Portada del sitio > ENTREVISTAS > El contenido de la obra es puramente existencial
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

El contenido de la obra es puramente existencial

Alexeis Rodríguez Mora

Cuba



La abstracción como tendencia artística siempre ha motivado a los creadores. Resulta un modo libre, más bien desinhibido de construcción de la obra. Sin embargo, a lo largo de su existencia el arte abstracto aún suscita criterios que lo alejan y acercan del contexto puramente artístico. Partiendo del carácter elitista del Arte, sabemos que no es posible que este llegue a ser entendido por la mayoría. Si unido a esto asumimos la máxima de Marcel Duchamp cuando habló de la elección de un objeto, firmarlo y exponerlo dotando al artista de un halo mágico capaz de convertir a ese objeto en obra de arte, entonces la madeja se enrevesa y, aún más cuando vinculamos la materia cruda a la obra. Esta actitud sumió al artista en un verdadero torrente de creación desenfrenada, en la búsqueda constante de experimentación plástica. De modo que cabría preguntarse dónde radican las márgenes del arte, en sentido general. La confabulación de todos estos criterios advierten a cualquier crítico acerca de las potencialidades inagotables de la plástica. En la producción artística de Henry Leonardo Martínez Villavicencio (Las Tunas, 1984) percibimos la sustantivación del arte abstracto unido a la materia.
 
¿De la materia al gesto?
 
Bueno, De la materia al gesto porque la estructura formal de la obra va desde los elementos matéricos hasta los gestuales. Debido a mis investigaciones, el potencial estético y psicológico que tiene el material es un apoyo a las posibilidades que tiene el hombre, o sea a la capacidad de experimentación con respecto a este material que emana un contenido. Este contenido siempre va a estar en función del hombre mismo.
 
De la materia al gesto. ¿Tu primera exposición personal?
 
Sí. Desde que me gradué he participado en varias exposiciones colectivas, pero esta es mi primera muestra personal. Expuse en La Habana cuando aún era estudiante de la Academia y en algunos municipios de aquí: Amancio, Colombia... Con el Proyecto Cruzada exhibí algunas piezas en Holguín.
 
¿Te has encontrado con muchas personas que no entienden tu obra? 
 
Sí, más bien a las personas les gusta mi obra por los colores, por la morfología de la pieza; pero no llegan al mensaje como tal del tema, no la entienden.
 
¿Te molesta que cualquiera de ellas asuma tu obra desde otro punto de vista, que la entiendan de otra manera y no del modo en que tú la concibes?
 
No. El arte abstracto es muy polisémico y no todos van a llegar al discurso concebido, o sea cada persona va a percibir la obra de una manera y la va a entender de acuerdo a su posición.
 
¿Te consideras un artista contestatario porque asumes un modo de expresión que casi nadie entiende ni lo asume?
 
Sí, hasta cierto punto, sí. La obra como tal es contestataria a la misma sociedad, a la falta de conocimiento, de personalidad del ser humano.
 
¿Pintar abstracción, una manera fácil de hacer arte?
 
No. La abstracción es una de las tendencias más difíciles que hay. Mira, para algunos artistas es un facilismo hacer arte abstracto. No lo asumen con toda la responsabilidad que lleva y, en mi opinión, debe tomarse con mucha seriedad. Primero por la parte conceptual de la obra, y luego porque tienes todo un basamento teórico que te va a justificar esa manera de pintar, ya sea la mancha, la textura, la superficie o lo que vayas a hacer en la obra.
 
¿Cómo llegas al arte abstracto?
 
Empecé haciendo figuraciones y, a medida que iba trabajando, las imágenes se fueron haciendo más psicológicas. El uso de la materia siempre me interesó por lo que la incluí dentro de las obras; pero fue más bien el mismo proceso de trabajo el que fue destacando estas imágenes, haciéndolas más abstractas cada vez hasta llegar a asumir la materia como la imagen central de la obra.
 
Sin embargo, los elementos matéricos que empleas en tu obra también reciben pintura encima.
 
Pinto sobre la materia porque es la manera de identificarme con ella. La manera de expresar lo que siento, de ligarme a la obra; que haya cierta historia entre la obra y el artista.
 
Generalmente el gris...
 
La obra es una indagación entre fuertes contrastes. Los grises porque van a estar en función del contenido del material y del tema de la obra que tiende a ser de cierto modo ecológica. Cómo este material además de servir a la sociedad es desechado, que tiene además una historia cercana al ser humano desde su elaboración hasta que es eliminado; y entonces el hombre lo ve a diario, le pasa por al lado y ni siquiera se entera de que este existe.
 
¿Manejas alguno de los contenidos de Thomas McEvelly a la hora de concretar las piezas?
 
No me amarro a ningún contenido específico. El único contenido de la obra es puramente existencial.
 
¿Por qué existencial?
 
Mira, como tal me baso en la obra de algunos filósofos que trataron esta corriente del pensamiento; algunos temas que ellos trataron sobre la propia existencia del hombre. También consulto artículos en los que se habla sobre la percepción de la materia, que trabaja todo el contenido que emana a partir de la propia materia, todo el recuerdo que puede traer a la sociedad misma. Sobre ese punto existencial es que articulo el discurso de mi obra.
 
¿Es parte del contenido de tu discurso la dimensión de la obra? ¿Crees que funcione, en una obra más pequeña, ese mismo discurso?
 
Sí funciona, pero de una manera más discreta. Creo que llevarla a esta dimensión es una manera más ambiciosa, de que al espectador le llegue el mensaje de la obra. O sea temas próximos a la materia. No es lo mismo una obra chiquita, por las cualidades morfológicas que tiene no puedes excederte en cuanto al material, tampoco puedes usar todo tipo de material.
 
¿Consideras que tu discurso plástico está en desnivel con respecto a la producción plástica cubana actual?
 
No, para nada. No creo que porque viva en provincia no tenga nada que ver el discurso de la obra, o ella como tal tenga un cierto desnivel con respecto a la obra de estos artistas que son consagrados. Claro, también las posibilidades de vivir en la capital...
 
El mercado de tu obra...
 
Bueno, en Las Tunas no creo que mi obra tenga mercado, ni tiene la aceptación como en otros lugares; es que aquí existe un público muy limitado, poco entendido en ese tipo de comercio de arte, y por otro lado no le interesa o lo desconoce, y entonces lo obvian por completo.
 
La crítica de arte...
 
Como tal no me amarraría a la opinión de una sola persona. Me interesa la opinión de muchas de ellas. Al final aceptaría o no la crítica de acuerdo a mi manera de pensar. De todos modos la crítica es buena, sea favorable o no. Ayuda a asumir nuevas expectativas ante la obra, te motiva a trabajar hasta cierto punto.
 
Una crítica desfavorable...
 
Primero me exigiría a mi mismo a la hora de crear. Trataría de mejorar mi obra, además uno nunca puede conformarse con lo que hace, siempre es mejor llegar un poco más allá.
 
Tu obra aglutina diversos materiales para su realización. ¿Se te dificulta poder conseguir el material artístico necesario para hacer este tipo de obra?
 
Bueno, el material que uso sin mencionar el lienzo, los marcos y el montaje, me resulta difícil poder adquirirlos debido a los altos precios; pero, la materia en general, la encuentro en la casa, en la calle, tiradas en un basurero, en fin, en cualquier lugar. El lienzo, como tú sabes, no aparece aquí en Las Tunas. El que se comercializa a través del Fondo de Bienes Culturales no todos podemos comprarlo.
 
Decimartes: fusión entre la décima escrita y las artes plásticas. ¿Te disgusta el hecho de que sea la décima y no otro el género literario?
 
No, no me molesta que sea la décima quien me acompañe en el espacio del Decimartes. Como manifestaciones artísticas, ambas se adecuan bastante. La décima ha evolucionado, ya no solo se expresa el tema de las tradiciones campesinas, sino que ha ampliado su horizonte.
 
¿Crees que un espacio como este tenga buena recepción crítica en el contexto de la plástica en el territorio?
 
Sí, en mi opinión, sí. Es bueno que se haya venido haciendo aquí en la Casa Iberoamericana de la Décima. Además, es una oportunidad para interactuar con los escritores más consagrados del ámbito de las letras en Las Tunas, de conocer la obra de un poeta. Hasta ahora una actividad como esta nunca se había hecho.
 
¿Crees que Decimartes pueda contribuir a la formación de los estudiantes de la Academia de Artes Plásticas, y que estos se interesen en participar en el evento de Décima Ilustrada, en las Jornadas Cucalambeanas?
 
Sí. Lo que pasa es que en la Academia existe cierta falta de información sobre este género literario. No se le hace llegar a los muchachos porque no existe un mínimo de conocimiento de estas facetas del arte y entonces, al no conocerlas, no motivan al estudiante ni le despiertan el interés de trabajar. 
 
¿En un futuro te serviría la décima para realizar tu discurso plástico?
 
Sí. Creo que podría servirme a la hora de crear. El mismo basamento teórico de la décima podría vincularse perfectamente a la obra plástica.
 
¿Si te invitaran a exponer en el Museo Reina Sofía de España...?
 
¡Coño, ojalá, compadre!
 
¿Qué te disgustaría y qué no de exponer allá?
 
Me gustaría por el hecho de poder mostrar mi obra a otro público; ver la manera en que ese público reaccionaría ante ella. Y bueno, exponer allá para nada me disgustaría.
 
¿Exponer aquí...?
 
Exponer aquí sería -lo es-, un orgullo por el hecho de poder identificarme con mi pueblo.
 
¿Exponer y que no se realice un catálogo para la exposición?
 
Me interesa que el público vea la obra y reflexione a partir de ella, y no que se lleve el recuerdo de la obra en un catálogo.
 
Si tuvieras que dar una conferencia acerca de tu obra, ¿cómo la presentarías?
 
No sé... a la verdad. No sabría cómo empezar. 
Por Alexeis Rodríguez Mora
 

P.-S.

Entrevista realizada el 6 de diciembre de 2006, en la Casa Iberoamericana de la Décima (CID), para la actividad caracterizadora Decimartes.

Este artículo tiene © del autor.

4463

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 9

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3385993 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 494 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0