Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > KENIA, DIBUJO DE LOS DIOSES
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

KENIA, DIBUJO DE LOS DIOSES

César Rubio Aracil

España



Que mis vaharadas de amor perfumen tu espíritu.

Ahora mismo no recuerdo si Kenia tiene los ojos verdes o castaños, si su faz es estilizada (creo que sí) o de sutiles prominencias. Tampoco puedo recordar la tonalidad de su piel mulata ni el color de sus cabellos. Es tanta la hermosura que encierra el cuerpo del que hablo que, al tratar de evocar su imagen, la fantasía queda confinada en el reducido espacio de un suspiro. Éste es sólo un aspecto de su naturaleza femenina, complemento sublimado por la fuerza del amor.

     La conocí en una cafetería, y entre el bullicio de voces destempladas y la ardentía marina de mis anhelos (luminosidad fosfórica de Anfitrite) floreció la rosa de mis sentimientos. Tenía ante mí a una mujer distinta a todas las que a lo largo de mi vida había conocido. No porque su belleza motorizase mis impulsos más a ras de tierra, sino por el hechizo de su esencialidad. Y sucumbí. Algo en su sanctasanctórum pugnaba por abrirse paso en el pandemónium ambiental. ¿Nostalgia tal vez? Fina tristeza deslizándose por unos labios que he preferido olvidar. Kenia me habló sobre cosas de su tierra natal, donde allende los mares tiene a su auténtico amor. ¡Ah, los hijos, principal razón de la existencia! Y su mirada cobró relieves pictóricos -dibujo de los dioses, o posiblemente de las diosas atadas a su corazón-, emulando la humildad de la peonía. Por unos instantes, sin saber por qué, la amé de manera inmaterial. O fue quizá que mi espíritu me engañó, pero la amé.

     Transcurren las horas, se suceden los días y el calendario perfila los contornos del porvenir. Nada queda desligado del ayer, mas el presente -introito de futuras secuencias vitales- escribe en el diario del destino humano cada sensación, cada sentimiento, cada una de las emociones y fantasías de las naturalezas ahítas de amor. Por ello digo que mi antillana amiga, sumida en los libérrimos abismos de su existencia, ha dejado en mi ser la impronta de un beso en las mejillas que me niego a recordar.

     Poca cosa, querida Kenia, digo aquí para ensalzar tus valores. La palabra, pobre y atemorizada ante tu esplendor y sapiencia, se desvanece en el sopor de mi melancolía, la tuya cuando piensas en las frondas que desde lejanos pagos (sólo un horizonte de amor las aproxima a tu corazón) te susurran cánticos caribeños a la sombra vespertina de la palma. Y en este punto, cuando ya mi verbo habita el orbe de los sueños, pienso en lo que diría Freud si pudiese analizar mis estados oníricos.

 

César Rubio (Augustus)

Cofundador del grupo

Escritores Castellano-manchegos y de La Mediterranía y colaborador de Metáfora

Este artículo tiene © del autor.

1488

2 Mensajes

  • > KENIA, DIBUJO DE LOS DIOSES 18 de diciembre de 2006 21:24, por Victor N. Nuñez

    Hermosas palabras para un ser tan extraordinario!!!

    mujer de corazón tan puro como el aire que todo ser quisiera respirar... permitirle entrar en lo mas recondito de tu alma y una vez alli, dejarla dentro de tu corazón por toda la vida.

    conozco a ese ser humano y puedo decirle, que es la mujer más noble y sencilla con la que he podido compartir grandes momentos...momentos que son verdaderamente inolvidables.

    Victor Nuñez.

    Santo Domingo R. D.

    repondre message

    • > KENIA, DIBUJO DE LOS DIOSES 21 de diciembre de 2006 15:01, por César Rubio Aracil

      Si todas las mujeres caribeñas son como Kenia, pèdiré a los dioses reencarnar para vivir donde ella nació. Me seduce el balanceo bajo la palma, con unos labios coralinos que me hablen de amor.
      Un abrazo, caribeño.
      César.

      repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 12

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3353035 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 665 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0