Portada del sitio > ENTREVISTAS > LA DESOBEDIENCIA A TI DEBIDA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA DESOBEDIENCIA A TI DEBIDA

Entrevista a Carlos Esquivel

Carlos Téllez Espino

Cuba



Conversar es de humanos. Conversar con personas inteligentes es un acto histórico. Hoy, les proponemos un encuentro con dos de los hombres que hacen   la cultura en Las Tunas, Cuba, ahora mismo. Uno de ellos, Carlos Esquivel, ha publicado ya 13 libros, todos de poesía, polémicos, distintos, únicos. El otro, Argivaldo Acevo, concertista y compositor, ha dado disímiles conciertos,  donde la guitarra siempre es protagonista.

Porque lo humano obliga, siempre obliga, comparto entonces esta conversación humana, histórica.

 

 

P : Carlos Esquivel, he leído tu ultimo libro publicado, Toque de queda, premio Concurso Iberoamericano Cucalambé en Décima, 2005. Me pareció este poemario un resumen  de esos temas que ya son habituales en tu poesía. De estos temas, el de la muerte, sin dudas, fue el primero que me  llamó la atención, pues viene a través de poetas que te importan y que murieron todos por vías del suicidio. ¿Es que la muerte te motiva, te llama la atención?

 

CARLOS: Yo creo que la muerte como tema es bastante atractiva, aunque en sí no tenga nada de atractiva. Como dicen, en casi todos mis libros están fusionados esos temas que ya son capitales para mí, y la muerte es uno de ellos. Sin  dudas también la guerra, la familia, el viaje, la imposibilidad de dejar atrás las cosas que significan o que son importantes para la trascendencia de uno. En mis libros, por ejemplo, el viaje es la conclusión de algo, que termina muchas veces en la muerte. Y esto es un juego que, mas allá del simbolismo, me está atrayendo mucho, porque además estoy tratando de buscar,  de renovar, de lograr una ruptura a partir de un tema tan tratado ya por los escritores de todos los tiempos y, que, por supuesto, es uno de los grandes temas de la historia, que es la muerte. En el caso de los textos dedicados a suicidas, fueron poetas que se mataron de una manera muy brutal, por inmersión, ahogados. Es el caso de Alfonsina Storni, de Paul Celan, que fue capaz de suicidarse siendo campeón de natación...Murió en el Sena, sin salir a flote... Son varios poetas y es un homenaje por lo que para mí es un gesto de valentía, aunque otras personas lo nieguen como un acto de pesimismo, de cobardía. Yo creo que esa manera de morir, tan distinta, hace un poco heroico el acto de búsqueda de la muerte.

 

 

 

P: ¿Le preocupa entonces la muerte a Carlos Esquivel?

 

CARLOS: Yo no pienso en eso... Sólo a veces... Una persona como yo, que estuve en una guerra, que vi morir personas, un poco como que podía estar curado, o, quizás, enfermo de eso... Pero a mí, en verdad,  me preocupa más la muerte como significación de todo un acto ulterior. Incluso, en la novela que tengo escrita, los personajes se burlan de la muerte. Dulce María Loynaz, Lorca, Juan Ramón Jiménez, demuestran que están vivos, y sé que no van a morirse. Por eso es una novela que se burla de la muerte.

 

P : ¿Cómo ve Argibaldo la muerte?

 

ARG.: Desde mi punto de vista, muerte, como tal, no existe. Para mi sencillamente son momentos de transición, de un lado a otro, de un momento de la vida a otro, es el comienzo. Llegado al final, es un paso a otra etapa. En cualquier sentido que lo mire, veré siempre un estado de modulación, como diríamos en la música, de una tonalidad a otra y en ese sentido pienso que es sencillamente la incapacidad que tenemos de ver qué ocurre después de eso que llamamos muerte. ¿Qué hay más allá?, o, ¿qué hay antes del nacimiento, sino vida, otra forma de manifestación de una vida, única, que es como lo veo yo?

 

P: Carlos,  en Toque de queda una especie de prólogo  antecede a cada décima. Es como si con ello quisieras dar una seña sobre  lo que sucederá o de lo que se hablará en el texto. Es como si dieras la clave de lo que quieres decirle al lector. Esto es poco frecuente en la poesía y mucho menos en la décima que hoy se escribe en Cuba.

 

CARLOS: Para mí el acto de creación es un acto de desobediencia, es un acto de ruptura, es un acto de cambiar las cosas. Para mí, creación es crear algo nuevo. Entonces me parece muy importante que el creador esté asumiendo nuevos códigos. Yo quise hacerlo en la décima porque es un género mal_tratado por los escritores cubanos, ya que muchos han asumido un discurso bastante homogéneo, muy parecido, muy esquematizado, quizás, y yo siempre, cuando voy a entregarme a la escritura, trato de hacerla distinta, y este planteamiento es una manera de unir dos discursos que pueden parecer, y lo son, muy diferentes, el discurso de la poesía y el de la narrativa. En Toque de queda cada décima tiene, como dices, una especie de prólogo que está definiendo lo que va a decir el texto, y a veces tiene una concentración, una síntesis, mientras en otras es más extenso. Hay algunas de estas décimas en que el prólogo es más extenso que la décima misma. Ya te dije, es una manera de hacer distinta la décima, de proyectarla con otro sentido de  búsqueda, en un siglo que necesita eso,  trascender cambiando, rompiendo reglas, buscando siempre lo distinto.

 

 

P: Y un poco que vas siempre buscando transformar las cosas pero para dar un mensaje, decir algo.

 

CARLOS: Sí. Yo creo además que lo más importante para un creador es decir cosas, después, cómo las dice. Yo me subordino a eso. Yo primero intento decir cosas y luego busco que parezcan novedosas, que atraigan al lector, que puedan ser significantes para un crítico o para las personas que después estudien estos trabajos que jugaron, que arriesgaron, que llegaron a límites que antes no se habían logrado.

 

P: Argibaldo, en el caso de la música, ¿es conveniente hacer esto? Cuando  vas a hacer un concierto, ¿das un preámbulo de lo que va a suceder en la pieza que vas a interpretar?

 

ARG.: Para mí casi siempre el preámbulo ha sido el silencio, ese silencio total que incluso yo hago, antes de empezar a interpretar.

 

JULIO: Carlos Esquivel, el tema del viaje es otro de los recurrentes en tu poética. ¿Es que vivir en el municipio de Colombia te hace añorar conocer otros lugares?

 

CARLOS: Sí, eso pasa... Yo he vivido en muchos lugares, he viajado mucho. Esa es una de las consecuencias de lo que sería después mi literatura. Pero el viaje es, en primer lugar, un pretexto, el pago de una deuda, la prueba del conocimiento que dejan las cosas que uno vive. Uno viaja y conoce gentes que son diferentes, conoce situaciones, historias que son diferentes, que van a nutrir la literatura. Yo soy de los que piensan que el verdadero viaje ocurre en uno mismo, ocurre en la mente. Uno se vive inventando esos lugares, quizás, porque no tiene acceso a ellos, quizás porque no existen, quizás porque jamás podrá verlos. Esos lugares uno los ha inventado, y por culpa de esas dimensiones somos los viajantes más grandes, más que lo que fueron Cristóbal Colón o Marco Polo.

 

P: Argibaldo, como dice Carlos, uno a veces está en un sitio, pero su mente está vagando a otros lugares... Cómo te trasladas a través de la música. ¿Puede uno trasladarse a través de la música?

 

ARG.: Sí, cómo no, incluso a veces es totalmente involuntario. Una vez que uno comienza el acto de mover los dedos, o de cantar, ya ese acto de creación lo lleva a uno a viajar  vertiginosamente. Hay momentos en que uno está en un lugar, va a otro, y al final es un gran cuadro, una cosa mezclada que ni uno mismo entiende. Sin embargo, todo eso también sufre una transición que me lleva a algo que ni sé cómo explicar, que pierde cualquier forma concreta, es como que uno se diluye en algo amorfo, donde pierdo hasta el contacto con el sonido real que se está produciendo, físicamente hablando.

 

P: Otro de los temas recurrentes de Carlos Esquivel es el de la familia. A veces desde la nostalgia, a veces desde el dolor...

 

CARLOS: Yo creo que la familia es el mejor inventario que uno puede tener en la vida. Ahí están las personas que siguen a tu lado, que están apoyándote, significándote, dándote aliento siempre. La familia siempre te marca, de alguna manera. En mi obra está la añoranza porque uno siempre añora una familia feliz, complementándola con todo lo que uno después  puede retribuir con la otra familia que construye en el futuro. Yo me siento conforme y feliz con la familia que he creado y  espero que suceda igual con la futura familia que vendrá.

 

P: ¿Y la música? ¿Qué es la música para Carlos Esquivel?

 

CARLOS: Para mí es un estado civil...Yo estoy casado con la música, porque la escucho mucho.

 

P: ¿Qué es la poesía para Argibaldo?

 

ARG.: Todo arte es poesía... Yo puedo disfrutar un momento poético en la música, en el teatro, en la misma literatura.

 

 

Terminar una conversación es como despertar a una dimensión real donde la palabra, aún, no está dicha, al menos no totalmente. Eso nos permite intentarlo de nuevo, con uno mismo, con otros, para ir construyendo la historia de lo que fuimos, de lo que podemos ser. Volveremos entonces porque algo aún no se ha develado, algo, aún, está por develar.

P.-S.

ESTA ENTREVISTA SE REALIZO EN EL PROGRAMA LA TERTULIA, DE LA TELEVISION DE LAS TUNAS , CUBA, Y FUE TRANSMITIDA EN VIVO EL LUNES 10 DE JULIO DE 2006, ESCRITA Y DIRIGIDA POR CARLOS TELEZ ESPINO Y CONDUCIDA POR JULIO GOMEZ MOLINET.

Este artículo tiene © del autor.

466

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 4

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3314136 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 756 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0