Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > BARRERAS MORALES Y MATERIALES
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

BARRERAS MORALES Y MATERIALES

Camilo Valverde Mudarra



Este mismo viernes, el Senado de EEUU ha aprobado la construcción de una doble valla de unos 1.125 kilómetros de longitud en la frontera con México, que costará cerca de 2.000 millones de dólares y se reforzará con aviones, helicópteros, lanchas motorizadas, perros adiestrados, barreras, luces de alta potencia, equipos infrarrojos y de comunicación, así como uniformes blindados.

México ha expresado su protesta por este plan; la decisión estadounidense, dice, está en contra de las relaciones internacionales actuales y no resuelve el agudo problema migratorio. "La política internacional ahora busca tender puentes y no construir muros, la mayoría de los países buscamos acercar nuestros pueblos derribando barreras físicas, comerciales y culturales". México lucha por una reforma amplia e integral en materia migratoria, que regularice la situación de millones de mexicanos que viven en Estados Unidos. Las remesas de los emigrantes mexicanos supusieron el pasado año unos 20.000 millones de dólares, la segunda mayor fuente de divisas tras las exportaciones de petróleo.

No hace mucho fue Israel el que decidió también la construcción de su muro para aislarse de los palestinos por razones de seguridad. En su momento, el Tribunal de La Haya, exigiendo su demolición, lo declaró ilegal. Israel rechazó el veredicto, que, en ningún caso, es vinculante, con el argumento de que no era competencia del Tribunal y que, por otra parte, no había tenido en cuenta la verdadera razón de la construcción del muro, que intentaba frenar los atentados suicidas; opinión que han compartido EE.UU. Rusia, Canadá y la Unión Europea que, aunque juzgan un error la construcción del muro, sostienen que La Haya no es el ámbito competente para dirimir la cuestión. Los palestinos han considerado que el muro consagra unas fronteras diferentes a la línea verde aceptada en el ámbito internacional, lo que en su opinión supone la anexión por la fuerza de territorios y el aislamiento de muchas de sus poblaciones, con el consiguiente retroceso en su calidad de vida.

Erigir muros, morales y materiales, es una táctica recurrente del hombre. En la antigüedad, el Muro Blanco dividió el Alto y el Bajo Egipto, un hecho que debió tener tanta resonancia que el hagiógrafo hace que la Sulamita, en el Cantar de los Cantares, se aplique la imagen: «Yo soy el Muro y mis pechos son los torreones» (Cnt 8,10). China en el s. II a. C. edificó dos mil quinientos kilómetros de muralla frente a sus enemigos norteños, que sólo sirvió y ha servido de recreo turístico. Hitler perdió el tiempo y el dinero queriendo plantar su muro desde el Atlántico. Y el de Varsovia, para encerrar a los judíos en su gueto, como el que separó Berlín, sólo vinieron a señalar la ruindad de sus constructores. Los judíos, desgraciadamente, saben mucho de muros por propia experiencia, de vallas represivas y de campos y hornos de muerte.

Con su Muro de las Lamentaciones, ya tenían bastante; rezando y cabeceando ante aquellas vetustas piedras, oración a la que debían concurrir fraternalmente los palestinos, debieran implorar la reconciliación, el abrazo de paz fructífera y desechar la segregación y los enfrentamientos.

Los muros no detienen los ímpetus migratorios en sus sacudidas del hambre ni la convocatoria de la riqueza instalada en el bienestar, para el que ruge en la miseria y la necesidad; como tampoco impide los odios inveterados con su “yihat” y sus suicidios bomba. Las vallas, sencillas o dobles, no frenan la pobreza y la injusticia de Iberoamérica.

Camilo VALVERDE MUDARRA

Este artículo tiene © del autor.

241

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 37

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3316932 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 764 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0