Portada del sitio > APUNTES DE LINGÚÍSTICA > El confuso aroma del vocablo «tribunal»
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

El confuso aroma del vocablo «tribunal»

valcazar@fundeu.es



El término «tribunal» se viene asociando, pues, a la solemnidad. Así, tenemos tribunales de oposiciones, tribunales médicos, tribunales de doctorado… Y tribunales de justicia. En todos ellos, un grupo de altos funcionarios, o de facultativos, o de catedráticos, o de jueces, examina a alguien con independencia y neutralidad, tras disponer de las pruebas necesarias.

Sin embargo, la palabra «tribunal» se ha desplazado, con su prestigio encima, hacia terrenos semánticos más difusos. En España funciona el Tribunal de Cuentas; y tuvimos el Tribunal de Defensa de la Competencia, órgano adscrito al Ministerio de Economía (y que ahora se llama Comisión Nacional de la Competencia). Ninguno de ellos encaja del todo con el concepto jurídico de la palabra «tribunal».

El Diccionario académico ya vio una cierta impostura en «Tribunal de Cuentas», pues lo define desde 1869 (mediante una mención expresa en la entrada «tribunal») como una «oficina». Dice así: «Oficina central de contabilidad que tiene a su cargo examinar y censurar las cuentas de todas las dependencias del Estado».

Leer más en elpais.com

Ver en línea : http://www.fundeu.es/noticia/el-con...

Este artículo tiene © del autor.

36

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 10

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3653237 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 431 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0