Portada del sitio > LITERATURA > Crítica Literaria > Vargas Llosa y el Paraíso. Reseña.
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Vargas Llosa y el Paraíso. Reseña.

Daniel Alejandro Gomez

Argentina



 En esta novela de Vargas Llosa, El paraíso en la otra esquina, se nos invita a compartir los destinos y las historias. Y son historias en todo el sentido de la palabra, puesto que la obra está basada en hechos reales y refleja sabidurías muy interesantes del autor; por ejemplo, en los temas de política decimonónica, rastreando en las utopías de izquierda que embebieron a pensadores de aquellos tiempos, allí donde el novelista puede consagrarse a su conocida y reconocida labor de crítico político.
        En la trama, tenemos dos personajes que fueron importantes en su tiempo y aún más después, ya ritualizados por el culto ineludible. Flora Tristán busca la felicidad o el bienestar de los demás, de la sociedad; lo considera como su misión. Pero, en la obra de Vargas, no se advierte demasiado que ello sea en bien mismo de aquella feminista y revolucionaria francesa y de origen hispanoperuano por línea paterna; quizá con deliberación, no se nos expone con suficiente explicitud, pues, que dicha misión le pueda otorgar la felicidad a ella misma, o que, ya en las alturas de su vida en que nos sitúa la narración, descree, sobre todo, de la relación íntima heterosexual. Es su apostolado, su peregrinación de paria. En cambio, el nieto de la revolucionaria- más egótico, más hedonista, acaso más estético-, el destacado pintor francés (después catalogado como postimpresionista) Paul Gauguin, que pasaría su infancia en Lima, rodeado de su familia americana, busca la felicidad, El Paraíso en la otra esquina de los juegos infantiles, en las musas artísticas. El acotamiento histórico-novelístico es, si se quiere, breve; pero está muy bien descrito y se nota un contacto incluso material con los aspectos de la trama (se difundió, vale decirlo, hace un par de años, una foto del autor junto a la lejana tumba de Gauguin).
        El pintor, en su relativamente breve pero intenso-como toda su vida, según la historia y según la novela historiada- retiro polinesio; Flora Tristán, en su gira por diversas ciudades francesas, en el año de su muerte. Ambos, sin embargo, quizá para recordar más amplitudes de sus historias, también para basar mejor el relato, recuerdan cosas de su pasado. Gauguin a Van Gogh y su abandono de las finanzas por el arte; Flora, Florita, Andaluza, como le espeta el autor peruano en la novela, a sus agrias peripecias con la causa de la revolución y de la mujer; pero, más hondamente, con el sexo, con el distanciamiento del contacto corporal, excepto en una amante sáfica y polaca que parece inspirar más afecto que libido, y finalmente su acercamiento lento pero seguro a las causas utópicas de las que luego será tan afectuosa como crítica.
        Vargas Llosa se muestra muy eficaz cercando la historia en los dos tiempos precisos: Gauguin buscando lo paradisíaco-algo que la historia, al menos la artística, desvela como la efectiva búsqueda de su ser-y Flora Tristán cumpliendo su misión, su ascesis, su afecto, hasta la misma muerte. Sin embargo, el escritor no nos deja en ayunas en cuanto al rico pasado más lejano de ambos, y nos introduce en ellos-siempre con interesantes minucias que parecen de historiador o cronólogo-como una añeja fotografía que aparece repentinamente en la cadencia narrativa. La novela suele tener una sonoridad tropical y exótica conveniente a los dos personajes, que la llevaban en la sangre e incluso en la crianza. Gauguin muere en las Marquesas, rodeado de la exuberante vegetación que acatan los Mares del Sur, Flora, la abuela del pintor, recuerda, bajo peruana pluma, su peruano exilio en Arequipa; este alejamiento, esta periferia narrativa, une a las sangres y a las vidas de las dos personas, de los dos personajes; y del escritor tanto americano como europeo que ahora es Mario Vargas Llosa. 

Este artículo tiene © del autor.

567

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3316932 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 764 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0