Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > A la vida soñada quemando el sol de los espejos
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

A la vida soñada quemando el sol de los espejos

Poema galardonado

María Eugenia Caseiro

Cuba



3a.MENCIÓN DE HONOR.
POEMA: «A LA VIDA SOÑADA QUEMANDO EL SOL
DE LOS ESPEJOS»
Pseudónimo: Buhowriter
Nombre: María Eugenia Caseiro
Nacionalidad: cubana

                                                 “Hay un lugar que yo me sé
                                                   en este mundo, nada menos...”
                                                                                            Vallejo

Se le fueron los zapatos a perecer en el afán
y por el uso perdieron
por el uso no encontraron señales, y en la ruina,
un solo parque que afilaba el rastro con dolor de vida
señalaba el sitio a donde nunca llegaremos.
Muerte andada, andada muerte, a tranco sobre el pavimento...
ese lugar en que se abre
                                      una gran boca de miedo.
Ya la luz que no recuerda a nadie, vino,
desde el fondo de tus zapatos niños a traerte,
a colocar peldaños a la sombra de tus pies.
Como un caballo sin más metáfora que el torso roto
una maqueta de su anatomía salió de los espejos;
bebió la brevedad, el límite para buscar el blanco.
No hay lugar en el mundo para tus pies que fueron
desde mis pies cansados a buscarte
en la fuente del temor a la luz para ninguno;
luz unigénita del que ya me abandonaba desde siempre,
esa que bañaba las preguntas, los cuartos vacíos, el acaso.
Crecieron las raíces de tus pasos, buscaron el sueño
entre los muertos sin rostro en el sosiego buscaron,
bebieron de la sed, de las razones
subieron la escalera de la lágrima
rompieron, ¡ay de ti!, sombra de mi sombra,
la máscara en que tu ojo se apagaba.
El sol que no sabía de nosotros
que no supo de ti ante mi, encontró tu boca,
mi boca esquiva en un rincón sin violencia,
tu rígida inocencia paseada por la noche hasta tu yo
en la  pacífica muerte, en la muerte inequívoca
en que no tenían cabida  más que tu ojo y tus zapatos
con el afán de buscar y buscar la calle.
Bajo el llanto permeable de tu lágrima,
mi lágrima hueca por el cristal del fuego
mataba la lumbre, la vida que soñaba, quemaba el sol,
rajaba las cometas, y la fuente donde no había agua
caía sin vida ante nosotros.
Yo que no soy la misma que miraba,
desde el sueño partir el tren de tus zapatos
señalaba con el índice tronchado por la filantropía
tu alma helada,
                         huyendo...

María Eugenia Caseiro

Ver en línea : Agonia.net

Este artículo tiene © del autor.

229

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 24

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3336325 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 606 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0