Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > DESPUÉS DE LOS OJOS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

DESPUÉS DE LOS OJOS

Adrián N. Escudero



DESPUÉS DE LOS OJOS

A los que escriben...

Uno

Mientras las cabañas esperaban el amanecer, alguien, que había dejado una lámpara encendida, despertaba bruscamente...

Don Esteban Fuentes movió la cabeza con parsimonia, deslizó una mirada de satisfacción hacia los prístinos albores que se filtraban por la ventana, y reclinó sus espaldas contra el apoyo de su atávico sillón. Mas el gozo que experimentaba no partía, indudablemente, de la cómoda postura que lo llevara a estirar las piernas por debajo del vetusto pero noble escritorio de roble con ocho cajones, todavía cubierto por esa sábana tenue y grisácea -cual barba de olvido-, y a volcar en él sus puños -enormes, endurecidos y encallecidos por el esfuerzo-, más allá en el sur, en el campo de las simientes.

No, porque todo el sudor y la firmeza de su rostro duro y contagiado de sol, se había concentrado también, al igual que aquel súbito, gigantesco y maravilloso bienestar, en sus ojos...

Dos

... Y los ojos de don Esteban eran verdes y profundos. Y sonreían como hace unos cincuenta años atrás...

Los ojos de don Esteban tenían el brillo de los dioses profanos que encienden su cuerpo ante la majestad del placer.

Y no se movían.

Simplemente, miraban... Sin soñar. Porque aquello que veía frente a sí no era un sueño. Podía tocarse, olerse...

Pero don Esteban detenía la idea tercera. Era esa sensación que debía recorrer cada gramo de su, ahora, basto cuerpo. Cada poro de su ser debía respirarla. Esconderla en miles de burbujas espirituales, canalizarla hasta el cerebro, y luego retocarla, madurarla... Y entonces sí, frente al mágico instrumento...

Aunque no fuera tiempo de gritarla. Debía quedarse un poco más adentro. Curando las mil muertes que acomodara en el estómago, en el hígado o en los riñones cuando ya el corazón estuvo repleto de frustraciones.

Era fantástico mirar aquella cosa e imaginar todo lo que podría hacer con ella. Estaba ahí. Nadie podría arrancársela. Así que tendría todo el tiempo que quisiera robarse en una espera distinta a la que había experimentado durante esos años...

Era hermoso también verse abandonado en mil mundos y en mil vidas propias y ajenas, inventando gentes y ciudades. Pero ni siquiera quería ponerse a meditar sobre esto. Quería, sí, degustar antes aquella almibarada nebulosa de colores, entornos, contornos y aromas, que empezaba de a poco a hormiguear en su sangre y a crepitar en sus huesos.

Ya no se sentía viejo. Y eso era importante.

Empezaba a nacer.

Tres

Creo que ni el hecho de soplarse la nariz para espantar el resfrío de aquel aire níveo, pudo desubicarlo un instante siquiera.

Don Esteban seguía con la vista fija en aquella cosa blanca e inerte, mezclado con los fantasmas y rumores que escondía...

Pronto el sol avivaría aún más su conciencia ardiente. Mientras tanto, encerrada en la pequeña habitación marrón, casi desprovista de muebles y adornos, y acogida por la soñadora luz de la lámpara vieja del viejo pero noble escritorio, viviría la eternidad...

Por su parte, los pequeños árboles seguirían recreando retoños de coníferas. Despacio, sin prisa... Con esa seguridad que daban las voluntariosas manos de los hombres del campo de las simientes...

Y los ojos del mundo acabaron por volcarse hacia el secreto lugar. El lugar de La Fábrica, del minúsculo Reino de la Celulosa, lejos de las ciudades protegidas como almejas u ostras por aquellas campanas de vidrio antismog...

Eran ojos cansados de mirar desiertos y bocas ceñidas de polvo, cemento y carburantes. Ojos cansados de no ser usados. Olvidados del color de las hojas del verano. Del color de las hojas del otoño. Del mórbido invierno. De la ansiada primavera...

Porque los gigantes de aluminio no fomentan perfumes, ni tonalidades, ni pétalos como las flores. Apenas apantallan, con sus ventiletes electrónicos y sus equipos refrigerantes o calóricos, según el caso, el negado oxígeno eructado por las especies sobrevivientes al...

Pero había que olvidar todo eso. Olvidar lo pasado. Lo horrible del ayer debía enterrarse -como a un millón de ojos sin suerte- en lo grandioso del presente y en la esperanza del porvenir.

La vida era más que un simple acto de respiración.

Y todos los comienzos son difíciles, recordó don Esteban. Éste también lo era. Pero dejaría de serlo. Aquella recortada, pulida, tersa y alba hoja de papel lo anunciaba...

Y don Esteban seguiría con su mirada absorta hasta que el amanecer la enrojeciera de sueño y felicidad... Cerca de sus nuevos árboles. De sus fibras largas y gomosas. De esa pulpa madre misericordiosa y providente que moriría para que, los hombres, volvieran como antaño, después de los ojos, a escribir...

Texto ajustado el 27-02-05. Su versión original del 21-04-76 integró la primera edición de “Los Últimos Días” (Ediciones Colmegna S.A., Santa Fe-Argentina, mayo de 1977, págs. 15/18.

P.-S.

Breviario curricular del autor: ADRIÁN N. ESCUDERO. Nacido en SANTA FE (ARGENTINA) (1951) - Autor de los libros de cuentos éditos “LOS ULTIMOS DIAS” (Edito, 1977); “BREVE SINFONIA Y OTROS CUENTOS” (Edito, 1990) y “Doctor de Mundos I - EL SILLON DE LOS SUEÑOS” (2000), continuado en saga con “Doctor de Mundos II - VISIONES EXTRAÑAS” (Inédito, 2005) y “Doctor de Mundos III” - LOS ESPACIALES (en desarrollo); así como, entre otros, de los libros de cuentos inéditos “NOSTALGIAS DEL FUTURO” - Colección Fantástica (Inédito, 2004); “MUNDOS PARALELOS y Otros Cuentos para un Semáforo” - Colección de Realismo Mágico (Inédito, 2005); “EL EMPERADOR HA MUERTO y Otros relatos” (Colección La Abadía) (Inédito, 2005); “LA TORRE DE LOS SUEÑOS (O los Sueños de la Torre) - Colección Onírica (Inédito, 2005) y “DESDE EL UMBRAL - Terrores Cotidianos y de los otros” - Colección de Horror (en desarrollo); todo sobre relatos inscriptos bajo registro en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Ministerio de Justicia y Culto de la Nación). Domicilio particular: Obispo Gelabert 3073 - (3000) Santa Fe (Argentina) - Te.: (0342) 455-4811 - E.mails: anescudero@gigared.com y adrianesc@hotmail.com.-

Este artículo tiene © del autor.

376

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3317788 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 767 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0