Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > MEZQUITA-CATEDRAL DE CÓRDOBA
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

MEZQUITA-CATEDRAL DE CÓRDOBA

Camilo Valverde Mudarra

España



Nueva invasión musulmana

Aunque la Diócesis Cordobesa ha optado por el silencio estos últimos días, a espera de consultas superiores, su Prelado, que fuera secretario general de la Conferencia Episcopal Española hasta 2003, difundió ayer una extensa nota en la que argumentaba su postura a la petición de la Junta Islámica Española; abogando por «favorecer» el diálogo interreligioso propiciado por la Santa Sede «desde la identidad neta de cada confesión religiosa», asegura, reafirmando los derechos históricos y religiosos de la Iglesia Católica sobre el espacio monumental, que el uso compartido del templo «no ayudaría a dicho diálogo», «no contribuiría a la convivencia pacífica de los diferentes credos» y «sólo generaría confusión en los fieles dando pie al indiferentismo religioso». Puede haber, dice, otros espacios de culto compartido, como «lugares de oración», pero «no en una catedral».

El Obispo, Asenjo, fundamenta, en razones históricas y jurídico-religiosas, la negativa a la reclamación de los «conversos españoles del Islam». Aduce que tanto el Obispado, como el Cabildo Catedralicio «tienen títulos jurídicos fehacientes para mantener el uso exclusivo de la Catedral por la Iglesia Católica», fundados en la “vis” histórica, por la que, sabemos que, en entre los siglos IV y VI, según las excavaciones arqueológicas realizadas en 1930, ahora expuestas, ya existía, en el emplazamiento de la mezquita omeya, una basílica visigótica en honor a San Vicente Mártir, que, «muy probablemente», era también una escuela clerical y de servicios de caridad. «La invasión musulmana del año 711 destruyó este complejo», cuyo extenso solar que ocupa la actual catedral, fue donación del Rey Fernando III El Santo a la Iglesia, tras la reconquista de Córdoba en 1236. Desde el 750, hace años que el edificio es un templo consagrado al culto cristiano, con las modificaciones artísticas, como la construcción de gran número de capillas devocionales católicas que han enriquecido el monumento, dándole el singular carácter que tiene; el rico patrimonio que la define quedaría mutilado, si se eliminase el aporte que ha traído el uso como templo cristiano.

El argumento más importante del Sr. Asenjo apunta directamente a la jerarquía y el simbolismo litúrgicos, pues, «como en todas las catedrales, «está el Señor en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía». Es este un «dato fundamental que hace inviable ceder a la petición, por lo que la Iglesia distingue con claridad, entre el hecho del diálogo y el respeto a cada confesión y la confluencia de ambas manifestaciones religiosas en un mismo espacio. «Los cristianos cordobeses queremos vivir en paz con los creyentes de otros credos, pero no deseamos estar sometidos a presiones continuas que no contribuyen a la concordia».

Respecto a la tradición cristiana, el Obispo recuerda las palabras de Monseñor Filtzgerald, ex presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, a raíz de una solicitud idéntica de la Junta Islámica: «Es difícil promover la convivencia entre cristianos y musulmanes remontándose a la historia o queriendo revanchas. Es necesario aceptar la historia y seguir adelante». La solicitud apela y se apoya en el gesto de Benedicto XVI en la Mezquita Azul de Estambul, como un símbolo del «ecumenismo singular», pero, la comparación no cabe, allí, no se celebró ningún acto de culto cristiano, ni lo hubieran permitido; ni siquiera se puede entrar, no existe ni conceden la construcción de templos cristianos en ninguno de sus territorios. A pesar de la visita papal, la Mezquita Azul no está abierta a los cultos católicos.

El que deja su tierra ha de acomodarse a la cultura y hábitos de la que lo acoge. Para rezar no se necesita lugar, sino sólo intención y fe. No se puede venir con exigencias y propósitos ocultos, la magnitud de la inversión saudí resulta sospechosa, parece innegable que persigue sus fines; nadie debe limitar ni perturbar nuestras tradiciones ni las manifestaciones culturales propias. El proyecto suscita serias dudas sobre su independencia, respecto a grupos islamistas radicales e inspiración fundamentalista. Se sabe que la realidad religiosa, cultural y política en los países musulmanes muestra una rigurosa intolerancia contra las otras religiones dificultadas, tiranizadas siempre sin derechos ni libertad. Se han publicado la voluntad y interés de cierto mundo islámico de recuperar Córdoba, como símbolo del «Al-Andalus» perdido y catalizadora de la cultura islámica en Europa. La pretensión es plataforma de «yihad» y germen de futura discordia social, cultural y política. La actual ingenuidad será oprobio histórico. Subyace, en esas iniciativas, la estrategia de introducir lenta e inexorablemente aquí la nueva forma de islamización. Al infiltrarse en los pueblos de Occidente de modo soterrado, bajo este meloso papanatismo que nos rodea, la garra se va aferrando sigilosamente. Ya el Arzobispo de Esmirna, Monseñor G. Bernardini, recordaba al Sínodo de Europa, las declaraciones de un autorizado personaje musulmán: "Gracias a vuestras leyes democráticas os invadiremos, gracias a nuestras leyes religiosas os dominaremos; los petrodólares que entran en las cajas de Arabia Saudí y de otros Gobiernos Islámicos son usados, no para crear trabajo en los países pobres del norte de África y de Oriente Medio, sino para construir mezquitas y centros culturales en países cristianos con inmigración islámica, incluida Roma". Está claro a los islamitas no les preocupa la pobreza mundial, sólo persiguen la dominación y el proselitismo de sus fanáticas ideas por la guerra y los atentados o por la política persistente de la victimista inmigración.

Cicerón

Este artículo tiene © del autor.

487

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 7

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3792483 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 309 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0