Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > NAUFRAGIO DE LA ESTIMA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

NAUFRAGIO DE LA ESTIMA

Daniel Adrián Madeiro

Argentina



"¿Qué es la pobreza?. La pobreza es hambre. La pobreza es falta de techo bajo el cual resguardarse. La pobreza es estar enfermo y no poder ser atendido por un médico. La pobreza es no poder ir a la escuela y no saber leer. La pobreza es no tener trabajo, tener miedo al futuro y vivir día a día. La pobreza es perder a un hijo debido a enfermedades relacionadas con el agua impura. La pobreza es impotencia, falta de representación y libertad". (Texto extraído del sitio: http://worldbank.org/poverty/spanish/mision/ Grupo del Banco Mundial).

Hace tiempo que aprendimos a no preocuparnos por nuestras carencias.
Todo comenzó cuando quedé sin trabajo.
Al principio los pocos ahorros que teníamos permitieron cubrir algunas necesidades básicas. Pero ahora, no. Hace tiempo, no.
Sin embargo nos adaptamos bien a este cambio profundo. Nuestra vida se modificó notoriamente. Ya no la vivimos desde un enfoque material. Tampoco espiritual. Acordamos que es mejor no vivirla de ninguna manera.
Tomamos la iniciativa de darle otro valor a nuestra suerte y sus caprichos.
A esta altura, no puede decirse que seamos infelices ni lo contrario.
Las miradas sobre nosotros muestran cosas distintas: dolor, extrañeza, indiferencia, amor, compasión, inquietud, temor.
Mis hijos, mi esposa y yo, estamos de acuerdo con nuestra forma de enfrentar este desafío. Sabemos que vamos en la dirección correcta para darle un corte.
Ante las actitudes de terceros recordamos los gestos y sonidos que realizábamos cuando reíamos y hacemos eso. Ayer nos reímos de todos desde que se hizo de noche hasta que alguien nos tiró una botella vacía que se estrelló cerca del menor.
Todos los días salgo a no buscar trabajo para no frustrarme.
Con mis hijos y mi mujer vamos a no comprar frutas, verduras y carnes. Cuando nos dejan, entramos en supermercados o almacenes y no compramos absolutamente nada, para no sentirnos mal.
Estuve visitando un banco y averigüé que para no pedir un crédito ni abrir ninguna cuenta de ahorros, tengo las condiciones apropiadas. Pero, no atienden bien ahí. La seguridad me creyó un ladrón. Y yo, entre otras cosas, tampoco soy un ladrón.
Suelen confundirme a menudo. Cuando me quedo en la puerta de una escuela, algunas maestras me preguntan si tengo hijos allí. Y, no soy un padre con hijos en la escuela. Ni con esposa en la peluquería, ni con familia en una casa.
Hay muchas cosas que nosotros no somos: no somos gente de calzado en los pies, de ropa sana, de pelo limpio, de rostro alegre, de mirada esperanzada.
Tenemos muy bien organizada nuestra rutina: por la mañana, revisamos que no falte ninguna de nuestras inexistencias depositadas en la vereda, y tranquilamente nos preparamos para disfrutar el no desayuno.
Al mediodía mi mujer a optado por no cocinar todo lo que no tenemos para que podamos saborear nuestra abundante nada.
Por la tarde no merendamos y por la noche ya no cenamos.
Creemos que vamos bien. Si todo se da como deseamos pueda ser que pronto le hayamos puesto fin a esta situación y logremos disfrutar de una verdadera no-existencia.

Daniel Adrián Madeiro
Copyright © Daniel Adrián Madeiro.

Este artículo tiene © del autor.

608

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 13

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3369789 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 556 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0