Portada del sitio > LITERATURA > Literatura Erótica > PUNTAPIÉ DEL DICCIONARIO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PUNTAPIÉ DEL DICCIONARIO

Cosas de los académicos

César Rubio Aracil

España



Mujeres, invadid la Real Academia con valentía. Hacéis más falta allí que dándole cancha al botellón.

Hay días, hoy es uno de ellos, que le daría un patadón a mi amigo el Diccionario. ¡Hay que joderse! Acabo de consultarlo, y con toda la inocencia del mundo, porque uno es así de memo, espero que me diga qué significa la palabra, gozar . En primer lugar se lo pido al María Moliner, que me contesta en su segunda acepción: Poseer sexualmente a una mujer. “¿Cómo?”, me pregunto, no sé si asombrado o con mala leche, hasta que me da por soltar una carcajada. Y así, en calzones (porque es noche cerrada y en mi casa hace calor pese a ser invierno en Alicante), me dirijo a mi biblioteca para ver qué me dice el DRAE.

“¡Coño!”, exclamo. Mi mujer, siempre atenta a mis andanzas nocturnas, me pregunta desde su catre: “¿Qué dices? ¿Necesitas algo de mí? La verdad sea dicha, necesito lo que una señora de su edad, próxima a la mía, no me puede conceder; mas, con disimulo, la calmo con un beso al aire, que en la oscuridad lo interpreta a su manera por el chasquido, y voy a lo mío.

DRAE, tercera acepción: Conocer carnalmente a una mujer. “La madre que me parió!, me indigno, aunque pensando en voz alta por no volver a molestar a mi compañera.

Cabreado como un mono al que le falta una mona a su lado, me inclino por el Diccionario del Español Actual, obteniendo el mismo resultado, ¡exacto!, del DRAE. ¡Toma ya!

Aunque los gerundios me agradan menos que mis arrugas, prosigo con lo mío y, analizando , llego a la conclusión de que hacen falta muchas mujeres en la Real Academia.

¿Quieren decir los diccionarios que las damas no gozan cuando joden? Algunas no, claro está, porque algunos nos las traemos. Sin embargo, que no me digan los ilustres académicos que cuando se chinga, sea una fémina o un varón quien esté arriba o debajo de, no se lo pasa en grande. Mas no queda ahí la cosa, ¡que va!

Poseer sexualmente a una mujer. Ellas, jadeos aparte –porque ni unos ni otras podemos evitar en esos instantes los resuellos, suspiros y contorsiones, espasmos y otras gozadas-, ¿no nos poseen cuando estamos, dale que dale, por encima de la gloria aramea, cristiana o musulmana? ¡Por Dios, señores académicos!

Mi querido padre –que en gloria esté-, con la carcajada a flor de labios, me preguntaba alguna que otra vez, siempre en catalán: “César, ¿qué pasaría si, viendo a una pareja de novios en un rincón oscuro, en estado exultante , la sorprendiésemos echando al aire un montón de billetes de a mil y dijésemos: para el que la tenga dentro ?” Después de reír a gusto los dos, le respondía invariablemente: “Pues que se acababa el goce de inmediato”.

Yo, que me considero, y sé que lo soy, un tío calamidad para las Letras, hay ocasiones en que me hago cruces repasando el diccionario, y si no les suelto un puntapié –como hacen los ilustres de la Real con las mujeres- a mis queridos mamotretos no es por falta de ganas, sino porque, además de ilustrarme, y a veces de cabrearme, como mínimo me hacen sonreír.

César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

874

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 21

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3334890 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 613 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0