Portada del sitio > BLOGS, DIARIOS Y PÁGINAS OFICIALES DE AUTORES > Fin de fin
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Fin de fin

Nepomuk



Fin de semana de no hacer nada. Y cuando digo nada, lo digo con letras muy grandes, doradas, escritas en el cielo más absoluto. Salvo dormir, sexo, comer y jugar, NADA. De hecho, nisiquiera he salido de casa. El único movimiento que ha experimentado mi cuerpo, ha sido la ducha y el cambio de pijama. Y eso porque soy un maniático de los olores, que si hubiera nacido poco escrupuloso... ahora mismo estaría metido en la misma ropa del viernes noche. No sé exactamente que me ha pasado. Una especie de miniagujero de gusano cósmico personal de 48 horas. De hecho, mi colada de camisetas del jueves tarde sigue colgando de la cuerda de tender, balanceándose bajo la lluvia. Dentro de poco las verá Karlos, mirará un poco hacia el cielo con su expresión de "será posible...", las destenderá , y las tenderá en el tendedero cubierto del garaje. Y luego cuando pase a mi lado me señalará y dirá "ultima vez que lo hago, enano." No lo hago adrede para que me quiten trabajo. De verdad. Es que me falla la batería del cuerpo. La de la cabeza, no. Por eso me puse a dibujar, a ensayar con la guitarra, a jugar con el audacity... La batería de la cabeza la tengo intacta. Prefiero mil veces que me falle la batería del cuerpo que la de la cabeza. Cuando soy incapaz de producir pensamientos me siento normal. Y ser normal no es tan maravilloso como la gente piensa.

Karlos quiere regalarme un abrigo por Navidad. Le da un montón de vueltas a mi abrigo viejo. Mete los dedos por los 238 rotos del forro e insiste una y otra vez en que ya no abriga. Tiene razón, está destrozado. Pero también es verdad que no me importa. Le tengo cariño a mi abrigo viejo, de paño viejo, de diseño viejo, de botones viejos. Había un chico en la facultad que se reía mucho de mi abrigo. Decía que parecía de la postguerra. Era un tipo bastante imbécil, pero conseguía hacerme sentir mal. Cuando me lo encontraba por el pasillo, solía darme la vuelta y complicarme el camino, para no cruzarme con él. No me gusta que me venzan los imbéciles, pero es lo que hay. Supongo que por eso me cuesta desprenderme del abrigo piojoso. Para no darle al imbécil la victoria. Ya ves tú. No deja de ser igualmente una victoria bastante imbécil.

También es porque necesito una funda para mi guitarra y quiero potenciarlo en plan tramposo como regalo de reyes. Lo he escrito en la pizarra veleda que hay en el frigorífico. Al lado de "necesitamos sal, harina y nesquick" he escrito "Ariel necesita una funda para su guitarra."

Ya ves lo que es mi casa. Unos esconden sus deseos y otros lo airean en plan bandera. No tenemos vergüenza.

Ver en línea : http://nepomundos.blogspot.com/2014...

Este artículo tiene © del autor.

28

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 12

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3656521 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 404 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0