Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > LA MOSCA PARLANTE
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA MOSCA PARLANTE

No soy capaz de matar una mosca

Ramón Fernández Palmeral

España



"Dedicado a las moscas del Mayarín".

UNA MAÑANA DE PEGAGOSO agosto cuando me disponía a beberme un vaso de agua, ¡carajo qué asco!, cayó una mosca dentro del vaso, e inmediatamente oí una voz que pedía auxilio: «Por favor, por favor, sacadme de aquí que me ahogo». Yo me quedé tan sorprendido por aquella clara y diminuta voz que puse cara de reloj despertador, miré incrédulo a mi alrededor buscando la procedencia de la débil y chillona voz. Aquella voz venía del interior del vaso y continuaba gritándome: «Por favor, sácame de aquí..., sí, te hablo a ti, maqueto -se dirigía a mí- sácame de aquí de una vez, no ves que me estoy ahogando, coño». Tomé mi lupa y la acerqué al interior del vaso,y dentro del agua vi a una mosca chapoteando que era quien me hablaba con tanto despotismo ilustrado. “Pero cómo es posible que una mosca hable”, exclamé son incredulidad.

La mosca aleteaba dentro del agua y con sus ojos de red me miraba como un gatillo chico desvalido en un callejón solitario, y le pregunté: “¿Eres tú quien me pide auxilio?”. Y la mosca cabreada, chorreando, sin poder aguantar ni un segundo más mientras se hundía como barco herido, seguía gritando: “Sácame de una puñetera vez y después te lo explicaré todo, te lo juro por San Jordi”. Haciéndole caso y bajo el más severo y grande asombro, la saqué del agua con ayuda de una cucharilla de café de plata y la puse con cuidado y cariño sobre la encimera limpia de mi cocina, cerca o mejor diría bajo un rayo de sol mañanero que le calentara y secara. “Bueno ya estás a salvo, explícame ahora, mosca, cómo es que hablas y encima catalán”. Y ella, empezó a alisarse las alas y las ocho patas y a desprenderse de la humedad: “Mi nombre es Hida y hablo solamente cuando estoy en peligro de muerte, soy la única mosca que hablar catalán como consecuencia de haber estado tantos años entre humanos del Barça”.

La mosca se disponía a salir volando cuando le di un zarpazo y la atrapé de nuevo, la cogí en el hueco de mi mano buena para que no se fuera a marchar sin darme las gracias, y además me diera explicaciones satisfactorias ante su actitud de libertar condicional: “Mira, Hida, yo esto no me lo puedo creer, ni me lo quiero creer, creerán que estoy loco si alguien me ve hablando contigo, con una mosca y encima catalana, sólo contarlo se reirían de mí todos mis amigos europeos, además yo como ser humano tengo la obligación de matarte; sin embargo, ahora que sé que hablas catalán me das lástima y te voy a salvar por tu endemismo”.

Abrí mi mano con 17 dedos, pensé que una mosca más o menos en el aire europeo no iba a causar muchos perjuicios a la humanidad, y la escuché, y ella me suplicó con educación: “¿Cómo vas a matar a la única mosca que habla catalán en el mundo, serías la persona más nazi y salvaje del planeta”. Yo le contesté con sarcaso, “no sabes tú muy bien de lo que somos capaces de hacer los españoles”.

La mosca no confiaba en mí, se hizo un poquito la coja, la débil para que yo le tuviera lástima, se lamió sus alas y en cuanto pudo escapar la muy ingrata salió volando en zigzag independentista. La estuve buscando toda la mañana y muchas mañanas más sin dar con ella. Por ello, ahora cada vez que veo una mosca le pregunto “¿Eres tú Hida, la mosca que habla catalán? Pero como ninguna me contesta, desde entonces no soy capaz de matar una mosca, no, no, de verdad, no me atrevo a matar a ninguna mosca o abeja ni las mataré de aquí en adelante, no vaya a ser que sea Hida, mi querida mosca, mi extraña y maravillosa mosca que “parla catalá”.

Nota.- Los diálogos de la mosca han sido traducidos al castellano por un servidor que estudió catalán a la fuerza.

Este artículo tiene © del autor.

1413

12 Mensajes

  • > LA MOSCA PARLANTE 4 de diciembre de 2005 15:00, por Ricard Monforte Vidal

    Como catalanoparlante (lengua materna) me siento aludido por un texto más cercano al improperio y la xenofobia que a la libertad de expresión por la que luchamos contra el franquismo. Le recuerdo la prohibición del uso público del catalán en tiempos de la dictadura.

    Ésta es mi última colaboración en Mundo Cultural Hispano, mi ética me impide exponer mis textos junto a comentarios de esta índole, más en un foro cultural y solidario. Agradezco a Denis Roland y a César Rubio su confianza, cariño y amistad y el empeño en ofrecer un espacio cultural libre y, repito, solidario.

    Ricard Monforte i Vidal
    37671435B

    repondre message

    • > LA MOSCA PARLANTE 4 de diciembre de 2005 20:20

      Ruego me disculpe si he herido su sensibilidad. Creo que Mundo Cultural Hispano no es responsable de las opiniones de sus colaboradores. Uno de los logros de la democracia es la libertad de expresión.
      Ramón Fernández Palmeral

      repondre message

      • > LA MOSCA PARLANTE 5 de diciembre de 2005 01:43, por Ricard Monforte Vidal

        Si su texto tiene la posibilidad de "herir sensibilidades", es por el destrozo ortográfico y morfosintáctico perpetrado en él contra la venerable lengua castellana. Venza su enquistamiento y demuestre su amor a ella aplicándose en su conocimiento y uso correcto.

        Ricard Monforte i Vidal

        repondre message

        • > LA MOSCA PARLANTE 13 de diciembre de 2005 18:36

          Estoy de acuerdo en cuanto al destrozo de lenguaje; a mi también me sobresaltó el "pegagoso" y alguna que otra cosilla mas, pero también hay que valorar la gallardía de pedir disculpas a quien se pudiese sentir molesto.
          Tampoco hay que ser tan puntilloso, pues faltaría mas, con la cantidad de chistes y cosillas graciosas que se han escrito de la gente de Lepe, de los gitanos, de gallegos e incluso de catalanes, sin que necesariamente se tenga el ánimo de ofender a madie.

          repondre message

          • > LA MOSCA PARLANTE 13 de diciembre de 2005 20:51

            Este relato pertenece a lo que se podría llamar relato emotivo, que es aquel que trata de irritar al lector por medio de errores garrafales y evidentes alegorías un tanto incordiantes. Contiene ciertas particularidades innovadoras y riesgos que, lamentablemente, no han sido valorados o comprendidos por ciertos críticos o lingüistas de MCH. Me considero un escritor o artista provocador, y por ello este relato lo es, se escribió adrede para irritar y despertar la conciencia del lector, y ha provocado una avalancha de críticas, despropósitos e insultos hacia mi persona, la osadía siempre es rechazada. LA MOSCA PARLANTE fue como una trampa, una red tendida a los que se llaman críticos y ortodoxos del idioma. Es un relato que tiene faltas de ortografía a propósito como ese "pegagoso" del principio y liberado de comillas para no alertar, para enlazar con agosto por su similitud fónica (pegagoso y agosto), por ello escribí pegagoso y no pegajoso.
            Una mosca no tiene ocho patas, pero mi mosca sí las tiene porque yo quiero, se parece a un pulpo, es una mosca como el autor quiere que sea, grande y coja, casi salida del bestiario de Julio Cortázar.
            Mis manos tienen 17 dedos, porque representa a las 17 Autonomías, porque el narrador del relato representa a España, es España y no es Ramón Fernández Palmeral, esto parece que no lo ha visto nadie. Un relato en primera persona no ha de corresponder necesariamente con el autor.
            Cuando escribo maqueto por charnego, estoy evocando también al País Vasco, como otra mosca desagradecida. Matar dos pájaros de un tiro.
            Este relato trata de ser un juego de creación literaria, arriesgado y asumo toda la responsabilidad y pido disculpas a quienenes han sido heridos en su sensibilidad. Lo cual egoístamente es un favor para mi relato.
            Siento que MCH esté más por la pureza del idioma que por la creación libre y artística de las corrientes literarias. Que no vaya bien.

            repondre message

            • > LA MOSCA PARLANTE 14 de diciembre de 2005 08:51, por Ramón Fernández Palmeral

              Sigue del comentario anterior:
              Que no vaya bien el relato a los gustos predominantes o de algunos auto-proclamados censores es otro asunto distinto al hecho de crear para polemizar, porque el arte es polémica. Picasso tampoco gusta pero poco a poco no los vamos tragando, porque es arte innovador. La Literatura como una de las artes va de la mano de la pintura y de las corrientes estéticas del momento en que vivimos.
              HAGOSTO ES PAGAGOSTOSO. ¡Qué bien suena! Lo importante es innovar y renovarse. No anclarse en la asfixiante garra de la vida contidiana tradicional.
              Ramón Fernández Palmeral.

              repondre message

            • > LA MOSCA PARLANTE 14 de diciembre de 2005 12:00, por Diana Gioia

              Ramón, no voy a entrar más a polemizar ni con este comentario ni con el que acabas de enviar, y que acabo de ver, todavía sin validar, aunque tanto en éste como en el otro se alude directamente a mi persona, ya que en éste se habla de los lingüistas (sic) y en el otro se habla de censores aludiendo a que he expresado con honestidad mi parecer sobre la publicación de textos como el que nos ocupa. Si lo que pretendes decir es que no estamos a la altura de comprender la finalidad de tu texto, seguro que tienes razón. Personalmente no se la veo. Por mi profesión de profesora de filología en la universidad desde hace 28 años estoy acostumbrada a leer, desentrañar y buscar literaria y pragmalingüísticamente el valor de los textos, tal vez me faltaba leer uno como éste para avanzar en mi trayectoria profesional. En ese caso te lo agradezco. Pero te ruego que no le des más vueltas al tema, ya has dicho seguramente todo lo que tenías que decir. Nosotros también. No sigamos por la vía del ataque y derribo. Es suficiente para todos. Cada cual ha tenido la posibilidad de expresar su criterio y no haríamos más que repetirnos. Por mi parte he sido respetuosa contigo, tanto aquí como en los correos que te he escrito. Atentamente,

              Diana Gioia

              repondre message

              • > LA MOSCA PARLANTE 15 de diciembre de 2005 09:06, por Ramón Fernández Palmeral

                Diana, sin dos puntos que nos separen, no iba a contestar a este mensaje tuyo, de verdad, a estas alturas no lo esperaba, pero como el Benito de María Eugenia Caseiro, tengo tantos balazos en el cuerpo que el alma se me sale por los agujeros. Si te das por aludida lo comprendo, las palabras parecen las cosas aunque no sean las cosas, pero sinceramente no iba contigo. Sí es verdad que, por un instante inevitable y de la humana condición, pensé en ti, pero no debes incluirte en la semántica de la palabra lingüista, que no lengüista como pensé escribir en alusión a otras personas, pero me retrotraí para no polemizar más. Ramón Fernández Palmeral.

                repondre message

              • > LA MOSCA PARLANTE 15 de diciembre de 2005 12:37, por César Rubio Aracil

                Diana no va a polemizar con Ramón, y hace bien, puesto que una señora de su categoría no debe enzarzarse en las discusiones que Palmeral provoca, no sé si por divertirse o por protagonizar con su ego un debate falto de seriedad por su parte. Sin embargo yo, que no tengo ni mucho menos el prestigio literario de Diana, ni su calidad humana ni sus conocimientos, voy a permitirme un comentario al respecto.

                A Ramón, por lo que deduzco, lo que le interesa es figurar como sea, y, a falta de rigor, de los mínimos conocimientos gramaticales y de un estilo -literario y humano adecuado-, se escuda en el sofisma alegando que su "mosca parlante" tiene ocho patas porque a él le place que así sea. Pero en su relato no sugiere -ni por asomo- que se trate de un recurso literario. De ese modo, yo también podría meter la gamba y luego, con la desfachatez que a él le caracteriza, justificar con mentiras una actitud impropìa no de un escritor, sino de un mal aprendiz de las Letras.

                Asegura Ramón que lo que desea es despertar conciencias, sin percatarse de que la suya está dormida, y no precisamente por sestear. Porque si su sensiblidad fuese solamente la de un cardo borriquero -y que me perdonen los "Onopordum acanthium" por semejante comparación-, habría respetado el esfuerzo de quienes mantienen en MCH una actitud equilibrada. ¿A santo de qué nos viene Palmeral con triquiñuelas, cuando todos sabemos que tiene publicado en este foro un artículo sobre "cómo escribir relatos y novelas", con faltas sintácticas, mal puntuado y en algunos casos haciendo initeligible la lectura? ¿Nos toma por imbéciles? Si al menos lo hubiese titulado "Cómo escribo yo una novela".

                Para qué seguir. Prefiero concluir en este punto y dejar que Palmeral siga con su discurso.

                Augustus.

                repondre message

                • > LA MOSCA PARLANTE 15 de diciembre de 2005 16:46, por Ramón Fernández Palmeral

                  En (9) nueve meses que llevo en Mundo Cultural Hispano, un gran portal, he escrito y me han publicado (51) cincuenta y un artículos de todo tipo y temas en libertad, y, no sé qué ha pasado que, de pronto, desde hace un mes más o menos, soy objeto de atención desmesurada y de todo tipo de crítricas satíricas desde MCH, y que conste que yo no empecé. Esto debe tener una explicación psicológica que no logro entender ni comprender. Y no me gusta ir de víctima.
                  Ramon F.P.

                  repondre message

                  • > LA MOSCA PARLANTE 16 de diciembre de 2005 00:57, por Diana Gioia

                    Podríamos hacer una cosa, Ramón, se me ocurre que como estamos en invierno las moscas no están en su ambiente, tal vez sea ésa la explicación.
                    Me gusta pasar página si está ya más que leída y sabida y no nos aporta nueva información enriquecedora.
                    Por una mosca sería tonto que te plantaras en el medio centenar de artículos, ¿no?

                    Diana Gioia

                    repondre message

                    • > LA MOSCA PARLANTE 16 de diciembre de 2005 09:22, por Ramón Fernández Palmeral

                      Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,

                      pero me voy, desierto y sin arena:

                      adiós, amor, adiós hasta la muerte.

                      (2º terceto del soneto 19 de "El rayo que no cesa")
                      Miguel Hernández.

                      repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2017 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3448257 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 458 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0