Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > EL VERSO ALEJANDRINO
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL VERSO ALEJANDRINO

Poética. Unas breves notas a vuelapluma.

Ricard Monforte Vidal

España



El verso alejandrino es de origen francés; inicialmente no poseía un nombre propio específico. A raíz de la composición, en el primer  decenio del siglo XIII, de los poemas épicos "Le Roman d'Alexandre" de Alexandre de Paris y el "Alexandreis" de Gautier de Châtillon -ambos poetas medievales franceses-, que versaban sobre la vida de Alejandro Magno y compuestos en este tipo de verso; pasó a denominarse "verso alejandrino", tanto en honor del primer autor como del héroe griego glosado en dichos poemas.
Con la reforma eclesiástica y litúrgica llevada a cabo a inicios del siglo XIII; de la cual fue protagonista la orden francesa del Císter, encargada por el papado de llevarla a buen término; pasó a la Península Ibérica, con especial  fuerza en el reino de Castilla- León, donde el verso alejandrino fue adoptado por el clero (el 'Mester de Clerecía') como verso fundamental de sus composiciones poéticas; Gonzalo de Berceo, Juan Ruiz "el Arcipreste de Hita", el anónimo creador del "Libro d'Alexandre" castellano o los numerosos textos surgidos del taller poético de la Universidad de Palencia son sus ejemplos más sobresalientes. Con la llegada de la versificación ítalo-provenzal y la laicización de la literatura desapareció, ya en los albores del siglo XV, la poesía del 'Mester de Clerecía' y con ella el verso alejandrino, no sin haber influido incluso en poéticas tan dispares como la mozárabe o la hispano-hebrea. El poeta y político Pero López de Ayala fue su último cultivador medieval.
 
Jean de la Fontaine (1621-1695) lo introdujo en la constitución formal de la "Silva". Prácticamente desaparecido de la literatura española (no así de la francesa); tras algunas ocasionales apariciones en textos de Gil Polo, Sor Juana Inés, Moratín y otros; renace en el Romanticismo, por indudable influencia francesa,  con Zorrilla y recibe el impulso definitivo con los movimientos post-románticos de finales del siglo XIX-principios del XX; Rosalía de Castro, Avellaneda, sobretodo los Modernistas y Noventayochistas: Darío, Lugones, Jiménez, Mistral, Machado, Unamuno, etc., etc.
 
El dodecasílabo alejandrino francés no difiere en nada de su homónimo tetradecasílabo castellano, su aparente diferencia silábica (12 versos-14 versos) se debe a la diferencia en el conteo métrico entre ambos idiomas; el dodecasílabo francés, catalán y provenzal es absolutamente equivalente al tetradecasílabo castellano e italiano. Consta de dos hemistiquios isométricos de 7 sílabas (6 según el conteo francés) con cesura o pausa central que impide la realización de sinalefas entre ambos hemistiquios.
 
Un ejemplo de la diferencia de recuento silábico castellano-francés, sobre un verso de Antonio Machado: 
 
Mien-tras- le- sa-lea-fue-ra // la- luz- del- co-ra-zón      7 // 6+1, recuento castellano e italiano.
 
 Mien-tras- le- sa-lea-fuera // la- luz- del- co-ra-zón      6 // 6, recuento francés, catalán y provenzal.
 
La métrica castellana toma como modelo básico el verso llano; la métrica francesa el verso agudo. En ambas se excluyen del recuento las sílabas finales que exceden sus respectivos modelos. 
 
R.M.V.
 

Este artículo tiene © del autor.

14911

Comentar este artículo

   © 2003- 2014 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 2465436 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 555 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0