Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > UN GRITO DESGARRADO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

UN GRITO DESGARRADO

Profunda crisis en Oriente Medio

Camilo Valverde Mudarra

ESPAÑA



Ya está destruido el Líbano. ¿Lo está también Hezbolá y Hamás? Ya está arruinado Irak. ¿Lo está también Al-Qaeda y las facciones terroristas? El petróleo iraquí, sí, parece fluir, estar a salvo y produciendo sus beneficios, pero, ¿para quién?

No se puede lanzar la maquinaria de un ejército para acabar con el terrorismo. De nada parece servir el poderío de los EE.UU. contra Ben Ladeen. El grito desesperado de las víctimas inocentes que claman todos los días en ríos de sangre y espanto, entre los escombros, sí, parece que nos llega profundo e intenso.

Véase el terrible desgarro que viene desde Israel, en el correo de Andrés Aldao:

“Amigos de todo el mundo:

1 - Mientras las raquetas caen sobre toda la Galilea, mientras las katiushas vuelan sobre Maalot Tarshija, mientras deambulamos por la casa y un misil cae a 150 metros de nuestro hogar, mientras escuchamos las explosiones que no cesan, los habitantes del norte de Israel pagamos la irresponsabilidad del gobierno y el ejército, que han iniciado una aventura bélica sin precedentes, y han dejado sin ninguna protección a los pobladores del norte, indefensos y a merced de las katiushas, con la imposibilidad de proveernos de víveres, encerrados en refugios generales (que no fueron preparados, abandonados, sucios, vacíos, inhabitables), o los pequeños refugios caseros, incómodos, en los que nos proponen pasar 24 horas, mientras los grandes políticos y generales que prepararon la guerra con tanta minuciosidad, no han previsto en absoluto la protección de la población civil, a merced de las raquetas.

Acusamos al gobierno y al ejército de Israel de aventurerismo e irresponsabilidad, de exponernos a morir como corderos sin ninguna posibilidad de escapar a este destino de víctimas.

Agradecemos la solidaridad y el apoyo de amigos, denunciamos la inoperancia del gobierno. el no tomar ninguna medida para evacuar a los habitantes del norte de Israel. Llamamos a todos los amigos a denunciar el peligro que corremos los pobladores de esta zona de alto riesgo, a exigir el cese de esta aventura y entrar en conversaciones para lograr el cese del fuego, y negociaciones para intercambiar prisioneros, salvar la vida de los soldados y la nuestra.

2 - Mientras las katiushas vuelan sobre nuestras cabezas y los bombardeos al Libano prosiguen; mientras la poblacion civil vive en el panico y la inseguridad, envio mi saludo fraterno a todos los lectores que me han hecho sentir la solidaridad y la calidez. Y a los que estan alineados en la mentira de siempre, en el apoyo irracional a los irracionales, les digo: me dan lastima, estoy orgulloso de mi soledad de principios. No transijo con el crimen. Lo que mas lamento es el atraso de esta revista que ya recoge lo sembrado: la solidaridad entre los intelectuales y literatos que le dicen no, a la hipocresia, a la "unidad de cuerpo", sí, al vencedor con artilleria y aviones.

un abrazo, y gracias por los cientos de correos. Andrés Aldao y Ester Mann, Maalot−Tarshija, 15 de julio 2006 (bajo las constantes explosiones de katiushas que aportan su mortífera y tétrica música de fondo)”.

Este israelita acusa a su gobierno y censura al ejército, como debe ser, desde dentro; es un grito de terror y espanto, un temblor que corre por los huesos, al rondar el desgarro y la sangre, la masacre y la muerte. El grito contra una guerra desmedida, ante un insensato desatino de tanta destrucción, de tanta sangre. Es la estulticia del hombre, ni la fieras acomenten actos tan demenciales: no hay guerra útil ni necesaria, no existe la guerra santa ni sagrada, siempre es locura, siempre crimen horrendo, acción malvenida, descomunal y odiosa. El concepto en sí corrompe la santidad y sacralidad.

El mundo en manos, hoy, de políticos sin talla, hijos de la mediocridad rampante, que no saben ni pueden mediar y solventar un conflisto de odio milenario, entre unos pueblos condenados a la vecindad y, perdurablemente, enzarzados en la greña y la metralla. Pero ellos no caen, no mueren y siguen en sus poltromas, a la salva de sus intereses; con su inoperancia, legalizan una masacre continua y feroz. Ellos están parapetados, no saben ni quieren llevar la negaciación, el diálogo, el abrazo y buscar soluciones humanas, propias del ser pensante; se mantienen en su insensibilidad, ajenos a la agonía del clima bélico. Olvidados y olvidadizos de tantos éxodos, de tantos holocaustos, de tantos entierros y tumbas. Mudos sin concordia, sin consenso, sin la paz y la justicia.

Quiera Yahvé, Alá, poner un granito de amor en los corazones del hombre. Dios es Amor, dice San Juan, es preciso que incendie el mundo con la llama del Amor y la Caridad. Shalom. Salam malikun, para los que sufren y lloran y, aún, para los que ríen.

Camilo Valverde Mudarra

Este artículo tiene © del autor.

315

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 18

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3332375 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 622 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0