Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Narrativa > Sueños...
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Sueños...

Martín Elías Ortega

MÉXICO



A veces los sueños son mas reales que la vida misma, sobre todo si tienes un amor lejano y solo tienes 19 años.

En silencio, las voces de tu cabeza encuentran paz en tu soledad.
Estás ahí, cara a cara con las cosas que no puedes dejar atrás, atado a las cosas que te hacen ser quien eres. Y frente a ti, el eco de tu pasado acaricia tu piel como una suave brisa proveniente de lugares desconocidos, oyes un susurro.
Es la persona que más has amado, más amas y nunca podrás dejar de amar.
Tomas de la mano a un fantasma de tu pasado, y juntos observáis cómo el río sigue su curso hacía el mar.
Constante, inevitable, sublime, sin pausas.
Así son los sentimientos:
Constantes, inevitables, sublimes, sin pausas.
Tú y el fantasma de tu pasado se dan cuenta que, al igual que el río, los sentimientos siempre vuelven hacía ti, hacía tu sueño .
Al igual que el agua de río, lo sentimientos fluyen y se diluyen; destruyen y se distribuyen.
Un día posees los sentimientos de otra persona hacía ti y al otro día se te escurren de las manos.
Un buen día te bañas de ellos, al otro, mueres de sed al no tenerlos.
Sientes nostalgia. Si tienes una buena relación con tu cuerpo, ya habrás hecho de las lágrimas tus compañeras. Podrás sacarlo poco a poco.
Agua, los sentimientos son agua. Tú los emanas y con ellos empapas a las personas que se cruzan por tu vida.
O las salpicas.
O las mojas.
O las ahogas.
Y estás ahí parado, esperando el beso que tal vez tarde años en llegar, preparándote para el largo
invierno que es una vida sin amor, sin pasión.
Piensas en todo lo que fue tuyo y que hoy ya no lo es.
Sintiéndote un poco inocente al tratar de comprender los sentimientos como si fueran objetos de  estudio.
Como si pudieses acaso palparlos.
Pero en el fondo sabes que no es así.
Los sentimientos son agua. Y el agua se bebe, no es primordial entenderla.
Hablando de agua, yo por eso prefiero los días lluviosos.
Porque puedes esperar con calma a que el sol vuelva a brillar.
Además tienes el pretexto perfecto para quedarte en casa, (atado a las cosas que te hacen ser quien eres) a donde perteneces.
Yo por eso trato de dejar huellas al caminar, por eso trato de dejar estelas de mi ser a cada paso.
Lo hago para no perderme en el camino cuando quiera volver a casa.
Mi casa... a ti.


 

P.-S.

Martin Elias Ortega

Este artículo tiene © del autor.

1026

1 Mensaje

  • > New article 5 de julio de 2003 03:33, por Webmaster

    Enhorabuena, Martín!

    Me alegro mucho de esta tu primera incursión en nuestro mundo -mundillo-, con la frescura siempre de tu escritura, y la calidad de tus sentimientos.

    Bienvenido a esta casa dónde, espero, te sientas tan a gusto como la que describes en tu texto.

    Denis

    repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3420372 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 584 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0