Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > DE DAVID Y GOLIAT
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

DE DAVID Y GOLIAT

Daniel Adrián Madeiro

Argentina



Los seres humanos deben nacer para vivir felices, sirviéndose unos a otros, trabajando unidos por el bien común. Cómo si fueran hijos de un mismo Padre Celestial, obra de un mismo Creador.
Cualquiera que me haya leído o contactado sabe que una de mis premisas es “Construyamos una Tierra digna de nuestros niños”.
Siento que aquellos que aun disfrutamos de paz no estamos haciendo lo suficiente para lograr que así suceda.

DE DAVID Y GOLIAT

 

El capítulo 17 del 1° libro de Samuel (Shmuel Alef) narra la difundida historia de David contra Goliat; de un pequeño pastor contra un guerrero gigante.

La mayoría de Ustedes sabe que el vencedor fue el más débil.

Uno de sus pasajes pone en boca de David lo que sigue: "El mundo sabrá que hay un Dios en Israel; y todos los aquí reunidos deben saber que ni con espadas ni con lanzas salva el Señor. La batalla es del Señor".

Según este enunciado: La suerte de Israel, y no dudo que la de los pueblos, está sujeta a la voluntad de Dios.

Habrá quien objete mi aseveración alegando que la cita sólo aplica a Israel. Lo sé. Sin embargo, a esta altura de la historia de la humanidad y de las actuales circunstancias, prefiero acogerme a una lectura más fraternal, alejada de toda parcialidad, que nos presente a un único Dios y Padre de todos los pueblos.

Humildemente, me parece que si aceptamos la existencia de DIOS, es razonable pensar que es el creador de todos y es para todos por igual.

Volviendo al relato de David y Goliat, a simple vista, parecería que se lee una historia.

Pero eso es sólo la cáscara.

Sin poner en tela de juicio el valor histórico que pudiera tener, la narración nos regala algo de mayor provecho: ciertas moralejas.

¿Cuáles?

  • Un pequeño puede vencer a un gigante.
  • No importa cuantas armas tenga el poderoso rival.
  • Dios decide quien será el vencedor.

Ese es el eje del pasaje de 1ra. de Samuel 17.

Nadie podrá concluir algo sustancialmente diferente a esto.

David, un joven pastor, pequeño, sin entrenamiento militar, pudo vencer a un guerrero experimentado, mucho más grande que él.

Goliat tenía armadura y espada; David sólo una honda y fe.

Pero todo fue posible porque Dios así lo quiso.

Nadie hubiera apostado una sola moneda a David. ¿Qué maravilla podría esperarse de un pastor de ovejas metido a lidiar contra un jayán?

Pero lo inesperado sucedió.

Cuenta el pasaje bíblico que la piedra arrojada por David golpeó exacta sobre la frente de Goliat, haciendo que éste perdiera el conocimiento. Una vez inconsciente sobre el suelo, tomando la propia espada del gigante guerrero, David lo decapitó.

Nadie hubiera pensado que el más débil derrotaría al más fuerte.

Sin embargo era algo previsible, tal como lo confirma un pasaje del capítulo anterior: "Lo que mira el hombre no es importante, pues el hombre se fija en las apariencias. Dios se fija en el corazón" (1 Samuel 16:7).

 

Hoy en Oriente Medio se repite la historia.

Pero, a diferencia del pasaje analizado, el débil no es Israel. Israel es el gigante, una potencia que cuenta con un arsenal militar de primera línea provisto por Estados Unidos y, como si esto fuera poco 250 bombas atómicas según informa el escritor uruguayo Eduardo Galeano en una nota aparecida en el diario Página 12, titulada "¿Hasta cuándo?".

La relación de víctimas por bando lo confirma. Mueren más de 10 árabes por cada israelí.

Desde mucho tiempo atrás esta es una guerra desigual denunciada decenas y decenas de veces por la Organización de Naciones Unidas.

Las conclusiones para el texto bíblico fueron:

  • Un pequeño puede vencer a un gigante.
  • No importa cuantas armas tenga el poderoso rival.
  • Dios decide quien será el vencedor.

Esas reflexiones anteriores pueden ser aceptadas sin demora para el caso expuesto en la 1ra. de Samuel.

Pero para el siglo XXI, para esta interminable crisis del Oriente Medio, debería reconocerse la abismal diferencia entre un caso y el otro.

  • Los pequeños, actualmente, lo son mucho más. La mayoría de los pueblos está expuesta al peligro inminente de los poderosos.
  • Hoy las armas no sólo pueden matar a un hombre sino a toda la humanidad.
  • Hace tiempo que los hombres mataron a DIOS y deciden a ultranza, avariciosamente, quien será el vencedor.

Jamás podría elegir con justicia un bando al que prestare mi simpatía. Yo sólo justifico y apuesto a la paz.

Los seres humanos deben nacer para vivir felices, sirviéndose unos a otros, trabajando unidos por el bien común. Cómo si fueran hijos de un mismo Padre Celestial, obra de un mismo Creador.

Cualquiera que me haya leído o contactado sabe que una de mis premisas es "Construyamos una Tierra digna de nuestros niños".

Siento que aquellos que aun disfrutamos de paz no estamos haciendo lo suficiente para lograr que así suceda.

Ruego para que pronto se dé fin a este y a todos los conflictos bélicos en nuestra única casa, la Tierra y que, en lo particular, el pueblo que históricamente ha sufrido sobre millones de los suyos la desgraciada experiencia de los dolores que nacen por la persecución, la segregación y el genocidio, haga suya las palabras de Matisyahu: "La avaricia, el dinero y las mentiras deben ser destruidas en cada uno de nosotros para que devolvamos nuestras almas a Dios".

Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Daniel Adrián Madeiro.

Todos los derechos reservados para el autor.

Este artículo tiene © del autor.

3236

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 7

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3314136 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 756 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0