Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > Escritores noveles
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Escritores noveles

En solidaridad con Harmonie Botella y los aprendices de Letras

César Rubio Aracil

España



Comprendo la reacción de Harmonie Botella ante la actitud de quien, a través de la TV, arremete contra los escritores noveles, que no merecemos un trato vejatorio. Sin embargo, aun sintiéndome afectado por semejante ataque, personalmente no me preocupan las diatribas de ningún encumbrado personaje. Escribo porque me complace hacerlo, sin otro ánimo que la creación y sin pretensión crematística alguna. Me basta con sentirme útil a mí mismo y poder compartir con los demás mis trabajos. Dicho esto, paso a tratar el polémico asunto con serenidad y, si me es posible, con el máximo rigor, aunque hoy me siento cachondo.

          Es cierto que entre nosotros/as, aprendices de las Letras, abundan las personas dispuestas a publicar sin tener en cuenta sus propias limitaciones. No obstante, deberíamos pensar que todo/a escritor/ra, hoy bien valorado/da por críticos y lectores/as, ha debido pasar necesariamente por el obligado aprendizaje de un oficio que requiere mucha atención y no menos sacrificio, como asimismo, también -casi seguro- se ha visto envuelto en la misma telaraña de ilusión que nosotros/as. El camino es largo y tortuoso; la precipitación, nefasta; la vanidad (¿quién puede librarse de ella?), perniciosa y las exageradas ansias por darse a conocer, perturbadoras. Desde hace tres años, estoy contratado por una prestigiosa agencia literaria española que cuenta con tres obras mías, sin haber obtenido aún una sola respuesta positiva. Bueno, ¿y qué? Nada. Sigo escribiendo, y si algún día la fortuna tiene a bien acariciarme, con la misma serenidad que me caracteriza en estos momentos de espera, me sentiré dichoso. En el caso contrario, también me sentiré feliz de haber sido atendido por una empresa dedicada al negocio literario. Ahora bien, ajustándome a lo referido por Harmonie Botella en esta página web, pienso del señor que se ha atrevido a denostar a los/as escritores/as noveles a través de un medio de difusión tan potente como la TV, que, o es un prepotente o, sin perdón alguno por mi parte, un mentecato que merece el mismo desprecio con que nos trata. Mas voy a intentar poner de manifiesto por qué es un majadero.

          Lo primero que debería hacer una persona cultivada y con una mediana educación, que tiene acceso a la TV., es guardar las debidas formas, máxime cuando dirige sus denuestos a semejantes, por lo regular faltos de recursos económicos para publicar sus propias obras y, además, iniciando el difícil camino literario. Si el equipo de gobierno valenciano, pongo por caso, en vez de sufragar costosos gastos para reflotar la hundida “Terra Mítica” (sabe Dios como estarán las cuentas de ese monstruo del entretenimiento), dedicase una partida económica digna para incentivar la cultura y premiar los valores artísticos de la Comunidad, posiblemente más de un/a escritor/ra “novel” podría ocupar la tribuna televisiva para animar a los abandonados “escribidores” que desprecia el personaje de marras. No sé si él habrá recibido alguna “ayuda” -supongo que sí-, aunque el sólo hecho de emitir opiniones subjetivas desde una plataforma comunicativa tan importante, supone un privilegio que no está al alcance de todos/as, siquiera sea para responder con elegancia a las acometidas de dicho caballero (esta última palabra sin entrecomillar, porque no deseo ponerme a la altura de su comportamiento). Sólo con estos razonamientos, es más que suficiente para descalificar la actitud que me he atrevido a comentar, insisto, basándome exclusivamente en las manifestaciones de nuestra compañera Harmonie. Pero si estoy en un error, de antemano pido perdón por mis palabras. Quiero, no obstante (con el fin de abundar un poco más en el asunto que nos ocupa), referir un hecho que acaeció hace tres o cuatro años -no recuerdo bien la fecha- en Valencia, protagonizado por la señora doña Consuelo Ciscar, no sé que alto cargo del PP. Lo cuento:

          Organizado por FEVATED (Federación Valenciana de la Tercera Edad), se convocó un certamen literario en el cual participé y, como resultado del mismo, me trasladé a Valencia para recibir dos modestos premios (Poesía y Narrativa). De la misma manera, varias personas de Valencia, Castellón y Alicante acudieron a la cita por el mismo motivo. La sala estaba repleta de público, además de periodistas, cámaras de TV, fotógrafos y demás parafernalia. El acto de entrega de premios duró veinte minutos -los justos para salir en la foto la ilustre dama referida-, y no pudimos leer un sólo poema ni un párrafo de los trabajos seleccionados. Luego, con un sencillo refrigerio, todo arreglado. Pero no acaba aquí la cosa. Como los premios no eran en metálico, sino a base de libros, tuve que volver a viajar a Valencia para recogerlos en una determinada librería. ¡Como si en Alicante y en Castellón no se vendieran libros!

          Harmonie, no padezcas. Sigue escribiendo; publica en Internet, en la revista de ANUESCA y, si conoces a algún cura, en cualquier hoja parroquial para ensalzar las virtudes marianas. Yo, en vez de enfadarme por lo que veo, leo en los periódicos y escucho en las emisiones radiofónicas, me río a carcajada limpia. Por ejemplo, cuando sintonizo con la COPE. (me lo recomendó una excelente amiga, culta y exquisita), ¡me desternillo! Luego, para ejercitarme en la escritura, me meto con todo dios, como habrás podido comprobar, y lo paso bomba. Sin temor alguno a que se me ponga la proa acá y acullá, como me está sucediendo. Me siento tan libre, mi querida amiga, que lo único que me importa es defender con uñas y dientes mi libertad, cada día en aumento. ¿Sabes por qué va cada día en aumento mi libertad? Porque me importa un pito que me publiquen o no, que no me saluden o que me calumnie alguna que otra alcahueta¬. Escribo todos los días; todos los días leo y me deleito con Falla, Albéniz, Vivaldi y otros músicos; paseo, tomo el sol, contemplo la luna llena, me extasío soñando despierto, mantengo tertulias semanales con dignísimos escritores y poetas y, cuando me acuesto, a veces rendido de tanto escribir, sigo soñando que soy joven, bien parecido y de musculatura atlética. De vez en cuando, en los momentos de inevitable tristeza, en vez de sumergirme en mis negros abismos, cojo los prismáticos y me voy a la playa a recordar mis años mozos, cuando los tafanarios femeninos me trastornaban. Ahora ya no, porque ni con Viagra, ¡válgame el Señor!. Pero, comoquiera que todavía me siento joven (esto de ser joven de espíritu y viejo de soma es una leche, ¡vaya que sí!), suplo mis otras carencias (las que no voy a citar de nuevo porque, por tener todavía retazos machistas, me causa rubor incidir en ellas) con la sinecura de mi jubilación: el más cómodo y provechoso empleo de mi puta vida. ¿Qué te parece? En cuanto a la vanidad (sigo siendo fatuo), cuando me llega alguna acometida de arrogancia, me miro por dentro y exclamo en silencio, entre sonrisas: “¡Hala, ya te sientes Aznar!” Cosas de viejo, entrañable amiga, ya ves. Pero sin sufrir. Que padezcan, cuando la conciencia los visite, aquellos que han publicado sus creaciones a base de prebendas, chanfainas -como dicen en Colombia- y canonjías. Lo demás son cuentos, Harmonie. ¡Cuentos, cuentos y más cuentos!, exquisita dama.

Augustus.

Este artículo tiene © del autor.

651

2 Mensajes

  • > Escritores noveles 19 de marzo de 2006 21:44

    Hola amigo Cesar Te felicito por este artículo muy bueno y aca en mi paías se dice así: " No le paren bolas a los denuestos... Oidos sordos a los encumbrados........
    un abrazo..
    Rubén

    repondre message

    • > Escritores noveles 20 de marzo de 2006 05:23, por César Rubio Aracil

      Gracias, Rubén. Hace tiempo que he quedado sordo para cuando me conviene, pero no mudo. Si acaso, a veces, tartajeo porque me entra la risa loca. Merece la pena reír a carcajada limpia, sobre todo cuando los pedantes y los trepas se encaraman a la copa de la soberbia. Ya no padezco por casi nada, excepto en algunos momentos, al advertir la mala leche que tienen algunos borricos.
      Un abrazo, amigo Rubén, y no pares de escribir.
      César.

      repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3334890 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 613 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0