Portada del sitio > BLOGS Y DIARIOS > Nadie más que tú, lee blogs en Agosto
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Nadie más que tú, lee blogs en Agosto

Nepomuk



Voy a ponerme a escribir. Acabo de abrirme una cerveza fría y estoy en paz conmigo, porque he podido hablar por teléfono con Karlos. Está vivo y entero. Dice que deje de ver vídeos de matanzas, y telediarios. Que me concentre en Simón y en el blog (antes también añadía al lote mi tesis, pero ya ha desistido). Que volverá el martes y querrá leer estos cuatro días de post. Le he dicho que hemos pintado un tigre gigante en la pared de la buhardilla con mis sprays de grafitti. Creo que no se esperaba la noticia. "¿Muy grande?" "Enorme. Toda la pared. ¿Vas a escabecharme?" "Probablemente. Pero primero me daré una buena ducha, y me tomaré un café con hielo."

Las conversaciones que tengo con Karlos por teléfono cuando está en algún sitio peligroso, suelen ser bastante surrealistas. Como si ambos fuéramos dos personajes de una guión de Wong Kar Wai. Me gusta escuchar su voz. Suena ronca y pausada. Desasosegantemente sexy. He aprendido a distinguir en ella el matiz de la preocupación o de la angustia. Hoy no lo he encontrado. Mejor. Todo irá bien. Volverá el martes y esta guerra tampoco se lo comerá.

Lo del tigre no ha sido la mejor de mis ideas, no... Pero la verdad es que ha quedado bien chulo. Yo antes pintaba paredes. No es algo de lo que me sienta muy orgulloso. Entonces si me lo parecía. Como si la vida per se, fuera gris, y yo tuviera la necesidad permanente de darle colores. Salieron cosas muy bonitas. Otras muy absurdas y sin ningún sentido. E incluso una vez llegaron a pegarme por un trozo de pared en un solar de Fuenlabrada. Pero esa es otra historia que deberá ser contada en otra ocasión. Algún día. Cuando tenga paz y edite los diarios. Algún día de estos en los que vuelva a estar triste y tenga necesidad de escribirle mi vida a Karlos, igual que me dió en su día por escribírsela a Jesús. Soy muy infantil. En cuanto me enamoro, es como si se me abrieran todas las puertas. "Te quiero y este soy yo." Es una suerte eso de que aún no me haya dicho nadie "Vale chaval, pero no me importa ¿sabes?" así que quiero pensar que después de todo, he sabido siempre escoger a las personas.

Ya. Qué gilipollez. Como si pudiéramos realmente escoger de quién nos enamoramos.

Tengo una contractura en el hombro izquierdo. Es de pintar con el spray. Se me ha olvidado lo de alternar los brazos. Estoy desentrenado en lo de dar color a la vida. Creo que es porque ya ha pasado mucho tiempo desde que dejó de ser gris.

Ver en línea : http://nepomundos.blogspot.com/2013...

Este artículo tiene © del autor.

18

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3333127 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 609 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0