Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > IBEROAMÉRICA
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

IBEROAMÉRICA

Camilo Valverde Mudarra

Granada, ESPAÑA



                                                                            IBEROAMÉRICA

                                                                                                Camilo Valverde Mudarra

          España debe confluir con América. Es el espacio natural al que hemos de tender y atender con ahínco y con mimo. Debiera de quedar establecido el criterio preferente de acogida para todo inmigrante de la América Hispana. Comprobado que no pertenecen a mafias y a la delincuencia, se les debe facilitar el status legal sin dilaciones ni entorpecimientos, por afinidad histórica y arraigo cultural. En consonancia con las embajadas, es más fácil y barato reclamar un contrato de trabajo y legalizar su estancia antes que devolverlos.
         Es necesario suscitar la “Sociedad Iberoamericana de Naciones” con vínculos estrechos en importantes terrenos de variada índole. Teniendo el español y otras muchas coincidencias como  punto de convergencia, podemos establecer el edificio hispánico de países en que cada uno tenga su propia planta bajo el mismo techo y tras la misma puerta. Es un trabajo común de todos y de todas las naciones hispanas implantado sobre cimientos de concurrencia, en que, soslayando discordias y allanando escollos, se llegue a cerrar el círculo de la unión e igualdad sin acordarse ahora de juzgar la historia
        Tenemos el lazo principal, el idioma. La lengua más importante del mundo, con más de cuatrocientos millones de hablantes y en auge; el Español avanza con salud pujante en amplias zonas del Planeta por su consideración expresiva, literaria y cultural. Es la lengua de Berceo, la lengua en que hablaban don Quijote y Sancho, en que amaba don Juan Tenorio, expresaban sus ansias místicas San Juan de la Cruz y Santa Teresa y en la que J. Manrique lloró a su padre y Lorca lanzó su grito lírico por I. Sánchez Mejías; la lengua de Octavio Paz, G. Márquez, Neruda, Vargas Llosa... El universo hispánico dispone de una antigua y floreciente civilización. Somos herederos de una rica tradición cultural y jurídica del mundo clásico y del entorno europeo. Esa concepción legislativa clásica proporciona una visión del mundo propia que configura enfoques comunes y perspectivas determinadas ante la problemática actual.
       La andadura común, por la vía de la cooperación iberoamericana, no es un desideratum, es ya una necesidad, una realidad palpable ahora, sin más dilación. Es, para muchos pensadores, un hecho de enorme potencial humano, económico, comercial, político y cultural, que es nuestro, nadie nos lo discute ni va a hacerlo. Es un ámbito común para conformarlo a nuestra idiosincrasia, a la personalidad hispanohablante, conformación hispánica de leyes, de enseñanza, de mercado, de  negocios, de la informática, del cine, de la radio, de la televisión, de la música, de las editoriales, etc. Democracia a nuestra manera, leyes a nuestra manera, enseñanza a nuestra manera, medicina, comercio y cultura de sabor hispano. Patentes nuestras y copyright nuestros en un mercado de inmensas posibilidades por el que se mueve un gran flujo de capital. Así, ordenadores configurados totalmente en español hubieran facilitado la práctica y el aprendizaje de los usuarios, evitado el calvario de muchos y reportado pingües cantidades a nuestros fabricantes. Sin duda, la informática puede ser el lazo conector del espacio común.
        Con este espíritu, hay que acoger a los hermanos iberoamericanos que llegan en busca de trabajo y prosperidad. Son descendientes de aquellos que la Corona Española proclamó súbditos e incorporó al Imperio. Son hijos de españoles, retoños del mestizaje, indios vivos de los que pertenecieron a España y fueron y se sienten hispanos. Mestizos e indígenas que, contra infames leyendas negras, perduran en sus territorios hablando el español y sus lenguas nativas. En 1590, Felipe II, por respeto y en favor del indio, dispuso que se estableciesen cátedras de Lenguas Generales Indias y que no se apremiase a los indios a dejar su lengua natural. Los misioneros aprendieron sus lenguas y las defendieron siempre. El resultado es que hoy el Quechua, con cuatro millones de hablantes, es cooficial en Perú y subsiste en el Sur de Colombia, en el Noroeste de Argentina, Bolivia y Ecuador; el Guaraní, con dos millones, es cooficial en Paraguay; el Náhuatl y el Maya en Méjico y el Aymará, en Perú, Bolivia y Norte de Argentina. La persistencia y extensión de las “lenguas generales” no sólo se debe a las instrucciones solícitas, dictadas desde el principio por la Carona, atenta al beneficio de sus nuevos súbditos y a la política lingüística seguida por la Iglesia, sino a todo el proceso reverente de la conquista y colonización, salvo errores caciquiles.
       España acogió y aceptó los enlaces mixtos, no desechó al indio, no eliminó una por una las naciones indias, como hicieron otros que luego cruelmente han convertido su hazaña de exterminio en epopeya sanguinaria y ridícula exhibiéndola en sus filmes. 

---------------------------------
Camilo V. Mudarra es Lcdo. en Filología Románica  
Catedrático de Lengua y Literatura Españolas,
Diplomado en Ciencias Bíblicas y poeta.<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />


        

 

Este artículo tiene © del autor.

356

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 9

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3792483 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 309 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0