Portada del sitio > LITERATURA > Relatos > FOTORREALISMO SOCIAL: POBREZA DE SOLEMNIDAD
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

FOTORREALISMO SOCIAL: POBREZA DE SOLEMNIDAD

Valentín Justel Tejedor

España



Las marcadas arrugas, estrías, y surcos convertían su rostro en la propia imagen de su alma, reflejando el mudo dolor y la profunda desdicha y amargura, padecida por aquella zaparrastrosa y desaliñada mujer que frisaba la cincuentena; su inconfesable y turbulento pasado la había llevado a refugiarse en el alcohol, del cual era perpetua e irreversible prisionera, prueba de ello era su frecuente deambular ligeramente vacilante, sus ojos vidriosos, y su repugnante hálito etílico; así,su edad aparente muy por encima de su edad biológica delataba su vertiginoso deterioro físico y mental; sus encarrujados y enredados cabellos estaban tiznados por el opaco color de la suciedad, y su aspecto famélico, huesudo y tránsido evidenciaba su permanente estado de inanición, y por ende su hambre calagurritana.
Sus andrajosos y desharrapados ropajes iban dejando tras de si una estela de insoportable hedor, que con su fétida emanación convertían su entorno en un  nauseabundo e infecto espacio, verdaderamente intransitable.
Arrastraba con dificultad un mugriento y roñoso carrito que apenas avanzaba, pues tenía uno de los rodamientos deteriorado, dentro de el llevaba unos agujereados plásticos,  unas ropas sucias, y unas finas mantas con lamparones para abrigarse en los fríos días del gélido invierno; en la otra mano llevaba una vieja y cuarteada correa con la que hacia prisionero a un cánido de cuerpo grueso, cuello corto, cabeza redonda, hocico agudo, orejas caídas, y pelo largo, abundante, y rizado; el color de las vedijas de aquel perro de aguas, que debían ser albas y nevadas, desgraciadamente eran  agrisadas y plomizas, fruto de la carencia de un ínfimo cuidado necesario para mantener la dignidad del animal; así entre la fronda de mechones o hebras que formaban la guedeja lanosa, habitaban incontables parásitos que producían molestos y continuos picores y comezones, que el can trataba de erradicar estregando con insistencia y reiteración esas protuberantes heridas rubescentes, utilizando para ello las afiladas pezuñas de cualquiera de sus extremidades.El astroso animal no parecía guardar ninguna animadversión hacia su ocasional dueña, por esta manifiesta dejadez, ya que a la menor ocasión de peligro se adelantaba esgrimiendo una actitud abiertamente defensiva, bien estructurado y apoyado firmemente sobre sus cuatro extremidades, con la cabeza elevada, y con un pertinaz y bronco ladrido, que ahuyentaba a cualquier merodeador con fines hostiles o poco lícitos...
(...)

Este artículo tiene © del autor.

338

Comentar este artículo

   © 2003- 2020 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3856511 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 297 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0