Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > EL HOMBRE
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL HOMBRE

(De los Ültimos Días)

Adrián N. Escudero

ARGENTINA



EL HOMBRE(De los Últimos Días)

A Osvaldo Raúl Valli

Uno

Ahora, vamos en busca de un nuevo Nacimiento...

La casa no estaba sola.

El rumor de viento radiactivo penetraba los rincones y esquinas de sus muros. El polvo del descuido la había cubierto sin sorpresas de una blanca ancianidad...

Los muebles estaban quietos y sucios. La cámara del descanso estaba quieta también. Y la cámara de los aromas. Y a cámara de los mensajes y los libros. Y la cámara de los juegos e invenciones...

Todo estaba inmóvil. Más inmóvil que nunca, excepto por aquella silla de crujidos ancestrales.

De ahí que, la casa, no estuviera sola.

Dos

Había tibieza en su interior.

A pesar del viento gélido, rebuznante y mortal que forzaba invisibles aberturas, todo se mostraba invitante, acogedor...

Y si alguien hubiera penetrado de improviso en ella escapando de los copos de nieve y radiación que fantaseaban la atmósfera, los árboles y las piedras, habría deseado toparse con el aroma alegre y dulzón del tabaco quemándose como en un rito haitiano, en una tosca, dura, pero no menos importante pipa de madera. Como en los días verdes, verdes y azules...

Los días de los buenos tiempos. Del Paraíso terrenal.

Mas nadie entraría en la casa de tal modo.

Imposible.

Sin embargo, la casa no estaba sola.

Tres

Los ojos claros y serenos se abrieron.

Casi con tristeza y desesperación giraron hasta dar con el resplandor del amanecer.

Unas manos toscas, duras y torpes descorrieron la lluvia de hilachas amarillas que ocultaba el albor de la mañana. Y los ojos vieron que el mundo despertaba nuevamente gris en aquel día.

Después se cerraron.

Unas lágrimas casi reales empañaron -como antaño- el rostro tosco, duro y torpe como las manos. Afuera, la nieve y el soplo radiactivo que durante cien años azotaran al planeta, habían dejado un cielo plomizo, encapotado...

Las manos toscas, duras y torpes intentaron borrar, con una especie de orgullo, las fisgonas y pensantes líneas que cruzaban sin prisa la grotesca faz de aquel hombre.

Luego, los ojos se abrieron. Miraron el silencio de la casa pequeña y preñada de sombras al posarse con suavidad en los marcos de la ventana.

Allí se quedaron, mirando y esperando.

Esperando que un sol aguerrido y estrenado fundiera la piel del mundo, quemando las grises auroras que herían su desierto polvo.

Esperando que en los brazos cuarteados y avezados de los árboles, volvieran a desperezarse, junto a las flores, millones de hojas y de pétalos ardientes de luz y color.

Esperando que las crías animales irrumpieran de huellas los olvidados bosques de la Tierra.

Esperando que los laberintos tejidos de estrellas y luciérnagas campestres, bordaran los sueños de los hombres con mágicos poemas y cuentos aleccionadores.

Esperando que los días grises murieran germinando días verdes, verdes y azules. Como en los buenos tiempos... Los del Paraíso terrenal.

Después, morir...

Pero, si aquello era cierto, si en verdad se trataba del último hombre sobre la tierra, sus ojos se nublarían viendo días verdes, verdes y azules...

Alguien habría de entenderlo. Entonces, no se cansaría de esperar.

Alguien aflojaría la escarcha y las rocas que amurallaban los cielos en nubes grises.

Y lloraría.

Con libertad. Con alegría. Como sólo un fantasma o un robot , llamado Adán, pueden hacerlo.-

Texto ajustado a Julio 2005. Su versión original (1975) integró la primera edición de “Los Últimos Días” (Ediciones Colmegna S.A., Santa Fe-Argentina, mayo de 1977), págs. 43/45. Además, con el título de ADAN, integra el libro VISIONES EXTRAÑAS (Doctor de Mundos II) - Inédito - Santa Fe (2004-2005). Cuarto relato de la tetralogía "LOS ULTIMOS DÍAS", que M.C.H. fuera publicando.

P.-S.

Breviario curricular del autor: ADRIAN N. ESCUDERO - Nacido en SANTA FE (ARGENTINA) (1951) - Autor de los libros de cuentos éditos “LOS ULTIMOS DIAS” (Edito, 1977); “BREVE SINFONIA Y OTROS CUENTOS” (Edito, 1990) y “Doctor de Mundos I - EL SILLON DE LOS SUEÑOS” (2000), continuado en saga con “Doctor de Mundos II - VISIONES EXTRAÑAS” (Inédito, 2005) y “Doctor de Mundos III” - LOS ESPACIALES (en desarrollo); así como, entre otros, de los libros de cuentos inéditos “NOSTALGIAS DEL FUTURO” - Colección Fantástica (Inédito, 2004); “MUNDOS PARALELOS y Otros Cuentos para un Semáforo” - Colección de Realismo Mágico (Inédito, 2005); “EL EMPERADOR HA MUERTO y Otros relatos” (Colección La Abadía) (Inédito, 2005); “LA TORRE DE LOS SUEÑOS (O los Sueños de la Torre) - Colección Onírica (Inédito, 2005) y “DESDE EL UMBRAL - Terrores Cotidianos y de los otros” - Colección de Horror (en desarrollo); todo sobre relatos inscriptos bajo registro en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Ministerio de Justicia y Culto de la Nación). Domicilio particular: Obispo Gelabert 3073 - (3000) Santa Fe (Argentina) - Te.: (0342) 455-4811 - E.mails: anescudero@gigared.com y adrianesc@hotmail.com.-

Este artículo tiene © del autor.

358

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3371826 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 531 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0