Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > PROYECTO PARAÍSO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PROYECTO PARAÍSO

Adrián N. Escudero

ARGENTINA



PROYECTO PARAÍSO

A Olaf Stapledon...

SULMIA se agita brevemente. El último pensamiento la ha sobrecogido y un temblor delgado atraviesa el vellón de su lecho, sorprendiéndola.

LU-NOR la aprieta con fuerza. La luz de sueño brilla aún despojando a la oscuridad de su arma más temida, pero el cuarto (ensombrecido), gesta nuevas formas de miedo.

(Son como dos niños los amantes esposos).

"Siento frío", dice ella. Y su piel es una organza pavorosa. "Y miedo", subraya, suspirando hondamente.

No es un miedo fantasioso. Es un miedo profundo.

Miedo a la vida.

"También yo", dice él. "Pero es hermoso", aclara. "Seguimos juntos y enamorados como cuando éramos novios".

En seguida, el rubro aflora, los ojos se entrecierran, y la voz quejumbrosa del hombre se arrastra bajo la almohada, mientras dos manos tibias se rozan trémulas de ansiedad...

"Te amo, esposo. ¿Importará eso si algo impidiera...?". Y como el sol de la montaña entrecorta la escarcha amanecida, así el gemir noctámbulo de ella entrecorta su respiración...

La lámpara de sueño se apaga.

Noticias.

Una rodaja de luz reemplaza por la mañana el espejo neblinoso de la noche.

Uno por uno son desatados sus jirones de niebla entumecidos.

Un silbido aúlla en el cuarto, luego de que la música dulce del despertador concluye su misión, y el transportador deja caer el domingo en el diario matutino.

Unas manos tibias hurgan las hojas lustrosas y gráficas, y unos ojos turbios demoran su pereza en la última página, atrapados por el ingenuo encanto de los dibujos animados y su misterioso juego de sincronía óptica y tecnología parlante de papel.

Los dibujos cesan su movimiento ondulatorio cuando el parpadeo natural abandona el tic-tac, y una mueca angelical saluda al hombre sobre la espalda morada de obligados encierros.

"No tardes, LU. La primera página. Déjame ver".

"Cierra los ojos.

"Listo. No tardes".

Una mano dócil roza el botón de la consola emplazada en la cabecera de la cama, y el manto de luz sugerido se adueña de la habitación ornándola de brillantes azules.

La otra, no menos dócil, veloz, esquiva hojas hasta dar con la primera.

"NOTICIAS INTERESPACIALES - UN MUNDO DE ENSUEÑO (NOTACUM, 26)". "¡Aquí! ¡No! No abras los ojos todavía".

"LU, no juegues conmigo. Por favor...", ruega ella con ternura.

"Está bien; no te enojes. Comento: De acuerdo con lo programado, acaba de aterrizar en MUNDO II la nave ETERA-VITAM, con el tercer grupo de diez mil pasajeros (cinco mil parejas) felices. Los mismos... Espera, SULMIA; el POETA ELEGIDO lo expresa así: Tercer grupo de diez mil. Cinco mil en cinco mil. Varón y Mujer, llegó. Mujer y Varón, arribó. El Hombre en su Génesis Dos, al mundo maravilloso ungió. Y susurró. Susurró. Susurró. Susurró. Amaneceres diáfanos, susurró. Atardeceres de nostalgias, susurró. Urdimbre de húmedos huesos, susurró. Y un torbellino de vida arremansada en morosos circunloquios de fuegos nocturnos, susurró...”.

"¿Luego?".

"Sí’; escucha. Todo se confirma. Pueden... caminar. ¡CAMINAR, y tropezar, arrastrar, empujar! La tierra en retamas. Kilómetros de estancias despobladas. Ríos, colinas y selvas ecuatoriales. Lluvia. La antigua TIERRA mirándose al espejo. Demasiado bueno para ser verdad. Pero ahí están. Las fotos y los reportajes. El informe del JEFE DE COLONIZACION y las sonrisas. Los bebés en brazos y los pezones dispuestos como antaño a comunicar su alimento... Y los... ¡ARBOLES! ¿Te acuerdas de ellos? En casa del tatarabuelo había algunos todavía. Pero allá, ahora, como siglos antes acá, un retoño en cada casa, en cada puerta de pueblo levantado..."

SULMIA se regocija y sueña. Y pregunta, ávida, encendida...

"¿Y los niños, LU? ¿Los chicos? ¿Cuántos hay? ¿Dice?".

"Sí; alude a millares en forma general y al predominio de niñas en particular. Tanto que los del nuevo grupo bromean prometiendo equiparar las cosas".

Y SULMIA se conmueve y expande la risa de su alma por el cuarto, mientras LU, excitado también, continúa el comentario.

Habla entonces de la siembra de legumbres, repitiendo y deletreando con fruición palabras desusadas. Y se mira, se palpa y rechaza la pálida piel. Y la viste y la envuelve de acero y de sol, y es fuerte y hábil acunando a su mujer y entonando melodías olvidadas, una y otra vez...

"Increíble. Sus músculos se ensanchan y su estatura supera los dos metros", clama y danza. "Su lucidez es perfecta y han logrado, con precarios elementos, verificar leyes indemostrables sin computadoras y alta matemática", grita y se detiene.

"Son como dioses, LU", dice ella.
"Como dioses al cabo de mil desiertos y ayunos que han probado el Maná y alumbrarán el porvenir de hijos verdaderos...", consiente él.

De pronto, la sirena alcanza sus oídos, y el silencio tensa al íntimo universo...

"Cuatro años, SULMIA". Y el joven introduce su mente en algún sitio, en algún cubículo distante y estrecho del gigantesco BOLILLERO OFICIAL donde enfrentará su nombre con el de otros soñadores, en un frenético girar de sortilegio.

"Cuatro años..."

El hombre deja el diario, besa a su esposa con ternura, y se aplana bajo las sábanas.

Su ceño se agrieta murmurando: "La primera etapa. La angustiosa. La de los hijos diariamente prometidos (para no perder la fe). La del hogar sin puertas (para sueños sin destino, infecundos). Un hijo... Pequeño, suave-niño-niña, celeste-rosado. Cruel sociedad de simiente despojada..."

"No, LU...". Y el hombre se arrebata en inesperada ira...

"Sí, SULMIA. Si no divagas te vuelves más loco aún. Como los otros. Miserables... Pero todo es probable para la ruleta del Edén".

"Y nada podemos hacer, LU. Sólo esperar hasta mañana"

"¿Y si no ocurre? ¿Si la maldita bola de cristal no acierta nuestro código? Millones en igual espera. ¡Millones! Sería terrible. Y no podré soportarlo. No. Día a día veo despertar y erguirse los cohetes como osos de invierno; y les diseño los circuitos y los caminos adecuados para que lleguen más rápido. Más rápido a la bendita tierra protegida en la distancia de nuestra iniquidad... ¡Destrozaría los cohetes! ¡Quemaría la fábrica!¡Mataría a los infames autómatas -como yo- que manejan las ilusiones del mundo!"

Silencio.

Después: aseo, vestido, desayuno, documentos, un beso.

La puerta abriéndose despaciosa y dejando a dos seres confusos y leves. arrastrarse como sombras entre una estrepitosa marea de voces que ensordece el ambiente, pisando, chocando, mascando, tosiendo, protestando, pisando, chocando.

Sorteo.

Y después del domingo, el lunes.

Después del frío de la noche vieja, la mañana nueva.

Después del trabajo, la espera.

Después del día apagado por el humo gris de los pulmones en ruinas, del sol lucero bloqueado por la espesura del smog, de veredas arrolladas por centenares de pies golpeando a la tierra atribulada, de ojos irritados por la ignominia de las cenizas malolientes, de cuerpos fatigados por el correr y discutir planes sobre una tarde, un momento o un sitio de descanso libre (digamos, un banco, una plaza, una pradera, una hoja o un tallo al menos sin aplastar); después del rasante vuelo de los vehículos pendulares en sus ondas atmosféricas, de las máquinas sucias de pulcritud utópica, de paredes embanderadas con hipócritas proclamas por la paz, de moscas virulentas y legiones de insectos inmortales disputando sus áreas de influencia, de equipos y aparatos de todo y para nada, de bibliotecas olvidadas, de pájaros inexistentes (fugaces y fugitivos), de ciudades modernas con olores rancios de taberna medieval; después de tanto lugar, sitio, recinto, habitáculo, o agujero abarrotado, cubierto, ocupado, desbordado, repleto, asfixiado; sin espacio para la sensación de desnudez (donde se comienza y se es ORIGEN, proyecto, esperanza, posibilidad); después de la postrer esencia del sudor derramado para mostrarse vivos (aún), entre el hormigueo de tinieblas, cabezas flotantes, cuerpos apelmazados y espíritus envilecidos; los esposos llegaron...

Vuelta la noche, llegaron hasta la PUERTA. La puerta de la grandiosa entrada al grandioso ÓVALO donde estallaría una vez más la sonrisa o mueca de la suerte, en un globo giratorio no menos grandioso (y electrónico) ubicado en el centro del Estadio Deportivo Estatal.

(...).

Treinta minutos. Ahora sí.

Una luna impura dio formas al ídolo y el símbolo brilló ante una multitud abroquelada.

La mudez vino a adueñarse de ella, y el dios, conmovido, rotó... Un silencio largo acompañando al ronroneo esferoidal, hasta que su andar se detuvo.

Entonces. los cuerpos se ahuecaron en un vacío perfecto, el tablero deletreó el código, y todo concluyó.

Sí, la crisis diluída animó los cuerpos otra vez, y antes que nadie, dos seres felices, agitados como luces, supieron por fin que ¡serían como dioses al cabo de mil desiertos y ayunos que han probado el Maná, y alumbrarán el porvenir de hijos verdaderos!

Ahora caminan abrazados y, como nunca desean infrigir la Ley y andar descalzos por la noche donde mora la libertad...

Se apresuran. Nunca tan cálido se aparenta el hogar. Junto a la euforia del milagro, llevan sus gargantas desgranadas por la emoción.

Victoria. Y el cohete próximo será de ellos. Azul.

Como los sueños.

Por lo demás, completa es su suerte. La onda vehicular está desocupada, y no tarda el Automático en acercarlos a la casa.

Dudas.

En este día LU-NOR cumple treinta y tres años. Han transcurrido ya dos meses del sorteo.

Mañana irá con SULMIA a la revisión y, en un mes, el cohete partirá.

Afuera llueve. Ha enviado, pese a todo las invitaciones a sus amigos, diciéndoles: "El barco pasará sin viajeros y lleno de luces. Estará en ese barco mi deseo de tenerlos hoy aquí. En el día más viejo y más nuevo. Quiero ser feliz".

Pero nadie ha venido a visitarlo.

Sin embargo espera junto a SULMIA a alguien especial. Porque el resto, una vez publicado el resultado del sorteo, se alejó. Ausentaron el saludo, la compañía y la colaboración en el trabajo: fue un extraño en el Centro Espacial. Quizás pensaron en influencia a su favor. La influencia de YOSOY, Jefe de Inteligencia e inmediato superior. Casi un padre adoptivo para él. Líder, por otra parte, del Cuerpo de Seguridad Mundial. Callado, solitario y temido asesor presidencial.

Pero no. Tampoco él vendría.

Recordaba bien la jornada posterior al sorteo.

Imprevistamente, todo había cambiado para ellos. Las reglas de juego, la actitud de los vecinos del bloque zonal... El desconcierto. Uno hacia el norte y el otro hacia el sur, dirigidos en llamativa soledad hacia la rutina laboral.

En seguida del arribo al Centro, la impersonalidad de los guardias incrementada al extremo. La racionalidad del trabajo objetivada hasta límites inhumanos. Diálogos cortantes sin rasgos de afectividad. No obstante, y a pesar del absurdo soportado, el odio parecía reivindicar en sus amigos la esencia de la humanidad que habían perdido a causa de la tarea que realizaban.

Así que NOR atravesó los corredores del laberíntico pasaje hasta llegar a la Sala de Gestión, y sus saludos sin respuesta quedaron impregnando de ecos sordos cada ambiente secreto recorrido. Allí estaba YOSOY. Escrutando comandos y dando órdenes en clave; dirigiendo los procesos de producción y lanzamiento de las naves al más allá.

YOSOY respondió amable a su gesto de urbanidad; pero hubo algo en su voz que lo llenó de preocupación. Su aislamiento de cuadrantes y espirales, sextantes y computadoras, de habitante de aquel microcosmos de bambalinas, sólo consumaba en él un destino de ecuaciones rumeadas...

En el hangar estaba el COHETE.

El más grande de cuantos se habían fabricado. Cuatro mil pasajeros. Su porte de doscientos metros de altitud lo asemejaba a una torre de Babel atornillada al cielo. Pero junto a él estaba la mirada grave de YOSOY. Una mirada furtiva de guerrero en celo que no puede decir no, no oculto secreto. Una mirada encadenada que agudizaba su natural misterio, y que desataba en uno la angustia impotente del subordinado en infracción.

El Jefe permaneció callado un instante. Con unos dedos ágiles calculó datos. Tic-toc, respondió el computador...

"¿Qué pasa, NOR?", demandó luego.

"Con respeto, señor. Pero eso quisiera preguntar yo. ¿Qué pasa con usted; qué pasa con todos?"

"El mapa celestial, por favor. Alcáncemelo".

"Pero..."

"Gracias. Ya no pueden soñar, ¿entiende? No es ahora uno de ellos. Le ha quitado sus sueños, NOR. Eso pasa. Se los ha robado en cierto modo..."

"¿Envidia?"

"Quizás. Son hombres. Nada más. Fue usted uno de ellos porque pensaba, vivía y soñaba como ellos. Pero ahora... Es como si hubiera dejado de hacerlo. Y aunque no fuera así, igual no lo entenderían. Hijo, es usted un ELEGIDO. No le odian; pero no pueden soñar las mismas cosas. Te has vuelto "diferente"”.

"¿Comandante, y usted? Tampoco vino a la fiesta".

Turbado, el hombre fuerte no respondió. Se fue con ademán ligero tras la salida lateral obedeciendo al sonar de turno y seguido por sus auxiliares.

Excepto por NOR, turbado también. ¿O acaso el viejo no le había llamado "hijo"?

"No vendrán. Tampoco el viejo. Ya es tarde".

El mensaje sí llegó.

El intercomunicador centelleó al depositarlo sobre la mesita del vestíbulo.

"¿Quién...? Voy a buscarlo -dijo ella-; tal vez la lluvia haya..."

"No. Déjalo".

La máquina tecleó largo rato.

"LU...".

"Déjalo. Comeremos solos. Falta un mes para la partida y es bueno que nos acostumbremos a ello".

SULMIA obedeció.

Afuera, un clamor descendió dando paso final a la tormenta.

Certezas.

Después de aquella soledad absurda, de esquivas incomprensiones, de tardes de plomo y pesada rutina, rutina de seres grises (aún bajo el sol de julio), de ojos nublados y bocas somnolientas, de corazones aturdidos y sin sonido de amigos (pisadas sospechosas, caricias extrañas, consejos ausentes), como lluvia de agosto la mirada de Ellos (de Todos); después de las últimas añoranzas (murmullo de aves errantes), de ese estar sentados el uno frente al otro, el uno contra el otro, en un cuarto vacío y de manos apretadas, viendo como por la ventana en vela huye en vuelo de aserrín polvoriento todo el moblaje y el espacio que contiene a sus vidas, flotando dentro de las paredes calladas de una casa pudorosa y aséptica, muerta de verguenza por cobijar a dos seres distintos; después de la verdad y de la amarga queja, y de la impavidez de Ellos (de Todos) que, al final suspiran aliviados, porque ahora sí volverán a ser iguales hasta el próximo sorteo...

— Pase.

SULMIA ya lo sabe. Toda mujer sabe.

LU, todavía no. Entonces se conturba y deja que su cuerpo se explaye sobre el mar que está tan lejos, porque el verano hace tiempo que falta y pareciera que nunca volverá.

La segunda etapa.

La tercera es el VIAJE. Y LU-NOR ya ha superado felizmente su control. Pero ella sabe que ahora no...

— Tome asiento. Coloque sus manos aquí. Eso es.

Ella apoya sus dedos frágiles percibiendo la frialdad del aparato diagnosticativo. La tarjeta no tarda en estar entre sus manos. El doctor la recoge y compara datos. Asiente con la cabeza, desconecta el procesador y ordena a la muchacha lo acostumbrado.

Ella penetra en la caja dorada, escucha el zumbido rastreador y una de las luces se enciende.

Embarazo. Varón.

No es simple lo que, por lo demás, sucede. No lo es para quien sabe que de este modo la rutina ha sido negativa. Que una mujer embarazada no puede viajar a las estrellas. Que la regla 2.0. ha sido vulnerada. Que ha cometido un error y que, al margen del sorteo y la maternidad resignada durante todos estos años para merecer la posibilidad del Paraíso, no podrá hacerlo. Ha vuelto a ser como las OTRAS, las de antes de la LEY DE NATALIDAD que se habían, como ella, confiado...

Revelaciones.

Anduvo nervioso de cuarto en cuarto.

Cambió de asiento doce veces y recorrió la casa de arriba a abajo otras doce. Bebió doce tragos de una bebida que nunca había probado, y dio doce pitadas de algo que aún llamaban cigarrillo.

Se detuvo. La casualidad lo llevó a notar la tira del intercomunicador que días atrás había evitado leer. Revisó con frenesí la escasa información de las semanas pasadas, y al cabo de doce fallidos intentos encontró el mensaje que decía: "Teniente LU-NOR, querido amigo. No encontraba ni el momento ni el lugar adecuado para hablar con usted sobre ciertas cosas. Cosas importantes sobre todo lo que le preocupa. Tampoco imaginé que, algún día, podría tocarle. La probabilidad era ciertamente escasa. Pero hoy es su cumpleaños, y si no hablamos, quizás el último. También sé que pronto, será el turno de la revisación. Hijo; este Comandante está viejo y averiado; peor aún, se ha puesto sentimental. Los estimo mucho. Le daré audiencia pronto. No obstante, sea feliz".

Entonces comprendió la actitud distante de aquel reencuentro. No había leído el mensaje dejado por YOSOY, y el viejo aquel día debió darse cuenta. Así que esperó hasta el límite la oportunidad de aclarar lo que deseaba con NOR.

En el Salón Blanco del Centro de Vuelos, un hombre solo y agobiado, que cree haber recuperado no hace mucho el juicio universal y primigenio con que todas las cosas fueron hechas, más allá de la inconducta humana y su capacidad para distorsionar valores y objetivos, olvidando paraqués en busca de porqués, sin lugar para Dios y sus razones indemostrables, no deja de repasar un discurso terrible: "Escuche: después de la SEGUNDA GRAN CRISIS y de la Guerra Global, había que tomar una decisión. Había que idear algo de prisa para contener la marea sofocante de sobrevivientes engendrados como moscas. Nuestros países, impotentes para reanimar la Tierra o colonizar Marte y ampliar los ya vencidos límites de base lunares, fueron a la lucha bajo resucitados pretextos de explotación o democracia. Pero el PROYECTO GUERRA fracasó como estrategia para aliviar el peso demográfico del mundo. El social-cristianismo triunfó con su implacable defensa del derecho a la vida en todos los foros; y los tranquilizantes hicieron el resto. Pero cuando todo acabó, y nos reunimos en cónclave secreto para formar nuevamente al UNICO GOBIERNO, fue que, por imperio de mi orgullo militar y acendrado escepticismo, y al cabo de mil propuestas rebatidas, irónicamente expuse el PROYECTO PARAISO. De cuyos alcances verdaderos sólo el UNICO GOBIERNO está impuesto. Si deseo salvar sus vidas, no puedo seguir guardando confidencia. Teniente Lu-Nor, ¿está dispuesto a enfrentar la verdad y a obrar en consecuencia? Entonces, voy a revelarle en qué consiste ese proyecto. Y que la Historia se apiade de nosotros...".

Sí, el viejo está cansado y enfermo y ha pensado y repensado la manera de salvarlos y de sincerarse con el mundo. Su suerte está echada. Y la suerte del mundo también a expensas de la reacción de NOR.

Todo está calculado. Desde el primer saludo a la primera pregunta sobre SULMIA y los resultados del análisis (claro que él no sabe que está embarazada, y que, aún, sin confesión de parte, reglamentariamente sus vidas a salvo).

Todo con ojos azules apretados contra un rostro de guijarros, reaccionado del insomnio.

En nuevo molde. Al cabo de los aciagos laberintos de una conciencia grave y remota que vino a visitarlo, puntual, sobre su almohada de dictador vitalicio. Viniendo de la noche, violentando los muros levantados por su amoral axiología. Plácida e insobornable, exigiéndole cuentas...

El espejo oval que pende a sus espaldas y duplica su presencia, duplica también sus dudas presidiendo la espera. Es un gran espejo que multiplica todo y que proclama todo.

El Teniente está por llegar.

Y no hay cohetes azules. Simulacro.

Sólo simulacro y el más alucinante asesinato de masas imaginado. Por él.

Porque los cohetes azules estallan al superar la atmósfera. Simulacro.

Todo lo demás, el perfecto simulacro amplificado por la prensa en los distintos medios de comunicación. Maravilloso Edén inexistente. Programado y filmado no lejos de allí. En el l2vo. CAMPO DE EXPERIMENTACION ESTATAL.

NOMBRE DEL PROYECTO: Paraíso.

OBJETIVO: Dadas las condiciones insostenibles de polución y explosión demográfica mundial, crear una conciencia favorable a la abstención filial mediante la promesa de recompensa a los Elegidos, con un viaje fantástico hacia un Nuevo Mundo descubierto en el sistema Alfa del Centauro, de condiciones similares a las del Planeta Tierra antes de su irracional explotación.

JUSTIFICACION: Lograr por medios naturales la doble eliminación del exceso demográfico producido por las drogas tranquilizantes y de efectos hormonales progresivos (empleadas durante la Crisis), mediante la abstención directa de los postulantes y su descarte posterior en vuelos espaciales simulados hacia el imaginario Nuevo Mundo. Ello, a fin de asegurar la inviolabilidad del secreto de Estado y su acción psicológica sobre el conjunto de la población, soslayando de este modo la influencia del socialcristianismo opositor y previsto como enemigo de la tesis Reltih de supervivencia.

UNIDAD ESTRATEGICA: Consejo Mundial de Naciones.

UNIDAD EJECUTORA PLANETARIA: Servicio de Inteligencia del Centro de Control de Vuelos Espaciales.

RESPONSABLE DEL PROYECTO: Comandante YOSOY-RELTIH.

— Adelante Teniente NOR: lo estaba esperando.

(Un negro legajo obrará sobre la mesa del Salón Blanco en claro testimonio de lo acontecido. Y el espejo oval pendido a sus espaldas, deletreará inconsciente su nombre, recordando, quizás, al cruel tirano de un Imperio olvidado).-

ADRIÁN N. ESCUDERO - Santa Fe (Argentina), 20-07-70. Versión ajustada: 1999.

Integró la primera edición del libro “DOCTOR DE MUNDOS”. Editorial Vinciguerra SRL (Buenos Aires, Argentina - Enero de 2000), págs. 103/115. Dicho libro, ajustado para su segunda edición llevará el título de "DOCTOR DE MUNDOS I (El Sillón de los Sueños)". La Botica del Autor, 2005-2006.-

P.-S.

DATOS DEL AUTOR:

ADRIAN N. ESCUDERO. Breviario curricular: Nació el 12 de enero de 1951 en Santa Fe CP: 3000 - (Argentina). Es Contador Público Nacional (1975) y Magister en Dirección de Empresas (CT - 1998). Domicilio (La Botica del Autor): Obispo Gelabert 3073 - Te.: (0342) 455-4811 - E-mails: adrianesc@hotmail.com y anescudero@gigared.com .-

Autor de los libros de cuentos editados: DOCTOR DE MUNDOS I (EL SILLÓN DE LOS SUEÑOS). (Ed. Vinciguerra. Bs. As., enero de 2000 - Su versión original de 1980, obtuvo en 1982 el Premio Bienal 1980/1981 de la Asociación Santafesina de Escritores - ASDE); BREVE SINFONÍA Y OTROS CUENTOS (Ed. Colmegna. Sta. Fe, 1990), galardonado con el Premio Bienal 1986/87 de la ASDE; y LOS ULTIMOS DIAS (Ed. Colmegna. Sta. Fe, 1977), ganador en 1978 del Premio Bienal 1976/77 de la ASDE y del IIº Premio Provincial Concurso “Alcides Greca” (Subsecretaría de Cultura Provincia de Santa Fe), y, en 1979, del Primer Premio de la Fundación “ARCIEN - Santa Fe”.

Asimismo, autor de los libros de cuentos inéditos: DOCTOR DE MUNDOS II (VISIONES EXTRAÑAS) (Depósito en custodia en la Dirección Nacional de Derecho de Autor: DNDA - Ministerio de Justicia y Culto de la Nación Argentina: MJyCNA - Expte. Nº 290681 - F. Nº 71429 - 17/11/03. Santa Fe, 2003/2005); NOSTALGIAS DEL FUTURO (O Parábolas Cardinales del Espacio-Tiempo) - Colección Fantástica (Depósito en custodia en la DNDA - MJyCNA - Expte. Nº 345649 - F. Nº 84271 - 23/08/04. Santa Fe, 2004/2005); “EL EMPERADOR HA MUERTO” (Tríptico de lo Mágico Cotidiano)” - Colección La Abadía - Antologado por Ediciones Asociación Cultural “Teatro de la Abadía” (Santa Fe - Argentina, Octubre 2005); y LOS ÚLTIMOS DÍAS (Tetralogía Apocalíptica). La Botica del Autor (Santa Fe - Argentina). Diciembre de 2005.

En desarrollo:
DOCTOR DE MUNDOS III (LOS ESPACIALES) (2004); “MUNDOS PARALELOS y Otros Cuentos para un Semáforo” - Colección de Realismo Mágico (2005-2006); y “DESDE EL UMBRAL - Terrores Cotidianos y de los otros” - Colección del Horror (2005-2006). Todo sobre relatos inscriptos o en trámite por ante el registro en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Ministerio de Justicia y Culto de la Nación). Asimismo, LOS SUEÑOS DE LA TORRE (Y Otras Crónicas de lo Mágico Cotidiano) - Colección Onírica. La Botica del Autor (Santa Fe - Argentina). Primavera 2005.-

Su producción literaria participa asimismo de antologías como NUEVA NARRATIVA - AUTORES ARGENTINOS (Ed. Pegaso - Rosario, Provincia de Santa Fe, 1987), MESA DE CUENTISTAS SANTAFESINOS (ASDE y Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Fe, Santa Fe 1996), y CUENTISTAS ARGENTINOS DE FIN DE SIGLO (Tomo III - Ed. Vinciguerra, Buenos Aires 1999), entre otras.

Galardonado en múltiples certámenes locales, regionales, nacionales e internacionales (cfr.: referencias literarias libros citados), es autor de prólogos y presentaciones de libros, así como de artículos de reflexión cultural. Su obra integra numerosos volúmenes y suplementos literarios de diarios y revistas culturales impresas: Diarios “El Litoral” y “La Provincia”, de Santa Fe, y “La Opinión”, de Rafaela (Provincia de Santa Fe) y “El Litoral”, de Corrientes; Revistas TIERRAS PLANAS de Ceres (Provincia de Santa Fe); MILENIUM (Buenos Aires), y BANCO CLUB, ROTARY CLUB SANTA FE, PLEAMAR, GACETA LITERARIA, VOCES y TRAZAS (UNIVERSIDAD CATOLICA DE SANTA FE), de Santa Fe (Argentina); y ACALAN (UNIVERSIDAD DEL CARMEN - Estado de Campeche (México).

Es además, Usuario-Colaborador de los Magazins Virtuales: “LA REPUBLICA DE LAS LETRAS” (Ceres-Santa Fe, Argentina), MUNDO CULTURAL HISPANO (Alicante, España), EL MURO CULTURAL DE BUENOS AIRES (Buenos Aires, Argentina); INVENTIVA SOCIAL: Plaza virtual de escritura (Buenos Aires - Argentina); LALUPE.COM (Buenos Aires - Argentina), AMIGOS DE LAS ARTES (Buenos Aires - Argentina) y PÁGINA 1 (Haifa - Israel); GRUPO ASBA (Concursos y Encuentros Literarios) - (Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires - Argentina); ÑUSLETER (Argentina), y ARGENTINA UNIVERSAL (MAGAZIN ON - LINE 2002) - (Washington DC, USA).

Jurado de concursos literarios, su labor creativa se destaca biográficamente en la NUEVA ENCICLOPEDIA DE LA PROVINCIA DE SANTA FE (Tomo I. Ed. Sudamérica. Sta. Fe, 1992), así como en el BREVE DICCIONARIO DE AUTORES ARGENTINOS (Ed. Atril. Bs. As., 1999); y en las Selecciones Biográficas NARRADORES SANTAFESINOS (Ed. Tauro. Sta. Fe, 1994) y UN SIGLO DE LITERATURA SANTAFESINA (Ed. Culturales Santafesinas, 1999); también, en la COLECCIÓN DIARIO “EL LITORAL” (Santa Fe): “Los que hicieron Santa Fe”, cap. 34 - La Creación Literaria (2005).

Miembro de la ASOCIACION SANTAFESINA DE ESCRITORES (A.S.D.E.) desde 1978; de la ASOCIACION CULTURAL “El Puente” (Santa Fe) desde febrero del 2004; y, de la SOCIEDAD ARGENTINA DE ESCRITORES (Filial Santa Fe), desde octubre de 2004.

SANTA FE (Argentina), Abril de 2006.-

Este artículo tiene © del autor.

620

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 4

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3383861 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 504 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0