Portada del sitio > ESPIRITUALIDAD Y RELIGIÓN > IV. JESÚS, CRISTO HISTÓRICO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

IV. JESÚS, CRISTO HISTÓRICO

Camilo Valverde Mudarra

España



Testimonio de los Evangelios

La fecha del nacimiento de Jesús se conoce con la misma precisión que la de muchos de sus contemporáneos, como Augusto o Tiberio, Herodes el Grande, Arquelao o Séneca. Ahora bien, durante muchos siglos, se midió el tiempo en Europa, tomando como referencia la fundación de Roma. Hace quince siglos, el monje Dionisio el Exiguo, por mandato del Papa Juan I, tuvo el acierto de poner el nacimiento de Jesucristo como centro de la historia de la humanidad. Con los datos de que disponía, lo situó en diciembre del año 753 de Roma y señaló el 754 como el primer año de la era cristiana.

Hoy sabemos que Jesús nació antes del año 750 de Roma. Por el historiador judío Flavio Josefo, sabemos que Herodes el Grande, rey de Judea, murió en marzo o abril del año 750 de la fundación de Roma, que corresponde al año 4 anterior a la era cristiana. Según el Evangelio de San Mateo, Jesús, María y José se encontraban en Egipto a la muerte de Herodes (Mt. 2,15), luego, hay que retrotraer la fecha cuatro o cinco años. Ese modo de medir el tiempo tiene un gran fundamento: la fecha más importante de la historia de la humanidad es el nacimiento de Jesús en Belén.

Finalicemos con esta significativa exhortación de un santo cristiano de los primeros tiempos de la cristiandad:

«Tapaos los oídos cuando alguien os diga algo de Jesucristo, el cual es del linaje de David e hijo de María, que nació verdaderamente, comió y bebió; fue verdaderamente perseguido por Poncio Pilato, verdaderamente crucificado, y murió a la vista de los que habitan en el cielo, la tierra y los infiernos. El mismo resucitó verdaderamente de entre los muertos, siendo resucitado por su propio Padre. Y de manera semejante, a nosotros, los que hemos creído en El, nos resucitará su Padre en Cristo Jesús, fuera del cual no tenemos vida verdadera. Pero si, como dicen ciertos hombres sin Dios, es decir, sin fe, solamente padeció en apariencia, vana sería mi muerte y falso mi testimonio acerca del Señor» (San Ignacio de Antioquía, Carta a los tralianos, martirizado en el Coliseo de Roma hacia el año 107).

Jesucristo, por tanto, existió en Palestina en el s. I. «Estaba en el mundo y el mundo no lo conoció. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron. Se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1,10-14).

Fuentes cristianas

El Nuevo Testamento contiene otros veintitrés escritos en los que se recogen datos sobre la vida y la enseñanza de Jesús. A estas fuentes se añaden distintos escritos apócrifos de valor desigual y referencias patrísticas datables todavía en el siglo I.

Al indagar la probable historicidad de un hecho o dicho evangélico se comprueba el número de fuentes independientes, en que es citado: así, la expresión "Reino de Dios", al encontrarse en las seis fuentes, es indudable que procede de la palabra del Maestro. El Seminario, “Jesus Seminar”, tras emplear esta metodología de análisis, concluyó que el 18% de los dichos y el 16% de los hechos atribuidos a Jesús son históricamente seguros. Aún así, es una prueba.

Los primeros textos conservados en que se menciona a Jesús de Nazaret son las siete epístolas de Pablo de Tarso hoy consideradas auténticas (1 Tesalonicenses, Filipenses, Gálatas, 1-2 Corintios, Romanos y Filemón), escritas entre los años 50 y 60. Pero, San Pablo no conoció a Jesús, él mismo dice que se le apareció tras la resurrección; su testimonio sólo se reduce a dos cuestiones: la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección; no aporta casi nada sobre los hechos de su vida y del contenido de su mensaje.

En la Epístola a los Gálatas, asegura que conoció personalmente a algunos de los discípulos y, en concreto, a Santiago, al que llama "hermano del Señor" (Gál 1,19), cita que se ha considerado prueba de la existencia histórica de Jesús; por esta carta, sabemos que conoció al menos a un familiar y a dos testigos directos de Jesús. A Santiago, también lo menciona en Corintios (1 Cor 15,7) y, así mismo, en los Hechos de los Apóstoles se hace referencia al hermano de Jesús (Hech 13,17; 15,13s).

El nombre de Jesús

El nombre Jesús procede del arameo, lengua de Judea en el primer siglo, Ieshuá (ישׁוע), que quiere decir "Yahveh salva". Este nombre llegó al español, a través del griego Iēsoûa (Ιησουα) o Iesous (en la versión griega de la Biblia se llama Iesous al libro de Josué) y del latín Iesú. Se podría traducir también como Josué, ya que otra versión de Ieshúa fue Ioshúa. Se cree que sus seguidores lo llamaban Rabí Ieshúa bar Iosef ("maestro Jesús, hijo de José"). El nombre en hebreo es Yehoshúa; por eso, se le calificaba también Yeshua Ha Notzri que significa Jesús (o Josué) el Nazareno.

Se le han dado otros nombres; en el texto (Mt 1,23) tomado de Is 7,14, Jesús es llamado también Emmanuel, que significa ‘Dios con nosotros’. Sus seguidores lo llamaron Cristo, el χριστος, jristós, griego, que significa "ungido", traducción al griego del hebreo Mesías (mašíaj, משיח). También es llamado en el Nuevo Testamento "Señor", "Salvador" y "Nazareno". El mismo Jesús se dice "Hijo del Hombre".

En el Islam, Jesús, recibe el nombre árabe Īsā, que el Corán refiere a Jesús de Nazaret: Isá Al-Masij (Jesucristo), uno de los profetas más queridos por Dios, pero carente de carácter divino.Īsā ibn Maryam (’Jesús, hijo de María’), es uno de los principales profetas para el musulmán. Existen notables diferencias entre el relato de los Evangelios y la narración coránica de la historia de Jesús. En el árabe cristiano se le conoce como Yesúa Al-Masij.

El Talmud judío tiene un personaje llamado Ieshú ben Pantera, generalmente identificado con Jesús de Nazaret, y también Ieshú HaNotzri. La denominación más corriente en hebreo es Yeshú.

Camilo Valverde Mudarra


Catedrático de Lengua y Literatura Españolas,

Diplomado en Ciencias Bíblicas y poeta.

Este artículo tiene © del autor.

2600

1 Mensaje

  • IV. JESÚS, CRISTO HISTÓRICO 28 de noviembre de 2007 16:36, por MARKOB

    SOLO UN DETALLE , CON REFERENCIA A LA CITA BIBLICA ,
    LA CUAL DICE: " A LO SUYO VINO", NO A LOS SUYOS,,,,A LO SUYO VINO ( OSEA A CUMPLIR SU MINISTERIO , LABOR , ENCARGO, SU TAREA ), A LO SUYO VINO , PERO LOS SUYOS ( AHI SI DICE LOS SUYOS) , NO LE RECIBIERON ,, ( HACIENDO REFERENCIA AL PUEBLO JUDIO)

    repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 6

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3370226 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 548 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0