salvavidas se demoran por falta de voluntad política y ordenamiento. Si hubo concordia en las últimas semanas fue sólo para mostrar una mejor fachada en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, no porque se hayan solucionado los problemas de fondo. El consenso entre los países que lo integran dista de ser una realidad.

Violencia en Argentina (XXXV):

Bajo el signo del Avestruz

El Mercosur hace agua y los salvavidas se demoran por falta de voluntad política y ordenamiento. Si hubo concordia en las últimas semanas fue sólo para mostrar una mejor fachada en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, no porque se hayan solucionado los problemas de fondo. El consenso entre los países que lo integran dista de ser una realidad. Paraguay, por ejemplo, utilizando su prerrogativa de país soberano, dio inmunidad a los soldados estadounidenses. La relación de conveniencia entre Paraguay y Estados Unidos no es nueva. La sobredimensionada embajada estadounidense en Asunción certifica que hay algo más que diplomáticos y vernissages entre sus muros. Estados Unidos necesita un punto de apoyo para monitorear Suramérica, y Paraguay le brinda una posición estratégica valiosa. Hacer la vista gorda ante ciertas irregularidades otorga sus beneficios... para ambas partes.

Uruguay firmó un tratado privado con Estados Unidos por inversiones. Brasil ha sido nuevamente elogiado por Bush en su reciente visita, luego de la desventurada Cumbre, que dejó un agridulce sabor a derrota, pues todo podía haber sido mejor si algunos discursos, como el Argentino, daban el ejemplo y alentaban un acuerdo.

México pidió integrar el Mercosur. Kirchner ni siquiera le respondió a Vicente Fox, olvidando que fue México, entre otros países, quien nos ayudó luego de la crisis de diciembre de 2001. Kirchner sugiere que no hay que allanarse a las presiones estadounidenses, como, dentro de su esquematismo mental, habría hecho México al avalar el ALCA. Pero Kirchner desdeña que con similar firmeza Fox rechazó otorgar la inmunidad a los marines de Estados Unidos. Argentina está más cerca del populismo trasnochado de Hugo Chávez que de países más serios, como México o Chile. Kirchner elige a sus aliados con una brújula caprichosa, de niño malcriado. Pero al costo de la irreverencia no lo salda él como Presidente, sino los demás argentinos.

Vaivenes, péndulos, oscilaciones

Las comparaciones suelen ser odiosas, pero ilustrativas. Con suerte, también formativas, pues con un poco de astucia y mediana inteligencia se podrían corregir los yerros.

A la hora de defender lo propio Brasil no ha hecho menos que la Argentina. Se negó a firmar a favor del ALCA, pues hay puntos oscuros que, ciertamente, deben revisarse para evitar el abuso. Pero lo cortés no quita lo valiente: Brasil ha sabido posicionarse mejor sin retroceder en su nacionalismo e interés. La diferencia radica en su política exterior, que es más coherente que la argentina y que ha sabido prescindir, a grandes rasgos, de la ideología de los gobiernos de turno. Además, hay un tono más cauto en Brasil, que se evidenció en la Cumbre de las Américas: mientras Kirchner fustigó gratuitamente a Bush con un discurso destinado al consumo argentino antes que para los mandatarios extranjeros, Lula Da Silva preparó el terreno y luego de la Cumbre hizo su agosto en Brasilia con Bush. Nadie le falta el respeto a Bush y se queda sentado esperando que todo siga como antes. Menos cuando se está reclamando un apoyo concreto de su Gobierno. Quizá ahora Kirchner lo aprenda. Es la primera regla no escrita de la diplomacia: con ciertos gobiernos uno puede disentir, pero nunca basurearlos.

Kirchner se debate entre Fidel Castro y Hugo Chávez, dos populistas mesiánicos que descreen de la democracia. La izquierda mal entendida de Kirchner, que es la de los utópicos años setenta, lo vuelve disonante y débil, prepotente y tragicómico. Su peculiar selección de lo importante lo hizo merecedor del mote de “Avestruz”, cuando eligió seguir de vacaciones y desentenderse del desastre de República Cromagnon mientras mandatarios extranjeros, incluyendo el Papa, enviaban sus mensajes de apoyo.

Defensas parciales

Luego del affaire del “pase” el Presidente defendió a Eduardo Lorenzo Borocotó diciendo que es una persona «absolutamente digna» (sic). Borocotó fue compañero de fórmula de Luis Patti, el ex comisario de la mano dura, para la gobernación de Buenos Aires, y asevera, siendo médico, que el SIDA se propaga por la homosexualidad «y otras perversiones de ese tipo» (sic). El Colegio de Médicos no le ha llamado la atención, pero Macri debería haber elegido mejor a su candidato a diputado. Del Gobierno ya se sabe qué esperar.

Borocotó es un impresentable que fue comprado con algo que Macri le negó: ser presidente de la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados, y un puesto para su hijo Alejandro. Kirchner es un demagogo que procura defender lo indefendible, al menos a la luz de la ética y el buen nombre. Cabe preguntarse cómo piensa pagar el costo político de esta defensa, que resulta además poco práctica (salvo para alentar al inescrupuloso jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que fue quien acordó las condiciones del pase). Kirchner aseguró no estar «en contra de que alguien pueda cambiar de posición, eso es la democracia. Basta de verticalismo cerrado», aclarando que «algunos creen que hay un patrón y que los otros son empleados. Yo lo que creo es que hay gente que piensa en hacer una Argentina diferente» (cfr. La Nación, 17/11/05, p. 09).

Es cierto: la democracia garantiza la libertad de opinión, y esa libertad supone, también, la posibilidad de cambio. Pero al defender con este argumento a Borocotó, Kirchner olvida que con el mismo argumento se puede defender a los 160.000 ciudadanos que votaron por Borocotó por ser opositor al Gobierno. Kirchner jerarquiza el espíritu democrático de un ciudadano (Borocotó) dejando de lado el de 160.000 ciudadanos. Democracia es gobierno del pueblo. ¿Qué son esos miles de argentinos burlados? ¿No les corresponden también las leyes de la democracia? Con sus palabras Kirchner asegura que el fin (acumular poder) justifica los medios (envilecerse). Es hora de que los que lo apoyan abran los ojos y observen estas conductas con el necesario espíritu crítico.

La pretendida «Argentina diferente» podrá lograrse sólo con el consenso de los ciudadanos, y para eso es fundamental, primero, volver a jerarquizar las instituciones. Los pilares de la democracia no son solamente la capacidad de movilidad y de cambio de pensamiento, sino instituciones fuertes, sanas e independientes. Si algo las enturbia la democracia se desdibuja, y la «Argentina diferente» seguirá siendo la que construimos desde hace décadas: una republiqueta con hijos y entenados, con diferencias groseras entre los que más tienen y los que nada poseen, con muertos por desnutrición que podrían salvarse con las toneladas de comida que se tiran diariamente y con demagogos y facinerosos enquistados en el poder en lugar de ciudadanos probos.

Así, cuando Kirchner elige defender a un tránsfuga, o se distancia de Estados Unidos cuando más necesita de Bush para pactar con el FMI, o reniega de México pero avala la entrada de Venezuela al Mercosur, está construyendo un camino dudoso, de final incierto.

Beneficios de la obsecuencia

El Gobernador Felipe Solá incorporó al piquetero Emilio Pérsico a su gobierno. Será asesor y cobrará alrededor de 4000 pesos mensuales. Pérsico “articulará” la relación entre el Gobierno y las “bases” populares. Es decir que el mismo Gobierno reconoce que hay distancia entre ciudadanía y gestión. Pero hay algo más preocupante: Pérsico es uno de los fundadores de Quebracho, el grupo que sólo enuncia el lenguaje de la violencia (cfr. Pablo Morosi, Solá suma un piquetero a su gobierno. La Nación, 19/11/05, p. 12).

No es el único piquetero que se beneficia por lealtad al régimen. Edgardo Depetri, del Frente Transversal Nacional y Popular, será diputado nacional, y Jorge Ceballos, de Barrios de Pié, es funcionario del Ministerio de Desarrollo Social desde el año pasado. Isaac “Yuyo” Rudnik es funcionario en la Cancillería y uno de los fundadores de Patria Libre (partido que responde a Barrios de Pie); fue el enviado del Gobierno de Kirchner a Bolivia cuando comenzó la convulsión con Evo Morales.

A estos señores los une el amor (al líder) y el espanto (a la democracia): Pérsico, D’Elía, Ceballos y Depetri movilizaron a sus huestes cuando el Gobierno ordenó el boicot contra la empresa Shell (cfr. Des Gobierno y doble discurso. Castellanos, 01º/04/05). Todos confluyen en una estructura de gran poder de persuasión, ya que son miles de personas que pueden cortar rutas u obstruir empresas según los deseos del Presidente. Una fuerza de choque cuyo código de honor no son las leyes de la democracia, sino el humor del Presidente.

En tanto, la mejor policía del mundo sigue alentando el delito en lugar de combatirlo, y el camionero Hugo Moyano da cátedra de macroeconomía al ministro Lavagna. Kirchner discrepa con la Iglesia por una crítica que la curia repite desde hace años, y cuyo origen es previo a esta gestión. Luego viaja a Venezuela en el peor momento para mendigarle a Chávez que compre bonos argentinos y así pagar la deuda externa. Lo seduce, además, con el fantasma del Mercosur. ¿Seguiremos culpando a gobiernos extranjeros de nuestros males?

© Carlos O. Antognazzi.

Escritor.

Santo Tomé, noviembre de 2005.

Publicado en el diario “Castellanos” (Rafaela, Santa Fe, República Argentina) el 25/11/2005. Copyright: Carlos O. Antognazzi, 2005.

Este artículo tiene © del autor.

505

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3312744 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 766 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0