Portada del sitio > ESPIRITUALIDAD Y RELIGIÓN > SOR MARÍA Y EL TRÁFICO DE ÓRGANOS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

SOR MARÍA Y EL TRÁFICO DE ÓRGANOS

Camilo Valverde Mudarra

España



El horror de Mozambique

Sor María Juliana, cuyo rostro dibuja el rastro de su profundo sufrimiento, es la madre superiora del Monasterio Mater Dei de las Siervas de María en Nampula, Mozambique. No obstante, como todos los entregados a Dios, tiene siempre una sonrisa apuntada en sus labios; según Nietzsche, el hombre sufre con tanta intensidad, en el mundo, que se ha tenido que inventar la risa, según la agencia EFE.

Esta monja española, que trabaja, recogiendo y atendiendo a los niños huérfanos de la región, hace ya tres décadas en África, ante la aparición de cadáveres mutilados junto a su orfanato, comenzó a investigar el tráfico de órganos en Mozambique; tras denunciar la desaparición de más de un centenar de niños, se halla amenazada de muerte. Ella se muestra tranquila, pero, en el fondo, teme por las hermanas que dependen de su responsabilidad. "Cuando llegamos aquí, cuatro hermanas y yo, un año antes de la independencia, conocimos al pueblo sencillo de Mozambique. Esta gente de África tiene grandes valores culturales, que son auténticos tesoros vivos. Todo el mundo cuidaba de todos en las aldeas y los niños se movían libres como pájaros",

Pero, la independencia trajo la guerra, como ocurrió en casi todos los países del África Subsahariana, y esta religiosa vio poco a poco el derrumbe del país que había aprendido a amar a través de su gente. "Los valores, afirma, se perdieron, aumentaron los huérfanos y las viudas, pero sobre todo, aumentó la pobreza y, con el revuelo político armado, empezaron a desaparecer niños en el país” En el monasterio de Nampula, sólo eran conscientes de estas desapariciones a través de la prensa, hasta que en el año 2002 el fenómeno se extendió hasta su barrio. Poco después, apareció el primer cadáver mutilado de una jovencita en uno de los campos del orfanato. Sor María Juliana comenzó a investigar tras ver sufrir a sus vecinos, madres y padres completamente destrozados por la ausencia de sus hijos. Para ella, lo que está pasando en Mozambique "es un caso de conciencia ante Dios y ante la humanidad, que no podemos silenciar, aunque haya que dar la vida por este motivo".

Comenzaron las versiones que rumoreaba la población sobre los asesinatos, pero, después menores, entre 12 y 15 años, aparecían muertos sin algún órgano". Según el propio Gobierno de Mozambique, más de mil niños desaparecen al año en el país. Existen informes de otra clase de actividades de tráfico humano que se mantienen en secreto. Sor María Juliana trabaja con el Fiscal General del país, que le aconsejó no tratar con la policía. Actualmente, esta pequeña congregación ha convencido al pueblo para que se mantengan vigilantes y pendientes de la posible asechanza; tienen documentación de niños invitados a subir en coche o raptados directamente. Las mafias operan bajo la clandestinidad de la noche, en un aeropuerto que hay detrás del orfanato.

La madre superiora, horrorizada se pregunta qué pasa en este mundo, se ha instalado la violencia, prima la ira y la venganza, campea el odio y la injusticia: "Esta sociedad, aduce, está adormecida ante tanta desgracia, que se ceba especialmente en los países pobres, con los niños y oprimidos atenazados por tantos horrores. Esta sociedad está enferma, carece de valores, y lo que le sucede a nuestros niños es un reflejo de la maldad que corroe a los adultos". Mozambique se hunde en la tragedia: "La Historia nos juzgará, igual que nosotros hemos terminado juzgando la esclavitud, las guerras y las masacres".

Camilo Valverde Mudarra

Este artículo tiene © del autor.

2389

1 Mensaje

  • SOR MARÍA Y EL TRÁFICO DE ÓRGANOS 15 de noviembre de 2007 02:39

    Es increíble la desgracia de mundo en lo que ha convertido el ser humano con sus propias manos el paraíso que un día Dios le concedió, no soy católico, no obstante creo que las soeurs de Mozambique son unas heroínas y que ojalá el gobierno de ese país les brinde el apoyo que se merecen en la lucha contra las bestias que están haciendo esa maldad a los niños de ese país, y que si quieren órganos esos enfermos deberían mutilarse ellos mismos con sus manos y permitir un alivio a sus vecinos, y todos debemos estar alerta en cualquier parte del mundo pues esas cosas se dan en muchos países pobres, los cuales mantiene el nivel de vida de los países ricos a costa de su propia sangre, así se mueve la vida de este mundo lleno de intereses, solo Dios puede cambiar al hombre ninguna revolución humana puede hacerlo, lean la Palabra y arrepiéntanse.

    repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 7

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3353759 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 661 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0