Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > TORRES DE BABEL Y TORRES DE PAPEL
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

TORRES DE BABEL Y TORRES DE PAPEL

Daniel Adrián Madeiro

Argentina



La obtención de fama, renombre, popularidad, es el motor de muchas acciones.

"Vengan, vamos a construir una ciudad
y una torre que llegue hasta el cielo.
De ese modo nos haremos famosos
y no tendremos que dispersarnos
por toda la tierra".

Génesis. Cap.11, Vers. 4

El mito de la torre de Babel es muy conocido. Nos dice la Biblia que los descendientes de Noé movidos por alcanzar notoriedad, pensaron en construir una torre que "llegara hasta el cielo".
Esas intenciones no recibieron la aprobación divina. Y visto que todos los hombres hablaban una misma lengua, entonces, para impedir su concreción Yahvé hizo que cada uno hablara un lenguaje diferente.
Isaac Asimov nos cuenta que "los autores del Génesis derivaron Babel de la palabra hebrea balal, que significa mezclado, confuso o confundido. Sin embargo, tal derivación es falsa porque en lengua babilónica el nombre de la ciudad es Bab-ilu que significa Puerta de Dios". (Guía de la Biblia-Antiguo Testamento, Ed. Plaza Janes, Pág. 50).
Es evidente que la explicación de Asimov no llegó a tiempo para impedir que, desde la redacción hebrea del mito hasta hoy, Babel sea sinónimo de desorden y confusión. Igual, es bueno conocerla.
Dejemos de lado ahora todo eso para concentrarnos en lo que nos describe el texto bíblico y cómo lo asociamos a nuestra función de escritores.

"Vamos a construir... una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos".

La pretensión de querer "llegar hasta el cielo" está reflejando una excitación ajena a la razón, desmesurada. Quien así piensa no está con los pies en la tierra.
Me pregunto: ¿Por qué esta inclinación a estar por encima de?, ¿Tendrá que ver con la idea de ubicar a DIOS arriba e imaginar que quien anda por la zona se le asemeja?, ¿Ocultará el deseo de obligar al observador a levantar la cabeza frente a nosotros para hacerle presente que está por debajo nuestro?.
El relato nos muestra una motivación que justifica el proyecto: "nos haremos famosos".
La obtención de fama, renombre, popularidad, es el motor de muchas acciones.
Es fundamental para las personas disfrutar de, al menos, pequeños momentos de gloria. Lo vemos, por ejemplo, entre los empleados de oficina cuando unos y otros procuran captar la atención del resto por un chascarrillo o por un comentario sobre la actualidad.
Se hace patente en los niños exigiéndonos atención a sus pedidos y halago a sus primeros logros. Si ellos tuvieran una torre desde la cual mostrarse a los adultos, la usarían incesantemente.
Las personas que gustamos de escribir para otros, también podemos sufrir la inclinación a construir torres de babel o mejor "torres de papel".
Los escritores somos emisores en busca de un receptor. Como una especie de náufrago, lanzamos nuestra botella a un mar de lectores, confiados en que alguien la recogerá. Exponemos nuestro mensaje ante ellos. Es como si estuviéramos sobre una tarima entonando un poema o un relato, y el público, allí delante, para aplaudir o reprobar.
Habitualmente, aquellos que reprueban o no sienten atracción por nuestros trabajos, no nos leen más.
Pero los que gustan de nuestra obra se siente motivados a manifestar su cálido reconocimiento.
Ante esto último, quien no se ciñe a la precaución y la humildad se siente encaramado sobre una torre que no existe. Aquel que se maravilla ante su propia voz o los comentarios galantes de terceros, corre el serio riesgo de creerse por encima de muchos. Aun peor, puede verse inclinado a escribir para satisfacer su ego alejándose de sus propias ideas, acomodando su mensaje para obtener la alabanza buscada.
Esto es un "querer llegar hasta el cielo y hacerse famoso".
También puede darse el caso de escribir y no lograr llegar a los otros. Así algunos se ven impelidos a producir numerosos mensajes (poemas, cuentos, ensayos, etc.) desoyendo la advertencia sobre que: Se puede hablar mucho sin decir nada.
Es entonces cuando lo que debiera ser el arte de la escritura, se transforma en el sacrificio de la calidad en aras de la cantidad.
Esto también es una torre de babel, que genera una inútil "torre de papel", hija de una conducta egocéntrica orientada al solo fin de sentirnos superiores.
El mal sería menor si este tipo de actitud no afectara más que a su practicante. Pero no es así. Los destinatarios, los lectores, terminan por recibir un material inspirado en el deseo de éxito, fama, notoriedad; una obra desprovista de las ideas y la esencia de nuestro verdadero ser y su propósito.
Será prudente aceptar que la originalidad y el talento no son moneda corriente. Tampoco la conjunción de genialidad y profusa producción.
Nadie puede erigirse sobre "torres de papel".
No sólo escritores, cada mujer y cada hombre están expuestos a la tentación de edificar su propia torre para sí. También a la catástrofe que esto representa.
Ante la arrogancia de los hombres el mito bíblico nos cuenta la decisión divina:

"Es mejor que bajemos a confundir su idioma para que no se entiendan entre ellos... Por eso la ciudad se llamó Babel" (Génesis 11:7,9)

Respetando la personal asociación que hace el relato bíblico sobre la palabra Babel, decimos que la torre se llamó: "Confusión".
Confusión es el fruto de todo proyecto no evaluado detenidamente; confusión es emitir mensajes que no se entienden; confusión es la madre de miles y miles de "torres de papel".

Daniel Adrián Madeiro
Demos Amor al Mundo

Demos_Amor_al_Mundo@Yahoo.Com.Ar

Este artículo tiene © del autor.

2129

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 13

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3316932 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 764 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0