Portada del sitio > ESCRITORES CASTELLANO-MANCHEGOS Y DE LA MEDITERRANÍA > LA VENTANA DEL DOMINGO > LA PALABRA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA PALABRA

Pedro Fuentes-Guío

España



Tú, yo, él (ella), nosotros, vosotros, ellos (ellas), todos, absolutamente todos, excepto los mudos, que la sustituyen por gestos, tenemos la palabra como instrumento de comunicación y de entendimiento. Y esto es así, sin que nadie pueda evitarlo, en cualquier rincón del planeta. La palabra, por su complejidad, aunque a primera vista nos parezca algo simple, es un enigma, un resplandor cargado de matices. La palabra es eterna, como lábaro vital del hombre, desde que el hombre existe hasta que se extinga, mientras no podamos valernos por la transmisión de pensamiento. De ahí el valor que le da el escritor Gabriel García Márquez, cuando dice: " Nuestras palabras nos persiguen no sólo hasta la muerte, sino hasta mucho más allá de la muerte". Y es cierto, nuestras palabras nos sebreviven, como podemos comprobar todos los días, en cualquier momento, cuando alguien nos recuerda lo que decían nuestros abuelos.

Alguna vez, a lo largo de tantos años utilizándola como instrumento de comunicación, he pensado si la palabra tendría un valor en sí, como unidad, o su verdadero valor lo adquiere al unirse a otras palabras. Me hizo dudar aún más una frase del doctor y poeta argentino Miguel Oscar Menassa, quien dice: "Hay algo en el valor de la palabra que va más alla del valor que la combinación con otras palabras le otorga". Después de pensarlo, de analizar el sentido y significado de cierta palabra en sí, aisladamente tuve que darle la razón. Por ejemplo, si yo digo: "Amo a mi madre". La frase tiene el valor que la combinación de las palabras le dan, pero si digo unicamente "madre", sin más, esa palabra tiene un valor y un significado por sí sola, más allá del que pueda tener dentro de la frase citada.

Sí, querámoslo o no, la palabra es un pedestal de luz, un faro-enseña que los escritores enarbolamos como algo unicamente nuestro, pero con la sana intención de guiar a los demás por el camino de la sabiduría, que no sería tal sin estar iluminado por el fulgor de la palabra. A veces, proponiéndonoslo o sin propósito, vamos cambiando el mundo, lenta pero firmemente, mediante la erosión que producen las palabras. Algo así viene a decir Luis García Montero, cuando afirma: "Igual que una hoja que cae de un árbol mueve el mundo y lo pone distinto, cada vez que un escritor, sea quien fuere, ha escrito una frase, ha cambiado la literatura también". Literatura que está hecha de pasión y de palabras, aunque "la pasión literaria no es otra cosa que el poder de las palabras", que afirma el poeta Vicente Huidabro.

(Continuará)

Este artículo tiene © del autor.

482

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3332375 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 622 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0